A la muerte de un asesino: Jorge Rafael Videla

Por Nechi Dorado

 

Yo, que nunca celebré la muerte.

Que respeto el dolor de los que quedan

cuando alguien se aleja para siempre.

¡Hoy celebro y siento!

 

Celebro la partida para siempre

de un monstruo de mi historia.

de un cultor de la muerte

y del espanto.

De las noches con sangre,

de las mañanas vacías,

de la espera constante,

de la angustia perpetua.

De la lágrima que dejó surcos

de sal y sangre, en cada rostro

sobreviviente del odio.

 

Por respeto al dolor de mis hermanos torturados,

Asesinados, vejados.

Al dolor de los hijos sin padres

y de los padres sin hijos.

¡Hoy celebro y siento!

 

Celebro la partida.

Siento el odio que quema

ante el cadáver bestial de la alimaña

que parte de la tierra

que no debió pisar jamás.

 

¡Maldito seas aún muerto!

¡Maldito seas más allá de la vida,

¡Maldito seas entre las penumbras de la muerte!

 

¡Maldito seas por siempre,

Genocida!

(Por enseñarme a celebrar,

como nunca,

una partida…)

 

Nechi Dorado escribe desde Buenos Aires, Argentina.

ARGENPRESS CULTURAL

 

 

You must be logged in to post a comment Login