OEA recibe conclusiones de la Conferencia para la Juventud

Jóvenes de diferentes países latinoamericanos participaron en el evento. Foto: OEA.

Jóvenes de diferentes países latinoamericanos participaron en el evento. Foto: OEA.

El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) recibió, en sesión extraordinaria celebrada en su sede en Washington, DC, las conclusiones preliminares de la Conferencia para la Juventud de las Américas, que este año concentró sus deliberaciones en el tema “Juventud en Acción”.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, subrayó que la atención a las necesidades de la juventud se encuentran entre las prioridades de la Organización, y recordó que los órganos de la institución mandataron en numerosas ocasiones que se dé prioridad en sus planes y programas a políticas en favor de este segmento social.

“Este tema se tiene que entender de manera transversal”, apuntó, agregando que “en los principales asuntos que tratamos, como el desarrollo y el empleo, hacemos hincapié especial en el desempleo juvenil en todos nuestros países”.

Insulza señaló que la educación constituye uno de los principales temas sociales de la región. Sobre esto, afirmó que “la calidad de la educación y poner al día nuestros programas para que estén a la altura del mundo moderno es un tema clave”, y advirtió que en la mayoría de las pruebas internacionales estandarizadas los jóvenes de la región -tanto de los países en vías de desarrollo como los desarrollados- obtienen resultados mediocres.

Por otra parte, el máximo representante de la OEA indicó que al analizar los problemas que afectan a la juventud, es necesario considerar que lacras como la droga y el crimen les afectan en mayor medida.

“Por desgracia, el consumo de drogas entre los jóvenes es mucho mayor que en cualquier otro sector etario, y también son el grupo etario que comete más delitos, al tiempo que son las principales víctimas del crimen”, puntualizó.

El secretario general mencionó que América Latina y el Caribe cuentan con un “bono demográfico” durante las próximas dos décadas debido a que su población joven es más numerosa que su población en edad de retiro, pero hizo hincapié en que ello no significa que los beneficios de esa pirámide poblacional sean automáticos.

“Esto es un potencial siempre que los jóvenes estén siendo educados y estén trabajando de manera productiva, porque de lo contrario el bono demográfico podría transformarse en una carga si seguimos teniendo uno de cada cuatro jóvenes que no estudian ni trabajan”, sentenció.

En este contexto, Insulza llamó a las autoridades de la región a visualizar la magnitud del desafío que plantea el hecho de tener una población juvenil numerosa, que exige ser beneficiada por las políticas públicas de los gobiernos, y sostuvo que este tipo de diálogos constituyen un aporte en la búsqueda de respuestas.

El secretario general Adjunto de la OEA, Albert Ramdin, destacó que el objetivo de la Conferencia para la Juventud de las Américas, que este año desarrolló su segunda edición, es discutir los desafíos y oportunidades de este sector de la población del hemisferio occidental. En la edición celebrada hoy, señaló, participaron cerca de 150 jóvenes, en calidad de funcionarios de gobierno, dirigentes de la sociedad civil y representantes del sector privado.

Ramdin explicó que en la Conferencia se debatieron dos temas: en primer lugar, el uso responsable de las tecnologías, democracia y la privacidad del mundo actual; y en segundo, los actores jóvenes que cambian el juego y hacen la diferencia con un enfoque en la democracia y el espíritu emprendedor.

“Tuvimos un debate muy rico, pero ciertamente la discusión no ha concluido porque tenemos un proceso en marcha”, indicó el embajador Ramdin.

La primera dama de Panamá, Marta Linares de Martinelli, centró su intervención en las políticas de su gobierno para tratar el autismo, como una manera de proporcionar mayores oportunidades de futuro a la juventud.

La primera dama habló de la fundación del Centro Ann Sullivan en su país, dedicado a niños y jóvenes con autismo y otras deficiencias, y destacó que es el primero del mundo en brindar asistencia gratuita para este sector de la población.

“El autismo es un trastorno neurológico caracterizado por un déficit en la conducta social”, dijo Linares de Martinelli, y agregó que un estudio indica que uno de cada 88 nacimientos está dentro del espectro autista”.

En este contexto, la primera dama panameña sostuvo que la región y el mundo tienen que reconocer la igualdad de derechos de las personas con discapacidad, que tienen “derecho a ser educadas para ser productivas y ser felices”.

El presidente del Consejo Permanente y Representante de Perú, Walter Albán, señaló que el Hemisferio Occidental cuenta con cerca de 534 millones de personas menores de 34 años.

“Los desafíos que enfrentan son múltiples y variados, desde la igualdad de acceso a oportunidades hasta el acceso a la educación y el empleo”, dijo el diplomático peruano. El presidente del Consejo reafirmó el compromiso de la institución hemisférica con la juventud de la región, porque “a pesar de los enormes desafíos que enfrenta, la OEA cree en el poder y la fortaleza potencial que existen dentro de este sector de la población”.

Edgar Mestre, un joven colombiano que reside en Panamá desde hace varios años, presentó ante el Consejo un informe sobre los temas debatidos en el foro virtual de la Conferencia para la Juventud de las Américas, que se realizó desde el 1 de octubre y en el cual se recibió un centenar de aportes.

Mestre indicó que para poder interactuar con los jóvenes de la región se utilizaron tres canales con un moderador distinto; el primer canal fue la plataforma de la comunidad virtual de Cumbre de las Américas; el segundo fue la plataforma de Google; y el tercer canal utilizado fueron las redes sociales de la OEA.

Entre los desafíos y demandas que se plantearon en el foro virtual, Mestre enfatizó que existe poca medición sobre programas de empleo; se requiere más auspicio a las PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas), debido a que en algunos países representan entre el 90 y el 95 por ciento de la generación de empleo; faltan programas de políticas juveniles, especialmente en zonas rurales; y se necesita más información sobre los programas de nivel terciario en el período de transición de la educación secundaria a la educación superior.

Como parte del trabajo preparatorio de la Conferencia, la OEA llamó a instituciones gubernamentales a nivel local y nacional de los Estados Miembros a presentar ejemplos y propuestas de prácticas gubernamentales relacionadas con la participación de los jóvenes en el desarrollo de políticas públicas.

La joven canadiense Anna Vichnevetskaia, informó que desde agosto se recibieron 14 propuestas de 13 países de la región, y agregó que el plazo para presentar propuestas fue extendido hasta el 15 de diciembre.

Durante la sesión, los representantes de las delegaciones de México, Paraguay, Estados Unidos, Argentina, Trinidad y Tobago (en nombre del CARICOM), Suriname, Venezuela, Canadá, Chile, Bolivia, Panamá, Brasil, Colombia y El Salvador hicieron uso de la palabra.

La Conferencia para la Juventud de las Américas es un evento que reúne a organizaciones de jóvenes, estudiantes y actores interesados procedentes de toda América para intercambiar puntos de vista con empresarios y representantes gubernamentales sobre los asuntos que afectan a los 534 millones de jóvenes que residen en el hemisferio. La Conferencia de 2012 se celebró bajo el título “Juventud en Acción para la Democracia y el Emprendimiento”.

You must be logged in to post a comment Login