Al menos 77 muertos por un accidente de tren en España

Foto/Oscar Corral.

Al menos 77 personas murieron en Santiago de Compostela, en el noroeste de España, después de que un tren Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol descarrilase cerca de la estación del centro de la capital gallega, indicaron funcionarios españoles.

El accidente ferroviario se produjo a las 20:42 hora local y en la vía se podían ver tres vagones volcados y al menos cuatro ardiendo.

Contenido relacionado

Seis muertos tras descarrilar un tren cerca de París

Investigan accidente ferroviario en Canadá

Un vocero del tribunal superior de Galicia dijo en la madrugada del jueves que los muertos en el accidente son al menos 77.

El presidente de la comunidad autónoma de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, dijo previamente que había “111 personas identificadas fuera de peligro y entre 10 y 20 (heridas) en situación más comprometida”.

clic

Vea las imágenes del accidente

Según relataron los testigos a los medios, el tren, en el que viajaban 218 personas además de la tripulación, iba a mucha velocidad y descarriló en una curva pronunciada.

Gente atrapada

Un vagón voló sobre un talud a cinco metros de altura y a 15 de distancia de la vía.

El peor accidente desde 1972

El descarrilamiento del tren en Santiago es hasta ahora el accidente ferroviario más grave del año en cuanto al número de víctimas en el mundo.

Además es la peor tragedia ferroviaria en España en las últimas cuatro décadas.

Para encontrar un accidente con un mayor saldo de muertos en el país europeo hay que remontarse a 1972 cuando el choque entre un tren que unía Madrid y Cádiz y el ferrobús Cádiz-Sevilla se saldó con 77 fallecidos y 103 heridos.

Hasta ahora, el accidente ferroviario más grave de este siglo en España era el del metro de Valencia de julio de 2006 que dejó 43 muertos y 47 heridos.

El fotógrafo Óscar Corral le comentó a BBC Mundo desde el lugar del accidente que se podían ver muchos cuerpos tendidos en la vía y que la policía estaba pidiendo ayuda a la gente.

“A la zona ha llegado mucha gente a ayudar en un momento en el que la ciudad está llena porque es el día grande de la comunidad autónoma”, explicó el fotógrafo.

El accidente se produce en la víspera del Día de Santiago, la mayor fiesta local.

Los equipos de emergencia trabajan en el lugar del accidente para tratar de rescatar a las personas que quedaron atrapadas en los vagones accidentados.

A la zona también llegó el presidente de la Xunta de Galicia -el gobierno regional- Alberto Núñez Feijóo.

Por su parte, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, envió sus condolencias a través de la cuenta social Twitter: “Quiero expresar mi afecto y mi solidaridad con las víctimas del terrible accidente de tren en Santiago”.

El concejo municipal de la ciudad está llamando a todos sus habitantes a donar sangre al centro de Transfusiones de Galicia Monte Condensa.

Informes de medios locales señalan que el principal hospital de Santiago, el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), está totalmente colapsado.

De la fiesta a la conmoción

Testigos indican que el tren iba muy rápido.

El accidente ferroviario cambió radicalmente el ánimo de la capital gallega en la semana de fiestas de la comunidad autónoma y el ayuntamiento suspendió todos los actos programados.

Felipe Vieira, un vecino de Santiago de Compostela, le explicó a BBC Mundo que la noche del 24 de julio es tradicionalmente la más importante de las fiestas, que comenzaron este lunes, para la que estaba programado un espectáculo pirotécnico.

“Todo el mundo estaba en las calles y en el momento que surge esto se canceló el tono festivo y la gente estaba conmocionada: se pasó del jolgorio a las caras largas, tristes. La gente estaba cabizbaja y mucha gente acudió en masa a donar sangre al hospital”, afirma Vieira.

“De la fiesta se ha pasado a la conmoción y a la solidaridad con esa donación de forma masiva”, agrega.

Vieira explica que el suceso es una “tragedia mayúscula” teniendo en cuenta las dimensiones de la ciudad de unos 100.000 habitantes.

“La ciudad está tomada por ambulancias de distintos hospitales, de ONGs que están colaborando, coches de policía, bomberos, efectivos de protección civil y todos los dispositivos habituales en este tipo de emergencias. Las calles tomadas por ruidos de sirena”, explicó.

En la madrugada del jueves, los corresponsales en la zona se hicieron eco de cómo en el lugar del accidente las ambulancias dieron paso a las carrozas funerarias.

Contexto

Contenido relacionado

Seis muertos tras descarrilar un tren cerca de París13.07.13

Investigan accidente ferroviario en Canadá09.07.13

Fuente: BBC Mundo

 

You must be logged in to post a comment Login