Cáncer cervical es prevenible si se detecta temprano

Enero es el “Mes de la Concientización del Cáncer Cervical” en Estados Unidos y, para todas las mujeres, esto debe de servir para recordar la necesidad de hacer una cita para un examen de Papanicolaou, dado a que el cáncer cervical es fácilmente prevenible con la ayuda de este estudio.

Desafortunadamente, muchas latinas no toman el tiempo para realizarse esta simple prueba y están perdiendo la batalla en contra de esta enfermedad.  Cada año, 10 mil mujeres son diagnosticadas con cáncer cervical y aproximadamente 3 mil 700 mueren por la misma. Para las latinas, el pronóstico es desalentador.  Las latinas tienen la tasa más alta de cáncer cervical y la segunda tasa más alta de mortalidad entre todos los grupos raciales y étnicos.  La solución de este problema es la detección temprana.  Las latinas simplemente no están haciéndose esta prueba regularmente.

“Lo que es aún más frustrante es que hayan tantas latinas muriendo de esta enfermedad sin necesidad,” dijo Manuela McDonough, directora de Programas del Instituto para la Salud Hispana (IHH) del Consejo Nacional de La Raza (NCLR).  “Los médicos saben cómo detectar esta enfermedad y cómo tratarla pero no pueden hacer esto hasta que las mujeres se hagan las pruebas regularmente”, apuntó.

A pesar de las altas tasas de mujeres con la enfermedad y las estadísticas de decesos, las latinas de18 a44 años de edad son menos propensas a hacerse pruebas para el cáncer cervical que mujeres no hispanas de la raza blanca.  Sólo 73.6 por ciento de las mujeres hispanas se han hecho el examen del Papanicolaou en los últimos tres años.

Aquellas personas con el virus del papiloma humano (VPH) o condiciones similares que debilitan el sistema inmunológico como el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), experimentan mayores factores de riesgo que aumentan la probabilidad de contraer cáncer cervical.  Otros factores incluyen fumar, utilizar métodos anticonceptivos por más de cinco años y haber dado a luz a por lo menos tres hijos.

Sin embargo, el cáncer cervical no siempre presenta síntomas, por ello es sumamente importante la visita al médico. El IHH recomienda que las mujeres deben comenzar ha realizarse exámenes de Papanicolaou de manera regular a partir de los 21 años.

“Uno de los obstáculos que enfrentamos es simplemente educar a nuestra comunidad sobre la enfermedad,” dijo la coordinadora de proyectos del IHH, Marcela Vargas, una de las impulsoras del programa Mujer Sana, Familia Fuerte, que utiliza el modelo promotores de salud para llegar a las latinas y educarlas sobre la prevención del cáncer cervical.

“Somos afortunados en tener la oportunidad de entrenar a las personas que viven y trabajan en estas comunidades sobre la importancia de participar en exámenes preventivos del cáncer cervical y cómo pueden tener acceso al cuidado apropiado,” dijo Vargas.  “Escucharlo de alguien que conoces o con quien trabajas, es la forma más efectiva para que sepan lo urgente de este mensaje”, indicó.

Vargas y McDonough patrocinarán un taller de promotores sobre el cáncer cervical en Chicago del 28 al 30 de enero.  Para más información sobre la capacitación o para hablar con un coordinador de proyecto del NCLR sobre el cáncer cervical en la comunidad latina, por favor comuníquese con Kathy Mimberg a [email protected].

Las personas con bajos ingresos o aquellos sin seguro médico pueden calificar para exámenes de Papanicolaou gratuitos o de bajo costo a través del National Breast and Cervical Cancer Early Detection Program.  Para más información, llame al: 1-800-CDC-INFO o visite http://www.cdc.gov/cancer/nbccedp.

 

You must be logged in to post a comment Login