Comentarios para el Presidente Barack Obama

Conferencia de prensa con el Presidente Peña Nieto

Ciudad de México, México

Jueves, 2 de mayo, 2013

Muchas gracias, Presidente Peña Nieto, por sus tan amables palabras. Siendo el Presidente electo, usted fue el primer líder extranjero que yo recibí en la Casa Blanca después de nuestras elecciones. Esa fue una señal de la relación tan extraordinariamente estrecha entres nuestros países. Durante su visita, yo supe que pasó cierto tiempo como estudiante en los Estados Unidos, en Maine, donde el clima puede ser muy frío. Enrique, estando aquí hoy, en un día de primavera en esta bella ciudad, entiendo porqué regresó a casa.

Le agradezco su hospitalidad y anticipo con gusto compartir esta noche con usted y la Primera Dama, la Señora Rivera. Y gracias al pueblo mexicano por tan cálida bienvenida. Siempre es un gusto visitar a México.

Entre nuestros dos países, somos cerca de 430 millones de personas. Decenas de millones de mexicano-americanos enriquecen nuestra vida nacional en los Estados Unidos. Más de un millón de estadounidenses viven en México. Todos los años, millones de turistas, en su mayoría procedentes de los Estados Unidos, visitan esta maravillosa tierra. Cada día, millones de trabajadores en nuestros países se ganan la vida en empleos que se hacen posibles debido a nuestro comercio, y más de un millón de personas cruzan nuestra frontera compartida: comerciantes, estudiantes, educadores, científicos e investigadores, que colaboran en todas las esferas del quehacer humano.

En otras palabras, México y los Estados Unidos tienen una de las relaciones mayores y más dinámicas que haya entre cualesquiera otros dos países del mundo. Y, no obstante, no se escucha lo suficiente sobre nuestros extraordinarios lazos, debido a que normalmente la atención está concentrada en uno o dos asuntos, tales como la seguridad o la inmigración.

Esos son retos graves, y el Presidente Peña Nieto y yo los discutimos en detalle durante el día de hoy.

Acordamos continuar nuestra estrecha cooperación en torno a la seguridad, incluso a medida que la naturaleza de dicha cooperación evolucione. Tal como le dije al Presidente, obviamente depende de México determinar su estructura de seguridad y cómo este se relaciona con otras naciones, incluyendo a los Estados Unidos. Nosotros apoyamos el enfoque del gobierno mexicano en reducir la violencia y esperamos continuar nuestra buena cooperación de cualquier manera que el gobierno mexicano los considere adecuado.

También reafirmé nuestra determinación en los Estados Unidos de cumplir nuestras responsabilidades; de reducir la demanda de drogas ilegales, y combatir el flujo hacia el sur de las armas y el efectivo ilegales que contribuyen a fomentar la violencia. Y quiero nuevamente rendir tributo al pueblo de México, quien ha hecho sacrificios extraordinarios por su seguridad y quien demuestra un gran valor y una gran determinación cada día.

Sin embargo, aun a medida que continuamos manejando estos retos tan urgentes, no podemos perder de vista la relación más amplia entre nuestros pueblos, incluyendo la promesa del progreso económico de México. Creo que tenemos una oportunidad histórica de fomentar aun más cooperación, más comercio, y más empleos. Ese es el punto principal de mi visita.

Los Estados Unidos y México tienen una de las mayores relaciones económicas del mundo. Nuestro comercio anual ya ha sobrepasado los $500 mil millones, que representan más de mil millones diarios. Nosotros somos el cliente mayor de ustedes, que compramos la inmensa mayoría de las exportaciones mexicanas, y ustedes son el segundo mercado mayor para las exportaciones de EE.UU. Cada día, nuestras empresas y nuestros trabajadores, con sus cadenas de abastecimiento integradas, están construyendo productos conjuntamente. Esa es la base sólida que queremos aprovechar y fomentar.

Quiero elogiar al Presidente Peña Nieto y al pueblo mexicano por las reformas tan ambiciosas que han emprendido; para hacer su economía más competitiva; para hacer sus instituciones más efectivas. Yo sé que no es fácil, pero es necesario. Solo los mexicanos pueden decidir cómo se hacen las reformas en México. Pero quiero repetir lo que le dije al Presidente; a medida que México se esfuerza en hacerse más competitivo, ustedes tienen el apoyo firme de los Estados Unidos. Debido a que nuestro éxito se comparte, cuando uno de nosotros prospera, ambos prosperamos. Y ese es el contexto para el progreso que logramos hoy.

Primeramente, me siento complacido de que, como dijo el Presidente, estamos creando un nuevo diálogo de alto nivel para ampliar y solidificar nuestra relación económica. De parte nuestra, este será liderado por los miembros de mi gabinete. Junto con México, nos concentraremos en aumentar las conexiones entres nuestros negocios y trabajadores, en promover la innovación y el espíritu emprendedor, y en hacer que nuestras economías sean aun más competitivas. Con ese propósito, reafirmamos nuestra meta de concluir las negociaciones sobre la Alianza Transpacífica en este año. Este sería otro paso importante para integrar nuestras dos economías y posicionarnos para competir en los mercados de rápido crecimiento de la región de Asia-Pacífico.

Acordamos continuar haciendo a nuestra frontera compartida aun más eficiente, con una nueva infraestructura y nuevas tecnologías, de manera que sea aun más rápido y más económico comerciar y hacer negocios juntos. Reafirmamos nuestro compromiso con las alianzas de energía limpia que les permitan a nuestros dos países optimizar nuestra seguridad energética y combatir el cambio climático.

Me siento muy complacido de que hayamos acordado expandir las colaboraciones y los intercambios entre nuestros estudiantes, escuelas y universidades. Al igual que el Presidente Peña Nieto estudiara una vez en nuestro país, queremos que más mexicanos estudien en los Estados Unidos, y que más estudiantes de los EE.UU. estudien en México. Y vamos a concentrarnos en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas para ayudar a nuestros jóvenes, incluyendo a nuestras hijas, a tener éxito en la economía global.

Por último, actualicé al Presidente sobre nuestros esfuerzos en los Estados Unidos para aprobar una reforma migratoria de sentido común que le haga honor a nuestra herencia como nación de leyes y nación de inmigrantes, incluyendo a varias generaciones de mexicano-americanos. A medida que lo hacemos, creo que es importante que todos tengamos en mente que nuestra frontera compartida está más segura de lo que ha estado en muchos años. Los intentos de inmigración ilegal hacia los Estados Unidos están cerca de los niveles más bajos que haya habido en décadas, y la inmigración legalcontinúa haciendo más fuertes, más prósperos y más competitivos a ambos de nuestros países.

Esto, en parte, refleja el progreso económico y las mayores oportunidades aquí en México. Creo que este progreso debe contribuir a informar nuestro debate en los Estados Unidos, y me siento optimista de que finalmente vamos a aprobar una reforma migratoria general.

En mi discurso de mañana tendré mucho más que decir sobre todo esto. Por ahora, Enrique, deseo expresar mi gratitud por su hospitalidad y por su liderazgo. Dado el progreso que estamos viendo aquí en México, observo tantas oportunidades para continuar solidificando la gran alianza entre nuestras naciones y mejorando las vidas de nuestras gentes. Y sé que lo lograremos. Muchas gracias.

Fuente: Casa Blanca

You must be logged in to post a comment Login