El Papa critica a los ricos en su mensaje de Año Nuevo

El Papa Benedicto XVI en su mensaje de Año Nuevo, entre otras cosas dijo que  el mundo estaba bajo la amenaza de un capitalismo desenfrenado. Antes, en su homilía, el líder católico criticó los semilleros de tensión y conflicto causados por los crecientes ejemplos de desigualdad entre ricos y pobres. Igualmente denunció el predominio de una mentalidad egoísta e individualista que encuentra su expresión en un capitalismo sin regulación.

En su mensaje completo para el día de la Paz, el Papa pidió un nuevo modelo económico y  una regulación ética para los mercados, pues según él, la crisis financiera mundial era la prueba de que el capitalismo no protege a los miembros más débiles de la sociedad.

No hace mucho la revista italiana Oggi publicó en cuanto se cifró el tesoro del Vaticano en el año 1952, catalogado como el segundo más grande del mundo detrás del de los EE.UU.: Siete billones de liras. De acuerdo con la cotización del oro de aquel entonces, esto habría correspondido a un peso aproximado de 10.000 toneladas de oro. En comparación los EE.UU. poseían ese mismo año la cantidad de 20.663 toneladas de oro, en la actualidad son apenas 8.100 toneladas aproximadamente. Frente a esto, las reservas de oro de Alemania alcanzan aproximadamente 3.400 toneladas, las de Italia aproximadamente 2.450 toneladas, las de España sólo 282 toneladas (Wikipedia “Reservas oficiales de oro”: 21.05.2012).

Con 10.000 toneladas de oro el Vaticano tendría entonces hoy el tesoro más grande del mundo (más de 35 veces el de España), que traducido a Euros según la cotización de Junio de este año, resultaría un total de 410 mil millones de euros. A la vista está que se trata de una enorme contradicción con las enseñanzas de Jesús de Nazaret quien enseñó: “No debéis acumular tesoros en la tierra”.

¿Pero cuán grande puede ser el tesoro del Vaticano hoy en día? Las reservas financieras exteriores del Vaticano se encuentran concentradas principalmente en Wall Street. En total el patrimonio de la central de la Iglesia, en acciones y otras participaciones en capitales en el año 1958 debería haber alcanzado unos 50 mil millones de marcos alemanes. Cantidad que debe haber crecido probablemente en más de 100 mil millones de euros. Sin lugar a dudas el Vaticano es hoy el consorcio económico-religioso más grande del mundo y está sólidamente comprometido en innumerables empresas inmobiliarias y en industrias del plástico, electrónica, acero, cemento, textiles, química, alimentos y construcción.

El Vaticano es propietario de tantos inmuebles que es mejor no hablar de ellos de forma individual, sino más bien de forma global o de ciudades o barrios. En Roma por ejemplo, una cuarta parte de la ciudad está en manos del Vaticano, así lo investigó Paolo Ojetti en la revista “L´Europeo” en 1977. Su artículo se leía como una guía telefónica en la que página a página registró miles de palacios. Además también investigó en la ciudad italiana de Verona, donde más o menos la mitad era propiedad de la Iglesia católica. Luego indicó que las listas de propiedades en otras ciudades deberían ser similares.

En Roma estos inmuebles de valor incalculable se encuentran en las mejores zonas: del Campo dei Fiori hasta el Tiber frente al palacio D´Angelo, junto a la piazza Navona y las calles adyacentes, están prácticamente en poder del Vaticano, aproximadamente 2.500 palacios. Max Parisi, el periodista que investigó todo esto se pregunta al final: “¿Qué relación guardan la fe y 160.000 millones en propiedades inmuebles?, ¿Qué tiene que ver Jesús de Nazaret con las viviendas más caras de Roma?”

En base a lo expuesto anteriormente, de qué ética habla el Papa al referirse a la diferencia entre ricos y pobres. Por qué señala a otros en vez de mirar en primer lugar la viga en su propio ojo, para después socorrer a los millones de personas que mueren de hambre en todo el mundo. Más de uno ante tan esclarecedores datos entenderá el sentido de las antiguas profecías que dicen algo así como que los romanos algún día se hartarán de tanta injusticia y los prelados tendrán que tirar sus sotanas al Tiber para no ser reconocidos.

 

Cristianos libres por el Cristo del Sermón de la Montaña

José Vicente Cobo

45.277.997j
[email protected]

You must be logged in to post a comment Login