Con Felipe Calderón, mayor desempleo de la historia en México

Bajo su mandato de cinco años Calderón creó 2.1 millones de empleos; debió crear 7.8 millones, según expertos.

 

Por Pedro Echeverría

1. A pesar de que sólo le faltan 22 días al gobierno del PAN de Felipe Calderón, sigue dilapidando miles de millones de pesos en propaganda televisiva y de radio tratando de tapar el enorme fracaso de su gobierno en todos los renglones; pero –según su propaganda- nunca en la historia se había logrado tanto en seis años de mandato. Sin embargo en cualquier campo: seguridad, salud, educación, empleo, migración, etcétera, el desplome de su gestión es total. ¿Es que el pueblo mexicano ha sido muy tonto por esperar en algún momento que el gobierno empresarial y pro yanqui de Calderón –así como el de Fox, Zedillo, Salinas, De la Madrid, etcétera- pudiera favorecer a los intereses de los trabajadores? No es tonto, pero lo deslumbran y aturden con los reflejos luminosos que saltan en la TV, el fútbol y la virgen de Guadalupe.

2. Faltándole 22 días para asumir el gobierno, el PRI usa la misma demagogia: Luis Videgaray – el vocero y brazo derecho del próximo presidente Enrique Peña Nieto- para continuar el tono de Calderón de empleo y privatización- acaba de señalar: “La prioridad de la política económica del gobierno tiene que estar en dos grandes objetivos, primero: crecer y crecer económicamente, generar empleos, tiene que ser casi una obsesión de la política pública en los próximos seis años, y segundo, naturalmente, abatir los niveles de pobreza y desigualdad que tiene México; pero para esto también tenemos que crecer. La mejor política social es la generación de empleos más allá de los paliativos que pueden dar los programas sociales o redistributivos”. Otra vez invertir, sacrificar salarios e ingresos, para crear empleos.

3. El desempleo hoy, en el México de 115 millones de habitantes, es muy grande. Siendo la población económicamente activa del 50 por ciento, las estadistas hablan –de manera extremadamente tramposa- de que en México sólo hay alrededor del cinco por ciento de desempleados, pero se sabe que cuando se elaboran éstas estadísticas se cometen todo tipo de trampas por órdenes gubernamentales, para aminorar el mal gobierno. Por ejemplo, “si alguien laboró tres horas en la semana u obtuvo cualquier miserable ingreso, no es un desempleado”; la otra realidad es que más de la mitad de los trabajadores con empleo son de carácter informal y sin goce de prestaciones. ¿Cuánto más desempleo habría en México si no hubiesen migrado a EEUU cuatro millones de trabajadores de desempleados? ¿Y los casi 10 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan?

4. Felipe Calderón se autonombró demagógicamente “el presidente del empleo”, pero resultó el presidente de las 100 mil muertes y asesinatos. Hoy se dice que “todos los mexicanos vamos en el mismo barco y tenemos que cuidar que no se hunda”, es decir, tenemos que trabajar, producir y no ser despilfarradores para que el país salga adelante; pero esta es otra trampa porque la realidad es que los empresarios y gobernantes –nada tontos- van en aviones y helicópteros, se pasean por todo el mundo para sortear cualquier marea o huracán, mientras desde arriba observan el desplome que provocaron al no tener capacidad para que el país cree las fuentes de trabajo necesarias. Ahora el “nuevo PRI” se declara que su mejor política será “la creación de empleos”.

5. Pero para cumplir con las políticas de empleo Aurelio Nuño, coordinador en educación de Enrique Peña Nieto, de manera desesperada señaló que “en México las políticas del cambio todavía no están en detalles, pero puedo decir qué es lo que se necesita: Se necesita que encontremos el mecanismo más eficiente para que venga inversión privada nacional y extranjera para aumentar la exploración y la explotación de petróleo que, obviamente, tendrá –y más como son los procesos en aguas profundas– un resultado concreto en 10 años, más o menos, en términos de aumentar la producción de petróleo”. Esto es, ni más ni menos, privatización del petróleo, reforma fiscal, para que luego venga el empleo; en caso contrario, predicará el PRI como el PAN, que fue el congreso el que bloqueó la modernización, pero ahora PRI y PAN tienen completa mayoría.

6. La pobreza y la miseria en México, según informes, llega hasta el 70 por ciento de la población y está asociada a la falta de oportunidades a los mexicanos en edad de trabajar para encontrar una ocupación adecuada y con buena remuneración. La capacidad de la economía mexicana para generar empleos producti­vos, al menos al mismo ritmo que crece la población en edad laboral, es uno de los principales retos que ha enfrentado el país desde principios de los ochenta. Si se observan las curvas del desempleo puede verse que hasta 1982 no podía hablarse de gran desempleo; creo que la demagogia de López Portillo de que “hay vacantes” durante la fiebre del petróleo, reflejaba algo. Desde entonces comienza a crecer de manera acelerada el desempleo para ser hoy, además del 5 por ciento oficial, otro porcentaje de subocupados, otro tanto escondido por las trampas y los desempleados convertidos en migrantes, veremos una gran masa.

Fuente: ARGENPRESS.Info

You must be logged in to post a comment Login