El discurso económico de Uribe Vélez

Por Alberto Pinzón Sánchez

El aquelarre de este 26 de Octubre 2013 para elegir al candidato presidencial de Uribe Vélez, a quien los Santistas (no sin cierta razón apodaron “care ´cólico Zuluaga”) ha dejado bien claro el degradado nivel intelectual y sobre todo político, que actualmente se vive en Colombia.

Mientras los Uribistas se dedicaron los tres días de aquelarre a calificar con encono al presidente Santos de “Hiena Traidora”, este respondió con igual animadversión y odio llamando a sus rivales de clase como “Buitres del miedo que no quieren la paz”: se ascendió del Canalla y el Rufián a animales carroñeros y repulsivos que difieren en su método depredador: la hiena sigilosa y traicionera y el buitre paciente y perseverante ante el moribundo.

La mayoría de análisis de un hecho político imprescindible para la vida futura de Colombia, como era de esperarse en ese viscoso, sórdido y miserable mar de babas intelectual que impera en Colombia, fue convertido por obra de la multimedia del régimen en una trivialidad escénica.

El objetivo obvio, era quedarse en las superficialidades mediáticas para no profundizar en el análisis económico de la variante Neoliberal, expuesta por Uribe Vélez en el discurso de instalación del conclave (1), la cual excepto algunos aspectos del gremialismo sindical católico y del Opus Dei, no difiere mayor cosa del Neoliberalismo rampante y autoritario de los TLC, el pacto agrario de los baldíos y las locomotoras ect, que viene ejecutando el binomio JM Santos-Pinzón. ¿Cuándo recordaremos definitivamente que en la Historia de la humanidad ningún demonio se ha cortado a Sí mismo sus propias garras?

No fue por azar que el cerebro económico del aquelarre fuera “el señor de la chumbimba” Fabio Echeverri Correa, eterno director del gremio oligárquico/trasnacional de los Industriales colombianos y famoso por su manida frase de los años 80, de que “el país va mal pero la economía va bien”; mientras que los aspectos doctrinarios del “nacional- catolicismo- falangista” corrieron a cargo del inefable héroe de Invercolsa Fernando Londoyos, y el cubileteo electoral estuviera a cargo del mañoso manzanillo electorero Fabio Valencia Cossio, el negociador de paz de Pastrana y hermano del Fiscal paramilitar Guillermo León Valencia Cossio actualmente en la cárcel.

Tampoco fue un azar que allí estuvieran de cuerpo presente y como enlaces o bisagras con el militarismo paramilitar, viejos figurones de la Mano Negra y la Doctrina de la Seguridad Nacional como los generales Harold Bedoya, Héctor Fabio Velasco y el almirante Arango Bacci, entre otros, exigiendo las cuatro promesas que Uribe Vélez se comprometió a ejecutar cuando recupere el Poder tal y como puede leerse en su discurso citado: 1- romper el Proceso de Paz de la Habana. 2- Restituir prontamente el Fuero Militar derogado por la Corte Constitucional. 3- Desconocer el fallo de la CIJ sobre el mar territorial y agredir a Nicaragua. Y 4- Agredir a Venezuela para derrocar la “dictadura electoral chavista” y colocar a su carnal Capriles.

Finalmente la guachafita mafio-paramilitar, haciendo gala de la perseverancia de los Buitres ante los moribundos, ha escogido la estrategia del largo plazo (típica de Hitler y Mancuso) de tomarse el 40% del parlamento para luego asaltar el resto del Estado; lo que quedó demostrado cuando se escogió mediante toda clase de fraudes y manipulaciones como candidato presidencial un “Pelele” desconocido y montañero paisa como Zuluaga, para sacrificar al “Arlequín” fanático e irracional de Facho Santos, quien tenía más opción y reconocimiento oligárquico tradicional dentro del Partido Republicano y el Tea Party estadounidense.

Sus lágrimas al recibir la noticia de que había sido reemplazado caprichosamente por el dueño de las galletas, dejaron ver la magnitud de lo que estaba en Juego.

La escogencia a dedo del Pelele Zuluaga también debe entenderse como una gambeta electorera a JM Santos para que considere que este no es un rival electoral de cuidado, respire más aliviado y lance su candidatura a la relección Presidencial; mientras Uribe Vélez aprovecha sus debilidades y el rechazo popular a la reeleción; lo sigue desgastando con su férrea oposición al proceso de La Habana, aglutina más militares descontentos, consolida y afianza un partido narco fascista y clerical bajo su “perrero” o zurriago , y, se concentra en las elecciones parlamentarias. ¿Habrá JM Santos aceptado el amague de Uribe Vélez, sin preparar y destacar a alguien que pueda enfrentar con éxito en las elecciones toda esta estrategia fascista?

Es dudable, pues de momento Santo, s socio neoliberal de uribe Vélez en la misma clase social dominante (según parece asesorado por JJ. Rendón) no parece mostrarse interesado en la discusión económica del asunto, sino en concentrarse solamente en dos cosas: 1- Presionar a las Farc para que se rindan en la Habana y se pacte la Paz express Santista, y 2-Continuar dominando a Colombia con la incertidumbre.

Mientras tanto, asistimos impasibles al tránsito lento e irremediable de Colombia hacia una larga y oscura noche medieval.

Fuente:  ARGENPRESS.info

 

You must be logged in to post a comment Login