Legislan sin entender

Por Teresa Gurza

AGUAS porque los resultados de la prueba internacional PISA 2012, además de ser una vergüenza nacional, pueden ser anticipo de los líos que nos esperan en materias energética y electoral.

Porque si extrapolamos a los diputados la cifra del 41 por ciento de los alumnos que no comprenden lo que leen, resulta que casi la mitad de los legisladores aprueban sin entender, leyes de  preocupantes consecuencias.

Advirtió la consejera presidenta del IFE Ana María Marván, que haber usado la reforma política “como ficha de cambio por la reforma energética”, fue un error que la Nación puede pagar caro.

Pero a estas alturas, es difícil que los aprobadores comprendan lo que Marván dijo.

Imaginen el panorama: no entienden; y les cuesta ponerse de acuerdo en lo no sean sus intereses, dietas y prestaciones.

Hace un año los líderes de la Asamblea de Legisladores del Distrito Federal, se autorizaron ellos solitos y para ellos solitos, un megabono de 14 millones de pesos.

La información acaba de salir en el diario Reforma, que dice tener los documentos que indican que los diputados de la Comisión de Gobierno, aprobaron en diciembre del año pasado repartirse 14 millones de pesos.

La mayor parte de los cuales quedó, faltaba más, entre los coordinadores de las bancadas.

A Manuel Granados, del PRD y a Federico Döring, del PAN, les tocaron tres millones de pesos; a Tonatiuh González, del PRI, dos millones 650 mil y a la perredista Ariadna Montiel, secretaria de la Comisión de Gobierno, 520 mil pesos.

Unos días después, el 31 de diciembre, firmaron otro acuerdo para “diversas actividades”, a fin de darse una bolsa extra de cuatro millones 900 mil pesos.

Lo hicieron calladitos; pero sus movidas se supieron esta semana.

¿Y sabe cómo reaccionaron los protagonistas de este abuso de dinero público?

Pues negando que fueran 14 millones, “fueron nada más nueve”; y que hubieran sido repartidos únicamente entre ellos cuatro, “fue para todos los 66 asambleístas, como una bonita bonificación” de 150 mil pesos por cabeza; bueno, cabeza es mucho decir.

Y para calmar los ánimos, anunciaron que este fin de año cada uno recibirá “solo 92 mil pesos” .

¿Qué austeros y lindos verdad?… y nosotros por acá, pensando mal de esos inocentes; para quienes los lectores de Reforma demandan, desde salarios honorarios de tres pesos, hasta paredón por “ratas, ladrones y políticos de quinta”.

Pero mucho ojo, que ya lo explicó bien Döring; no es que les sobre el dinero que tanta falta para paliar la pobreza, ni que sean corruptos ni abusivos; no señor, lo único que hicieron fue “respetar la tradición legislativa” de pagarse no 12 meses, sino 13.

Pobres, es imposible que entiendan que lo más negativo de sus conductas es que generan en la gente la idea de que se llega a las Cámaras, no para mejorar las leyes en beneficio de todos; sino para hacerse ricos en tres o seis años.

Y en el futuro en más, porque algunos de los que han pasado gran parte de sus inútiles vidas empollando curules, acaban de aprobar la reelección inmediata.

Lo que les evitará tener que andar saltando de una a otra cámara como el panista Javier Corral y el Verde Jorge Emilio González, con 21 años calentando sillones; uno menos, tiene Eloy Cantú del PRI; y 19 lleva Ricardo Monreal, del… póngale las siglas que quiera porque ha estado casi en todos los partidos.

Y hay legisladores que para seguir en el presupuesto, se van de alcaldes o gobernadores; puestos de los que han salido igualmente cuestionados, y cuestionadas, por el uso que dieron a los recursos públicos; pero como en México es alta la impunidad, no han sufrido consecuencias.

No sólo tenemos dobladores en cargos, hay también repetidores de cursos; porque nuestro país no ha sido capaz de mejorar el aprendizaje de sus estudiantes.

Y en los resultados de la última prueba PISA, quedó claro que tenemos retraso de décadas en Matemáticas, Lectura y Ciencias; materias en las que sacamos tan pocos puntos, que quedamos en último lugar.

Pero no se me achicopale, porque no en todo hemos obtenido  porcentajes tan menores.

Alcanzamos niveles muy altos, en el reciente índice internacional de corrupción; y en el de pobreza, porque según la CEPAL somos el único país de América Latina en la que se incrementó y afecta a 60 millones y medio de compatriotas.

¿Lo entenderán los legisladores?

You must be logged in to post a comment Login