Más de 23.500 peatones mueren anualmente en América Latina y el Caribe

La Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial insta a adoptar medidas para aumentar la seguridad de los peatones y salvar vidas.

 

Washington, D.C., 9 de mayo del 2013 (OPS/OMS).  Más de 23.500 peatones murieron en vías públicas de América Latina y el Caribe en el 2010 y constituyeron el grupo más vulnerable de usuarios de calles y carreteras en la Región.

En la celebración de la Semana Mundial de las Naciones Unidas para  la Seguridad Vial, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) instan a los países a hacer los caminos más seguros para los peatones aplicando medidas que comprendan desde un mejor cumplimiento de los límites de velocidad y las leyes sobre conducir en estado de ebriedad a la creación de una infraestructura adecuada para los peatones, como topes, arcenes medios y cruces peatonales elevados.

“Caminar es una necesidad diaria para muchas personas, especialmente en los países en desarrollo, y es también bueno para su salud y el medio ambiente,” dijo Eugenia Rodrigues, asesora de la OPS/OMS en materia de seguridad vial. “No obstante,  en los sistemas viales de nuestros países tradicionalmente se les ha dedicado más atención y espacio a los vehículos automotores. Tenemos que adoptar urgentemente medidas para aumentar la seguridad de los peatones en nuestras vías públicas.”

A nivel mundial, más de 270.000 peatones pierden la vida en calles y caminos del mundo cada año, cantidad que equivale a 22% de los 1,24 millones del total de defunciones por accidentes de tránsito que, según la OMS, se producen anualmente.

En las Américas, los peatones representan 23% de las muertes por accidentes de tránsito en toda la Región, pero la proporción varía según las subregiones: de 25% en los países andinos a cerca de 27% en el Caribe y a 31% en Centroamérica. Los peatones constituyen una proporción mucho menor de muertes por accidentes de tránsito en Estados Unidos (12%) y Canadá (14%), donde más de la mitad de la población conduce automóviles.

En los países en desarrollo, los niños —muchos en su camino de ida a la escuela o de regreso de ella— y los adultos jóvenes conforman una proporción elevada de las muertes de peatones. A nivel mundial, los varones —tanto niños como adultos—están sobrerrepresentados en las defunciones de peatones.

Además de las defunciones, millones más de peatones sufren lesiones, que pueden causar discapacidades permanentes o requerir largas estadías hospitalarias y una rehabilitación prolongada. Dados los costos elevados de la atención, estas lesiones pueden sumir a las víctimas y sus familias en la pobreza y aumentar la carga de sistemas de atención de salud ya frágiles.

Una publicación recientemente dada a conocer, producida por la OMS y sus aliados, Pedestrian safety: a road safety manual for decision-makers and practitioners [La seguridad de los peatones: manual para los encargados de adoptar las decisiones y los profesionales], destaca medidas que se necesitan urgentemente para proteger mejor a los peatones, tales como:

La sanción y el  cumplimiento de las leyes existentes y otras nuevas encaminadas a reducir el exceso de velocidad y poner freno a la conducción en estado de ebriedad.

Una mejor infraestructura, incluidas aceras, cruces peatonales elevados, arcenes medios, topes, bandas rugosas y el alumbrado de la vía pública.

Un diseño más adecuado de las rutas de transporte público.

Mejores sistemas de atención traumatológica para garantizar el tratamiento rápido de quienes sufren traumatismos en potencia mortales.

En todo el mundo, del 6 al 12 de mayo se está celebrando la Segunda Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial como parte del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020, cuya meta es salvar cinco millones de vidas.

Durante la semana, se realizarán actividades relacionadas con la seguridad vial en unos 100 países, incluido el análisis de las políticas nacionales, debates en la radio y la televisión, paseos públicos y medidas tales como volver a pintar cruces peatonales y mejorar rutas para caminar sin riesgo hacia las escuelas.

“Sabemos qué hacer para aumentar la seguridad de los peatones,” dijo Rodrigues. “A medida que se desarrollan nuestros países, tenemos que procurar que se incorpore la seguridad peatonal en nuestros sistemas de transporte. Caminar debe ser una opción segura para las personas en todas partes. ”

ENLACES

Datos sobre la seguridad vial en la Región de las Américas, 2013:

http:/new.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=8363&Itemid =39896&lang=es.

You must be logged in to post a comment Login