Un extraño planeta

Por Gustavo E. Etkin

En aquel extraño y lejano planeta, con nuestros detectores de sonidos, descubrimos que todos sus habitantes, de una u otra forma, en sus diferentes idiomas, dicen algo parecido. Casi lo mismo: “en algo hay que creer”.

O sea que necesitan creer. Por eso cada tanto hay guerras entre sus habitantes. Por lo que cada uno cree.

Algunos por lo que llaman “dios”, porque tienen dioses diferentes y se odian y pelean porque los otros no creen en el mismo dios que ellos.

Otros, por unos papelitos o metales, que para ellos son como dioses y guardan en lugares que llaman “bancos”. Para tener más y más de esos papelitos y metales. Solo más.

Entonces inventan guerras y se matan entre ellos. Aunque nunca dicen que es por eso. Hasta ellos mismos creen que es por “algo en que hay que creer”. Por eso siempre los malos son los otros. Contra los que hay que luchar. A los que hay que matar.

Lo curioso es que, en diferentes épocas se torturaban y mataban en nombre del amor. Como en la que llaman “edad media”, que a través de lo que llamaban “la Santa Inquisición” torturaban y quemaban vivos en hogueras en nombre del “amor al prójimo”, como dicen que proponía aquel llamado Jesús, que se creía hijo de dios. En nombre de él, de su amor, en esa época mataban. Por amor. Como ahora, que un país invade países que están del otro lado de ese planeta, mata a sus habitantes creyendo que es para defender la libertad y la democracia contra las dictaduras.

Así que, desde aquí, debemos reconocer que en ese lejano planeta vienen pasando cosas muy extrañas.

Gustavo E. Etkin escribe desde Bahía de San Salvador, Brasil.

Fuente: ARGENPRESS.Info

 

You must be logged in to post a comment Login