Su trabajo, sus finanzas, su futuro

 

Por Luisa Fernanda Montero

Para La Red Hispana

Los últimos datos del Departamento de Trabajo indican que el desempleo entre los hispanos se redujo en un 0.1 por ciento, ubicándose en un 9.6 por ciento. Que haya una reducción aunque pequeña es saludable, pero el asunto es que actualmente hay más de dos millones de latinos sin trabajo.

Si usted es uno de los que no cuentan con la fortuna de tener un empleo actualmente ¡no se desanime! Las cifras indican – y en ello coinciden la mayoría de economistas – que la cosa va mejorando.

Más bien, evalué la forma en la que está buscando trabajo. ¿Ha investigado en qué áreas están contratando en su zona? ¿Ha considerado cambiar de ciudad con el propósito de facilitar la búsqueda? ¿Su hoja de vida esta actualizada y responde a las necesidades de los empleadores? ¿Le ha contado a todo el mundo que está buscando trabajo?

Cuando ha ido a una entrevista de trabajo ¿ha mostrado su mejor cara? ¿Conserva el optimismo? Aunque es innegable que es muy difícil sonreír cuando no sabemos con qué vamos a pagar la renta, a la hora de las entrevistas estamos obligados a hacer nuestro mejor esfuerzo. A veces una sonrisa y una mirada sincera logran mucho más de lo que imaginamos.

Si no ha actualizado su hoja de vida ¿qué espera? ¿No sabe cómo hacerla? Busque asesoría, acuda al centro comunitario de su localidad o a la biblioteca, en la red puede encontrar diversas páginas que le servirán de guía, pero lo fundamental es que su hoja de vida o resume, sea sencillo, fácil de leer y que ofrezca la información que el empleador necesita, sus datos principales, como nombre, ubicación, teléfono, estudios y capacidades laborales.

Es importante que resalte sus logros y sus cualidades y que a la hora de la entrevista tenga además una actitud respetuosa y amable. No olvide que la primera impresión es la que cuenta, ¡arréglese para impresionar!

Si está en cambio en la lista de los privilegiados que tienen trabajo, haga su mejor esfuerzo por conservarlo y cuide su dinero. Los pronósticos son alentadores en términos de economía, teniendo en cuenta que estamos saliendo de una depresión, pero eso no nos da carta abierta para bajar la guardia.

El ahorro es de vital importancia. Nunca sabemos cuándo se puede voltear la tortilla. Así que es bueno pensar en ese porcentaje intocable que vamos a guardar. El ahorro implica mucha voluntad y autodisciplina pero puede salvarnos la vida. La idea es hacer un uso razonable de nuestras finanzas. Hacerlo no implica que seamos expertos financieros, implica si, el uso del sentido común. Cuanto ganamos, cuanto gastamos, cuanto ahorramos.

Recuerde que la elaboración de un presupuesto es fundamental para la salud de sus finanzas, si no gastamos más de lo que tenemos,  usamos el crédito razonablemente – pagando la totalidad del gasto cada mes para evitar los intereses – no compramos lo que no necesitamos y hacemos compras inteligentes de seguro podremos sanear nuestras finanzas y dormir tranquila y profundamente. Si vienen tiempos mejores, tenemos que estar listos.

You must be logged in to post a comment Login