Seguridad para los trabajadores de la construcción en Nueva Jersey

Asociación de Contratistas Generales de Nueva Jersey (ACG) y la Asociación de Contratistas de Construcción de Nueva Jersey (BCANJ) desarrollan intenso plan de seguridad industrial

New Jersey.- Pese a que las tasas de mortalidad en la industria de la construcción se han reducido significativamente los contratistas de Nueva Jersey continuan invirtiendo dinero para fomentar y mejorar la seguridad en los centros de trabajo en el “Estado Jardin”.

Si bien las caídas accidentales de trabajadores son las principales causas de muerte en la industria de la construcción, en el 2009 se han registrado tasas de 12.7 (que significan número de muertes por cada 100,000 trabajadores) y en el 2010 una tasa de 7.4, lo que se considera una disminución en el sector que registró 16 muertes en el 2010. Esta es la cifra más baja desde que la Oficina de Estadísticas Laborales comenzó a recopilar datos de las industrias del país a partir del 2003.

Según la Asociación de Contratistas Generales de Nueva Jersey (ACG) y la Asociación de Contratistas de Construcción de Nueva Jersey (BCANJ), el rol de ambas entidades es fomentar la educación para la seguridad, además de asistir a sus asociados en proveer entrenamiento en torno a la seguridad y desarrollar iniciativas más innovadoras aplicables en los lugares de trabajo en todo Nueva Jersey, de manera que se garantice que los trabajadores de la construcción regresen sanos y salvos a sus hogares.

Las empresas que integran la ACG y la BCANJ emplean a miles de trabajadores que a diario exponen sus vidas en una serie de proyectos de construcción por lo que Kevin McCabe, presidente de la Fundación de Contratistas de Carpintería de Nueva Jersey, precisa “que la seguridad y el entrenamiento son los pilares de nuestro oficio, es prioridad y hay que invertir para asegurar el éxito a largo plazo”.

En el 2011 las companias de la construcción invirtieron más de 25 millones de dólares en educación y entrenamiento de operarios, ingenieros, carpinteros, trabajadores del acero y  albañiles. Esa cantidad se empleó para entrenar y educar a más de 1,500 personas.

Este año que culmina AGC y BCANJ realizaron su “Día de la Seguridad” en la ciudad de Edison. Alli, un nutrido grupo de trabajadores aprensieron de la mano de instructores especializados en seguridad industrial los procediemientis esenciales que le permitiran laborar de manera mas segura y efectiva durante las horas de trabajo y fuera de ella.

Fue la cuarta vez que ambas entidades llevaron a cabo una reunión en conjunto con los sindicatos de la construcción que sirvió para enfatizar la importancia de la seguridad en el sector.

“ Las caídas es la principal causa de muerte en la construcción, sin embargo, las caídas pueden prevenirse y pueden salvar vidas cuando las empresas constructoras planifican e incorporan la seguridad y le brindan equipo adecuados a los trababajores y entrenamiento de como utilizar el equipo con seguridad”, dijo Robert Kulick, administrador regional de OSHA en Nueva York.

 

SEGURIDAD ANTE TODO

“El Día de la Seguridad representa el tipo de colaboración entre la industria y la mano de obra necesaria para mantener a los trabajadores de la construcción seguros en el trabajo” agregó, mientras que Joseph McNamara, director del Fondo de Seguridad y Salud delos Trabajadores de Nueva Jersey acotó “si la seguridad de los trabajadores es nuestro principal objetivo además de las habilidades para el trabajo y el entrenamiento, entonces estamos agregando un valor adicional puesto que con ello mejoramos la productividad, aseguramos la calidad del trabajo, y reducimos los costos de las primas del seguro en los proyectos que asumimos”.

La industria de la construcción se ha venido constituyendo por años en una de las fundamentales fuentes de trabajo de la fuerza laboral inmigrante, y su ascenso en el crecimiento económico del país, previo a la crisis económica y financiera internacional, disparó el salario de los trabajadores, sobre todo, de los sindicalizados.

La gran recesión sufrida por los Estados Unidos y el mundo trajo abajo un pilar del crecimiento económico y con ello las plazas de trabajo y los salarios de miles de obreros, al punto que afectó seriamente la ola migratoria hacia este país y redujo sensiblemente el ingreso de hispanos hablantes a los Estados Unidos.

Mientras la burbuja de las hipotecas se encontraba en apogeo buena parte de los abogados de Nueva Jersey y Nueva York, se dedicaban a la defensa de este tipo de trabajadores, vulnerables por sus estatuts migratorios, obteniéndoles jugosas compensaciones por accidentes de trabajo o incluso por pérdida de vidas.

 

– ML News

You must be logged in to post a comment Login