Cura mexicano denuncia cadáveres sin órganos

El sacerdote mexicano Alejandro Solalinde, un activista en la defensa de los migrantes, denunció que se han hallado fosas con cadáveres sin órganos en al menos tres poblados del sur del país.

Solalinde sacó a la luz pública nuevamente el tema del tráfico de órganos en México, que suele ventilarse de manera especulativa en la prensa local, pero sin que la autoridad se atreva a confirmar ningún caso.

El director del albergue Hermanos en el Camino dijo que este hallazgo podría corroborar que “existen organizaciones que usan indocumentados para el tráfico ilegal de órganos ya que aseguró que tanto este delito como el tráfico de infantes existen”.

En declaraciones formuladas a periodistas de la ciudad de Puebla, la capital del estado homónimo, a unos 150 kilómetros al este de la ciudad de México, donde le fue entregado un reconocimiento, el presbítero no quiso entrar en detalles.

“En algunos lugares, que por ahora no puedo revelar, hay yacimientos de cuerpos sin órganos y esto es grave. Fui informado por autoridades de ese estado”, afirmó. “Lo que les puedo decir es que las autoridades locales sí están preocupadas”, afirmó el sacerdote, según la versión publicada por el diario digital e-consulta.com.

El sacerdote, que ha sido amenazado de muerte por su activismo, señaló que hará una “visita especial para ver con esas autoridades que se haga una investigación”. “Apuesto lo que quieran a que son migrantes, si fueran de ese estado no creo que sus familias no los reclamaran, sería un escándalo porque son muchos”, declaró.

A su entender, las organizaciones que trafican órganos humanos “son mafias sofisticadas, que tendrían que operar bajo la complicidad de integrantes” del sistema nacional de salud.

Solalinde calcula que el 40% de la población migrante está integrada por madres con niños pequeños.

“Quiero que se imaginen a una mamá con su bebé en brazos y otros tres o cuatro caminando; me preocupa porque sí hay tráfico de niños, sí hay tráfico de órganos”, indicó.

Luego de recibir el premio “Juan de Palafox y Mendoza”, que otorga la alcaldía de Puebla a los defensores de los derechos sociales, indicó que los cuerpos encontrados sin órganos “no han sido reclamados, lo que resulta extraño pues la cantidad es alta”. “Es algo muy delicado, que hasta ahora es tabú”, sostuvo el sacerdote, que en 2005 inició su lucha por defender los derechos de los migrantes y dos años después fundó el albergue “Hermanos del Camino”, ubicado en el municipio de Ixtepec, estado sureño de Oaxaca.

A causa de su lucha ha ganado diversos galardones como el Premio Nacional de la Igualdad y No Discriminación, otorgado en el 2007.

En el 2012 fue forzado a salir del país por amenazas que recibió debido a su labor, pero luego retornó a continuar en su defensa de los migrantes.

El Reporte Global sobre Tráfico de Personas 2012, publicado en diciembre pasado por la Oficina de Naciones Unidas para el Crimen y las Drogas revela que Entre 2008 y 2010, en México se detectaron 320 casos de tráfico de personas con fines de esclavitud, específicamente para explotación sexual y para el sometimiento a trabajos forzados, y refiere de dos casos en los que a las víctimas les fueron extirpados órganos.

El informe señala que el tráfico humano con fines de remoción de órganos es un delito detectado en 16 naciones, tres de las cuales se encuentran en el continente americano: Brasil (24 confirmados oficialmente, y otros 15 documentados por fuentes extrajudiciales), México (con dos casos) y Bolivia (con dos casos).

En el caso concreto de México, los dos casos fueron reportados por la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y la Trata de Personas (Fevimtra), de la Procuraduría General en el año 2010, aunque nunca fueron hechos públicos.

Fuente: ANSA/ARGENPRESS.Info

 

You must be logged in to post a comment Login