Los universitarios argentinos no quieren estudiar ciencia ni tecnología

PRIMERA FUENTE

En la sociedad del conocimiento (una característica del siglo 21), la escasez de universitarios egresados en las carreras científicas y tecnologías revelan que el sistema educativo está fracasando.

La graduación de universitarios argentinos en las carreras científicas y tecnológicas es inferior a la de los países industrializados, y también a la de países latinoamericanos tales como México, Colombia, Chile, El Salvador y Panamá, apunta Alieto Aldo Guadagni, director del CEA (Centro de Estudios de la Educación Argentina).

En todo el sistema universitario por cada 100 graduados en Ciencias Sociales apenas hay 5,6 en Ciencias Básicas; en las universidades estatales esta proporción se ubica en 7,8, mientras que en las privadas es de apenas 1,5.

Mientras que en 2003 por cada estudiante que ingresaba a una universidad privada, ingresaban 4,7 a una estatal; en 2010 esta proporción se reduce a 3,1.

Algo similar está ocurriendo con la graduación, ya que en 2003 se graduaban 3,2 profesionales universitarios en universidades estatales por cada graduado de universidades privadas; mientras que en 2010 esta proporción se reduce a 2,5.

En el 2010 (últimas cifras anuales argentinas completas disponibles), se graduaron entre economistas + contadores + administración de empresas + abogados, 34.071 profesionales. En ese mismo ejercicio se graduaron apenas 15 ingenieros hidráulicos, 24 ingenieros petroleros, 13 ingenieros nucleares y 8 ingenieros ambientales.

El panorama es similar en las carreras de posgrado. El 34,3% de la graduación total en el año 2010 correspondió a 2 carreras: Economía y Administración (20,2% del total) y Derecho (14,1% del total). Importante: existen diferencias según el tipo de universidad:

En las privadas, Economía y Administración de Empresas + Derecho aportan el 40% de la graduación total.

En las estatales esta proporción es del 32%.

Acerca de la aplicación del millonario presupuesto educativo estatal, hay una situación muy irregular, e inconveniente para el esfuerzo que hacen los contribuyentes en subsidiar a los universitarios públicos.

Entre 2003 y 2010 la graduación en el total de las carreras se incrementó 27%, pero se destaca el avance en la graduación en Ciencias Sociales que trepa a un 35%, es decir por encima del promedio, mientras que las disciplinas agrupadas como Ciencias Básicas y Aplicadas incrementan su graduación en igual lapso en 23,6%, es decir por debajo del promedio general de graduación.

Los universitarios públicos, sin duda deberían asumir con mayor responsabilidad la necesidad de concederle una satisfacción a quienes financian sus estudios.

En cuanto a las universidades privadas, muchas de ellas deberían replantear su oferta educacional porque, evidentemente, resultan una estafa a sus estudiantes en términos de posibilidades laborales efectivas y no cumplen un rol compatible con el desarrollo estratégico argentino.

Fuente: ARGENPRESS.Info

You must be logged in to post a comment Login