La salud, no los intereses del mercado, debe guiar las políticas nutricionales y agrícola

En un informe especial publicado en el último número de la Revista Panamericana de Salud Pública, un grupo de expertos llamaron a realizar cambios urgentes en las políticas nutricionales y agrícolas para evitar un aumento drástico de las enfermedades no transmisibles tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados.

 

El Informe Bellagio sobre Agricultura y Nutrición Saludables, y Personas Sanas se basa en las deliberaciones de 19 expertos de nueve países —entre ellos, Jon K. Andrus, Director Adjunto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)— que se reunieron en el Centro Bellagio de la Fundación Rockefeller, en Italia, a finales del 2012. Estos expertos llegaron a la conclusión de que la nutrición deficiente, incluida la desnutrición relacionada con la pobreza y los regímenes alimentarios modernos poco saludables, es el obstáculo más importante para mejorar la salud en el mundo. En su informe instan a los gobiernos a que utilicen la tributación, los subsidios, la fijación de precios y otras medidas para garantizar el acceso a un régimen alimentario saludable como un derecho humano.

 

Los expertos examinaron los datos probatorios relacionados con la malnutrición, la desnutrición y las opciones alimentarias poco saludables, y cómo contribuyen a las tasas crecientes de enfermedades no transmisibles en el mundo. Entre sus conclusiones concretas, figuran las siguientes:

 

  • El azúcar, sobre todo en forma de fructosa de alto contenido energético contenida en las bebidas gaseosas, plantea una amenaza grave para la salud, especialmente de los niños; esta amenaza es equivalente a la que representa el hábito de fumar cigarrillos.
  • En la actualidad, la mayoría de los regímenes alimentarios son deficientes en ácidos grasos omega-3 y contienen cantidades demasiado elevadas de ácidos grasos omega-6.
  • Las economías de mercado emergentes afrontan tanto los problemas nutricionales de los países desarrollados como los de los países en desarrollo, es decir, la ingesta insuficiente de calorías y micronutrientes debido a la pobreza y las opciones alimentarias poco saludables características de los regímenes alimentarios modernos.
  • La industrialización acelerada de la agricultura desde mediados del siglo XX ha contribuido a la perturbación del ciclo del nitrógeno, a la pérdida de diversidad biológica y al recalentamiento del planeta.
  • La asignación de tierras agrícolas para la producción de biocombustibles y alimentos destinados a los animales en lugar de a los seres humanos, ha aumentado los precios de los alimentos y dado lugar a que las transnacionales adquieran tierras agrícolas situadas en los países pobres.

 

El informe dice que los jefes de Estado y de gobierno deben urgentemente considerar a la nutrición una prioridad nacional. Añade que los ministerios de salud, en lugar de los ministerios de agricultura, deben desempeñar la función principal en la formulación de las políticas nutricionales.

 

Además de instar a los gobiernos a que utilicen la tributación, los subsidios y otras herramientas de política para aumentar la disponibilidad y el consumo de alimentos más saludables, el informe pide que consideren la posibilidad de sancionar firmemente a quienes introduzcan en el mercado productos nocivos para la salud. Los expertos dijeron que debe considerarse colocar advertencias sanitarias en todas las bebidas endulzadas con azúcar.

 

En el informe también se recomienda incorporar la nutrición a la formación médica y la capacitación en atención sanitaria, y se insta a que se establezcan centros de investigación y educación regionales dedicados a la genética, la nutrición y la buena condición física.

 

Entre los participantes de la reunión estuvieron destacados médicos, nutricionistas, agrónomos, economistas, expertos en política, abogados, representantes de la industria y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Fundación W.K. Kellogg.

 

La ciudad de Bellagio fue el lugar donde en 1969 se realizó la conferencia de científicos y funcionarios de organizaciones de ayuda internacional que llevó a la “Revolución Verde”, la cual evitó que se extendiera la hambruna en Asia, a través del uso de variedades de granos de alto rendimiento.

You must be logged in to post a comment Login