Polinizadores Silvestres: Vitales en la Producción Global de Alimentos

Las abejas y otras especies de insectos silvestres son cruciales en el proceso de polinización de diversos productos agrícolas que son vitales para la alimentación de los seres humanos, apuntan dos estudios presentados hoy por un equipo de 50 científicos de todo el mundo.  Las investigaciones de una de estas publicaciones fueron encabezadas por la Dra. Christina M. Kennedy, científico de la organización ambiental global The Nature Conservancy (TNC).

Los resultados de las investigaciones científicas señalan que la intensificación de la agricultura industrial y sus procesos, incluyendo el uso de pesticidas, químicos sintéticos, campos de cultivo extensos, baja diversidad de cultivos y sobre todo perdida del hábitat natural alrededor de los campos productivos, impactan negativamente a las poblaciones de abejas silvestres.  Esto se debe principalmente a que las abejas silvestres polinizan mucho más efectivamente cultivos importantes como café, almendras, manzanas, tomates, sandía, pomelo, calabacín, canola, arándanos y avellanas, que otros métodos, como las abejas de miel domesticadas.

“Las abejas de miel domesticadas, usadas generalmente por los agricultores para polinizar, transportan más polen entre planta y planta, pero nuestros estudios muestran que las abejas silvestres resultaron ser más efectivas en polinizar los cultivos exitosamente”, dijo Kennedy.  “La polinización a través de abejas silvestres aumento casi al doble la proporción de flores que se desarrollaron en frutas maduras o semillas, en comparación con las abejas de miel domesticadas”, agregó.

 

Las implicaciones son importantes para los agricultores de todo el mundo según Kennedy, ya que ajustes simples a nivel de campo, tales como incorporar espacios naturales alrededor de los campos de siembra y reducir el uso de químicos tóxicos para las abejas, podría beneficiar a ésta y otras especies de polinizadores silvestres, y por ende, contribuir a una mejor producción de numerosos alimentos. Al mismo tiempo, se requiere conservar y mejorar los hábitats naturales y semi-naturales de los paisajes agrícolas.

Al combinar buenas prácticas de agricultura y conservación del medio ambiente se promueve un rendimiento más estable y saludable de las cosechas.  Esto es importante especialmente ahora, que se está incrementado enormemente la demanda global por alimentos.

Los científicos examinaron las tendencias de los insectos polinizadores—en particular de las abejas—y su proceso polinizador, en al menos 40 sistemas de cultivo en 600 campos o praderas de 20 países en todo el planeta, incluyendo Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Costa Rica, Estados Unidos, India, Indonesia, Israel, Japón, Kenia, México, Nueva Zelanda, Polonia, Reino Unido, Sudáfrica, Suecia, Suiza y Uganda.  Ambos reportes ilustran el impacto que tienen las prácticas de campo y diseño de paisaje en la salud de las abejas silvestres.

“A medida que la población mundial se acerca a los nueve mil millones—como se prevé para las próximas décadas—es urgente identificar e implementar métodos para aumentar la producción de alimentos con la misma cantidad de tierras cultivables actualmente, de lo contrario estaremos amenazando ecosistemas importantísimos que facilitan la propia producción de alimentos”, dijo Kennedy. “Cualquier estudio que pueda ayudar a los productores a lograr esta ‘intensificación sustentable,’ será la mejor de las herramientas para poder alimentar al mundo y proteger la vida”.

Los reportes fueron publicados por las revistas científicas Science y Ecology Letters,y ésta última está disponible de manera gratuita en línea (http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/ele.12082/full)=

You must be logged in to post a comment Login