Escándalos en Estados Unidos empañan planes demócratas

El trío de escándalo que se abre paso en Estados Unidos pudieran empañar los planes demócratas para mantener el control del Senado y ganar la Cámara de Representantes, aseguran hoy medios de prensa y comentaristas políticos.

Pese a los calificativos de “intolerable e imperdonable” vertidos por el presidente Barack Obama y funcionarios gubernamentales con relación al caso del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés), el asunto amenaza con afectar a los demócratas camino a los comicios de medio término del próximo año.

Según informes oficiales, el IRS realizó escrutinio excesivo a grupos conservadores, como Tea Party, ligados al Partido Republicano.

En la escena política, los demócratas del Congreso que enfrentan elecciones el próximo año, manifiestan duras críticas a la administración y dan los primeros pasos para alejarse del presidente, según evidencian sus declaraciones.

Los ataques a las instalaciones del consulado estadounidense en Bengasi, Libia, las revelaciones sobre la labor del IRS y el control por el Departamento de Justicia de los registros telefónicos de los periodistas de Associated Press, provocan malestar en las filas del partido en el gobierno.

Hay temor en las filas demócratas de que sus candidatos al Congreso en los comicios de 2014 puedan ser afectados por la avalancha de críticas contra el Gobierno tanto de republicanos como de los electores en general.

Ya en 2010, los votantes emitieron un sufragio de castigo contra la administración de Obama y su partido perdió el control de la Cámara de Representantes y vio amenazada la mayoría en el Senado. Eso puede repetirse, estiman ahora los expertos.

En ese sentido, algunos miembros del Partido que se identifica con el color azul comienzan a distanciarse de la Casa Blanca por temor a verse afectados.

Uno de ellos, la senadora Kay Hagan, de Carolina del Norte, indicó en declaraciones, citadas por el diario digital Politico, que la situación “es muy, muy preocupante.”

En sentido no menos crítico se expresó el representante Bruce Braley (D-Iowa), otro que correrá en 2014, quien destacó el efecto amedrentador de las acciones del IRS sobre la libertad de expresión y exigió mayor severidad del gobierno en las medidas contra los funcionarios que violaron la ley.

Aunque a muchos demócratas no les infunde temor Bengasi, en el caso del IRS si existió una dañina falta de supervisión, tal como indicó el senador Mark Begich (D-Alaska), quien enfrenta una reelección potencialmente difícil el próximo año.

Por otro lado, analistas de campaña demócratas alertan que un alejamiento de los candidatos del mandatario podría privarlos del voto de los que le son leales a este y comprometer aún más su elección o reelección en 2014.

La preocupación ahora es que el 2014 pueda convertirse en una repetición de los exámenes parciales anteriores y que los demócratas puedan perder el Senado, en el que tienen una escasa mayoría.

Al resumir la situación actual, un experto demócrata expresó que en 2010 los votantes reaccionaron contra un gobierno que no pudo avanzar su agenda, pero la preocupación ahora es tener un Ejecutivo por lo visto incompetente.

Fuente: Prensa Latina/ARGENPRESS.Info

You must be logged in to post a comment Login