Guatemala: Un Estado anárquico

Por Camilo Martiano

Para entender la historia política de Guatemala, hay que referirse a distintos pasados recientes, donde la politiquería ha sido un bastión fundamental para el desarrollo de políticas públicas exageradamente ajenas al interés del pueblo.

En este caso el Estado de Guatemala en la medida que han venido transcurriendo distintos gobiernos plegados a un dictamen no solo empresarial, sino de complacencias y beneficios mutuos, han relegado a un pueblo, el cual sin poder defenderse, lo han sometido a vejámenes inconstitucionales; donde los gobiernos o empresas electoreras, llevan su bien común a donde bien les corresponde. En este caso a un Estado anárquico y poco coherente.

Lo anterior deviene a la crisis política que estamos atravesando y este gobierno de corte militar y empresarial, no deja de ser la excepción. Guatemala y sus respectivas gubernaturas se han convertido en un gran escenario anárquico; donde los gobernantes a sus anchas interpretan y dan a conocer su falta de voluntad y representación de la unidad nacional, lo que significa una falta de voluntad política y más allá la falta de un programa de gobierno consensuado con las masas, que permita ir avanzando en la construcción de un elemental Estado de Derecho.

La oposición representada está vez en el partido LIDER “Libertad Democrática Renovada” a través de su Secretario General y Precandidato Doc. Manuel Baldizón, en conferencia de prensa (29/01/2013) señaló el Estado anárquico en el cual se encuentra hoy día la República de Guatemala. Acusando al actual gobierno y su incapacidad – ya conocida – y su falta de voluntad de hacer un trabajo constitucional por el bien común y la unidad nacional, refleja la falta de dialogo popular y deseo de avanzar por una nueva Guatemala. Además calificó de un partido desquebrajado políticamente y poco coherente en sus actuares, señalando además el poco interés del actual gobierno y las consecuencias negativas que esto encierra, recalcando lo perjudicial que esto ha significado para la nación.

Al mismo tiempo el Secretario de la organización LIDER, dio a conocer su preocupación por la ilegalidad constitucional que el actual gobierno ha cometido en contra de toda una nación, haciendo un llamado a la suprema Corte para que ponga énfasis a los distintos llamados que estos han presentado, los cuales han sido omitidos y por ello están exigiendo nuevamente su pronta aclaración, en vista que son los únicos que pueden hacer un dictamen sobre estas irregularidades del gobierno en turno.

Baldizón se refirió: “Se debe respetar la constitución, el único que debe defenderla es la Corte de Constitucionalidad, y de esa cuenta hemos planteado varios antejuicios, los cuales han tenido negatoria por parte de la Corte Suprema de Justicia, y se han planteado amparos para que la Corte de Constitucionalidad actúe y defienda la Constitución. Si la Corte de Constitucionalidad no resuelve los amparos, está permitiendo y se está convirtiendo en cómplice de esa anarquía, anarquía institucional”

En esa dirección la preocupación es de tal manera debido a la falta de compromiso durante este año de gestión; generando varios puntos críticos que la misma oposición ha venido discutiendo y dando a conocer la falta de seriedad y compromiso de los actuales gobernantes, convirtiéndose en otro más que llega a emprender su lucha individual y no la lucha colectiva que debe significar un cambio de unidad nacional. Queda claro que los actuales poco están interesados en darle un cambio cualitativo y cuantitativo al pueblo guatemalteco. Sumado a esta demanda el Secretario del Partido LIDER en su intervención deja en manifiesto la violación del artículo cuatro de la Constitución (sentido de igualdad), haciéndose creer monarcas, príncipes o cosa parecida. Al respecto señaló: “Se niega el proceso de antejuicio en contra del mandatario o de su compañera vicepresidenta, por el hecho de que ellos son ciudadanos de distinta categoría y mantienen otro nivel tipo monarcas o príncipes o reinas. Lo anterior es romper el principio de igualdad (Art. 4)”.

En este caso la CC (Corte de Constitucionalidad) debe actuar de inmediato y ordenarle a la Corte Suprema de Justicia (CSJ); darle trámite al antejuicio planteado por esta organización, donde exigen el esclarecimiento del último genocidio ocurrido en el Departamento de Totonicapán, calificándolo como la última masacre en la era moderna. Diferentes medios de comunicación internacional dieron a conocer sobre la resolución presentada por el Juez Miguel Ángel Gálvez (Juzgado primero de mayor riesgo) donde establece en su resolución: “Mando es igual que autoridad, una persona que tiene mando sobre otra, siempre es responsable por las acciones cometidas; esto se entiende al analizar la jerarquía de mando. Implica entonces que el Presidente Pérez Molina, es responsable por el genocidio y la matanza que se dio en Totonicapán”

Finalmente solicitan a la CC emita la resolución del amparo presentado por esa organización y que la CSJ de trámite al antejuicio para que la honorable Asamblea Nacional – Congreso de la República de Guatemala – analice y de tramite viable a este proceso. En ese sentido la CC y CSJ recién dictaron un juicio en contra del General Efraín Ríos Montt (Jefe de Estado golpista 1982-1983), ambas instancias deben conocer el antejuicio en contra del actual mandatario por los delitos cometidos en tiempo de guerra interna y que hoy actuó en época actual, ordenando el asesinato de campesinos en el Departamento de Totonicapán. Vemos entonces como las instancias legales se pliegan a los mandos monarcas en este caso Presidente y Vicepresidenta, dejando entre ver la prepotencia con la que se puede actuar llegando al poder. La situación apremia y es delicada; ambas instancias deben darle tramite para que este genocidio sea esclarecido y llevar a tribunales a las personas correspondientes y no ha simples soldados que recibieron la orden del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Guatemala.

Fuente: ARGENPRESS.Info

 

You must be logged in to post a comment Login