Escala violencia contra defensoras de DDHH en Mesoamérica

En medio del recrudecimiento de la violencia contra las defensoras de Derechos Humanos (DDHH), y a sólo un día de que concluya la administración de Felipe Calderón -la más sangrienta contra las mujeres, a decir de activistas-, organizaciones civiles denunciaron que en la región mesoamericana han sido asesinadas al menos 24 defensoras humanitarias en los últimos tres años.

La denuncia ocurre a unas horas de que en el estado de Guerrero fueron asesinados la ecologista Juventina Villa Mojica y su hijo, en la comunidad de La Laguna, municipio de Coyuca de Catalán.

Como parte del Día Internacional de las Mujeres Defensoras de Derechos Humanos, que se conmemora desde 2005 cada 29 de noviembre, la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras de Derechos Humanos emitió un comunicado en el que advirtió que el aumento acelerado de ataques contra defensoras se explica en el contexto de inseguridad, militarización y descomposición del Estado y el tejido social en la región mesoamericana.

“Se agudiza la violencia contra las mujeres. La violencia patriarcal es un poderoso instrumento del Estado y los poderes fácticos para controlar a la población y atemorizarla”, advirtió la Iniciativa Mesoamericana.

“Las mujeres que defienden los DDHH están en la primera línea de los movimientos que denuncian esta situación. Son las que buscan a las víctimas de desaparición forzada, las que sacan a la luz los casos de violencia cometida por militares, las que se movilizan por la defensa del territorio de los pueblos originarios, las que defienden a las mujeres encarceladas por abortar y defienden los derechos sexuales y reproductivos…”, agregó la organización.

De los 24 asesinatos de defensoras de DDHH en la región mesoamericana, 14 ocurrieron en México, 7 en Honduras y 3 en Guatemala. A los crímenes ocurridos en nuestro país se agregaría el cometido ayer contra Juventina Villa.

En México, la mayoría de las defensoras asesinadas proviene de Chihuahua y Guerrero, estados que concentran también el mayor número de ataques contra defensoras y defensores de DDHH, precisó la agrupación.

Para 2011, de los 68 ataques individuales cometidos contra hombres y mujeres, 41 por ciento correspondió a mujeres defensoras. México ocupa el segundo lugar en la lista de los países de América en que más amenazas, incluidas de muerte, reciben defensoras y defensores.

El 76 por ciento de las activistas reconoce especificidades de género en el tipo de violencia que vive: 40 por ciento se refiere a la violencia sexual como la principal forma de violencia específica, y 12 por ciento señala las amenazas contra su familia, hijas e hijos como la principal forma de violencia.

La Iniciativa Mesoamericana de Defensoras de Derechos Humanos -integrada por decenas de organizaciones civiles de la región- exigió a los Estados que protejan a las defensoras, se les reconozca su lucha, y se les apoye en sus estrategias de auto cuidado.

 

Caso Juventina

En tanto, agrupaciones humanitarias como el Colectivo contra la Tortura y la Impunidad, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, y la Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos, entre otras, condenaron el “artero asesinato” de la ecologista Juventina Villa Mojica y su hijo de 17 años.

Dijeron que el asesinato de Juventina se suma a los más de 15 homicidios que han sucedido en Coyuca de Catalán de 2011 a la fecha.

La dirigente de la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán fue emboscada y agredida a balazos por desconocidos cuando se desplazaba en una cuatrimoto a las orillas de la comunidad de La Laguna.

Villa Mojica pretendía encabezar a unas 45 familias de esa localidad que se desplazarían a la comunidad Puerto de las Ollas, ante el acoso que han sufrido por parte de talamontes y paramilitares.

“La inacción de las autoridades y la impunidad que impera en la región son causa de esta violencia imparable donde los grupos de la delincuencia organizada han impuesto su ley con el terror de las armas”, acusaron las organizaciones defensoras de DDHH.

Exigieron al gobierno estatal y federal que detenga el patrón de aniquilamiento contra las y los defensores del bosque, garanticen la seguridad de las familias amenazadas, investiguen todos los crímenes que se han cometido en la región y detengan y castiguen de manera ejemplar a los responsables.

Fuente: CIMAC/ARGENPRESS.Info

 

 

You must be logged in to post a comment Login