Fiscalía de Nueva York falla a favor de empresa peruana

Alfredo Sanchez Miranda (Izq.) y Michael Socarras durante la conferencia. Foto: Lenin Nolly.

Alfredo Sanchez Miranda (Izq.) y Michael Socarras durante la conferencia. Foto: Lenin Nolly Araujo.

Washington, EE.UU., 30 de octubre de 2013. Luego de un proceso de 12 meses de investigación, Alfredo Sánchez Miranda en representación de la Compañía Minera aurífera Santa Rosa (COMARSA) de Perú, junto a su abogado Abbe Lowell del estudio de abogados Chadbourne & Parke LLP dieron lectura al fallo judicial sobre el archivamiento definitivo del proceso civil seguido por la Fiscalía de Nueva York contra la empresa COMARSA.

Con el fallo favorable queda esclarecido que el patrimonio de la empresa es de origen lícito, basado en la exploración y extracción de oro, como siempre lo sostuvieron sus accionistas. De esta manera, al día de hoy no existe en los Estados Unidos, proceso abierto ni en la vía civil, ni penal contra la empresa COMARSA ni contra ningún miembro de la familia Sánchez.

Durante la conferencia -que se realizó en el histórico Hotel Willard- en las cercanías de la Casa Blanca, Alfredo Sánchez Miranda, en representación de COMARSA, señaló:

“En un poco más de un año se ha obtenido en Estados Unidos la justicia que en Perú se ha negado por siete años, cerrando un caso en reconocimiento de que no existen pruebas de las acusaciones que se han hecho contra nuestra empresa y mi familia.

” Cabe recordar que este proceso se inició en setiembre del 2012, cuando una investigación por presunto desvío de insumos químicos se había archivado en el Perú por no encontrarse ningún indicio de éste, además de otro proceso por lavado de activos que también había concluido. Es así que desde el Perú se envía información a Estados Unidos.

En respuesta, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos solicitó el embargo del dinero que se encontraba depositado en dos cuentas de titularidad de COMARSA. Lo siguiente fue que la Fiscalía del Sur de Nueva York interpuso una demanda civil contra los fondos, teniendo como sustento de la demanda, una serie de dichos y referencias a los dos procesos que se llevaban contra COMARSA en el Perú. De esta manera, se hizo notar que las “pruebas” iniciales del  proceso eran los documentos con los que se iniciaron las investigaciones en el Perú y no las pruebas que determinaron en un caso el archivo del proceso y en el otro caso el Dictamen Fiscal de no pasar a juicio oral.

La defensa de COMARSA presentó toda la documentación y evidencia, demostrando que se trata de una empresa minera con actividades lícitas y que produce oro. Entre enero y abril del presente año el fiscal  Montelioni quiso negociar de manera directa el desistimiento por falta de pruebas.

Aunque aparentemente parecía conveniente esta posición para COMARSA, la empresa insistió en tener un juicio, es decir con la presencia de un jurado, pues era importante demostrar públicamente la licitud de su patrimonio. Ante la negativa de la negociación directa, el 12 de abril, aún en etapa previa al juicio – el fiscal pidió al juez oficialmente desistirse del caso pues seguía sin encontrar las pruebas necesarias.

Es así que el juez George Daniels se pronunció cerrando el proceso. Con este fallo judicial queda constancia no sólo del origen lícito del patrimonio de COMARSA sino que, al tratarse de un pronunciamiento judicial y no de un acuerdo con la fiscalía, ha quedado demostrada una vez más la absoluta transparencia y disposición de la empresa para ser investigada por cualquier autoridad.

“La Corte de EE.UU hizo un buen trabajo al ordenarle a la Fiscalía federal de EE.UU para que proporcionara cualquier prueba relevante.  La Fiscalía de EE.UU hizo también un buen trabajo al reconocer que no tenían las pruebas necesarias para seguir adelante con el proceso de incautación civil de activos”, dijo Alfredo Sánchez Miranda.

“Aceptamos la palabra del gobierno de EE.UU que nos asegura que COMARSA recibirá de vuelta en breve todos los activos que fueron retenidos por las órdenes judiciales americanas.  Gracias, EE.UU., por habernos mostrado como se hace justicia”, apuntó.

 

Acerca de COMARSA: Minera Aurífera Santa Rosa S.A. (COMARSA) fue constituida el 20 de enero de 1992 con el objeto social de desarrollar todo tipo de actividades mineras.

El 10 de junio de 1993 se inició la etapa de construcción de PADs, pozas, instalación de la planta ADR, construcción de campamentos, oficinas, talleres entre otros.

En Enero de 1994 se comenzó con el depósito de materiales al PAD #1 de lixiviación, produciéndose la primera barra de bullión el 24 de abril de 1994.

La compañía tiene tres contratos de cesión y en ellos efectúa trabajos de prospección y exploración a fin de incrementar los recursos geológicos y consecuentemente las reservas minables.

You must be logged in to post a comment Login