¿Mundo loco?

Por Teresa Gurza.

Basta leer diarios, ver noticieros o platicar con la gente, para darse cuenta de que nuestro mundo está más loco de lo que debiera.

Dejando de lado las balaceras gringas, las tragedias de refugiados y migrantes que sufren y mueren en muchos países por buscar un mejor futuro para los suyos y el cinismo del obispo que responsabilizó a los niños por los crímenes de curas pederastas, para centrarnos únicamente en México, las noticias siguientes muestran el nivel al que hemos llegado.

La Presidencia pagó 348 mil pesos, para vigilar que los legisladores no reciban lana para votar en determinada forma los artículos de las leyes que se están discutiendo.

Antes de eso, diputados y senadores acordaron reformar  su reglamento interno a fin de “precisar que no podrán hacer cabildeo, familiares de servidores públicos hasta en cuarto grado”. O sea, que no andaba tan mal la Presidencia en eso de imaginar como mastica la iguana; aunque tuvo que echarse para atrás en el contrato de espionaje ante la indignación de los vigilados.

Muy misterioso anda el IFE al que como también el dinero le sobra, autorizó dar a sus consejeros salientes bonos de despedida de más de un millón 200 mil pesos; y un dineral más, para liquidar a los 20 asesores que uno de ellos tuvo; y a las decenas de los demás.

Y de acuerdo con La Jornada, pagó otros 16 millones por un informe que decidió mantener secreto, porque sus contenidos “conforman insumos para una decisión que aún no se ha adoptado”, según manifestaron confusamente sus consejeros; que exigieron a ese diario especificar el origen de la “filtración”.

Y gobierno y legisladores le están echando no sólo crema, sino hasta queso y salsita a sus tacos.

Comparemos nada más los dos mil 623 millones de pesos gastados en la sede del senado, con la cacareada pensión universal de 500 pesos al mes que se dará a los viejitos; y que de universal nada tiene, porque no la otorgarán a quienes por pagar durante décadas al IMSS, reciben hoy pensiones para llorar.

Y mientras en un hospital público de Guaymas niegan la asistencia médica a José Sánchez Carrasco muerto en la flor de la edad sólo por ser pobre, siendo interino de Michoacán Jesús Reyna metió en su gabinete con un salario de 75 mil pesos mensuales a un hombre casi de la misma edad que el fallecido de Guaymas, sólo por ser su hijo.

Y a nuestro gremio le va de mal en peor; la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, lleva registradas en este año 300 agresiones a periodistas; cifra que casi duplica la de 2012.

Pero ánimo, porque entre todo ese desbarajuste hay una nota positiva: el expresidente Fox podrá contar para sembrar y comercializar mariguana con los contactos de su ex esposa Lilian investigada por Estados Unidos por lavado de dinero; y al igual que Rafael Caro Quintero, buscada afanosamente por los vecinos.

Estas y otras noticias más, comprueban que las autoridades permiten a los poderosos hacer cualquier cosa sin consecuencias.

Como sucede con Médica Sur; hospital que según la columna Capitanes del 29 de octubre publicada por Reforma, obtuvo por los cobros de medicamentos y suministros a sus pacientes internados, más del 45 por ciento de sus ingresos que en lo que va del año ascienden a mil 673 millones de pesos.

Ganancias a las que cooperé sin quererlo, porque me cobraron más de 400 pesos por una sola pastilla de omeprazol; cuando me dí cuenta, fui a su propia farmacia a checar precios y constaté que la caja con 14 o 15 tabletas costaba 200 y tantos.

Pero al reclamar a la encargada de la atención a clientes, me respondió malmodienta que era completamente normal cobrar el equivalente al precio de dos cajas por una sola tableta “esto es común en los hospitales y sucede también en cualquier restaurante, donde se paga mucho más que en las tiendas por cervezas, refrescos o botellas de vino y champaña”.

Acudí a la Profeco y me mandó a Arbitraje Médico; donde luego de semanas, dijeron que no les correspondía;  y colorín colorado, nadie hizo nada.

You must be logged in to post a comment Login