La peor sorpresa del oficialismo costarricense

Por Rolando de la Ribera

A sólo dos meses de las elecciones del 2 de febrero próximo, una encuesta de la firma UNIMER dio sin dudas la peor sorpresa del año que termina al oficialismo costarricense al revelar la caída de las preferencias por el candidato presidencial del gubernamental Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya.

Fue un resultado que no esperaban Araya y sus partidarios y según confirmó el sondeo, realizado para el diario La Nación, lo más significativo fue que en las últimas semanas de noviembre emergió al primer lugar de las preferencias la figura del aspirante José María Villalta, candidato del opositor Frente Amplio.

Los números del estudio ubicaron a Villalta con un 22 por ciento de preferencias, y dejaron a Araya con un 19 por ciento, empatado con el candidato del derechista Movimiento Libertario, Otto Guevara; en tanto el aspirante del centrista Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, aparece con un respaldo del ocho por ciento, y el socialcristiano Rodolfo Piza contabiliza apenas el cinco por ciento.

Para UNIMER, esos resultados demostraron que a sólo dos meses de las elecciones, en Costa Rica aún no hay un claro favorito, pues todos los candidatos presidenciales están lejos de alcanzar el 40 por ciento mínimo requerido para ganar los comicios en la primera ronda y ocurre que más de la mitad del electorado se divide entre indecisos (34) y abstencionistas (29 por ciento).

El aumento del rango de intención de voto de Villalta de un 17 al 22 por ciento alegró a la izquierda porque es la primera vez que un nominado de esa orientación ideológica emerge al frente de las preferencias en Costa Rica, mientras la caída de Araya de un 38 a un 19 por ciento de intención de voto en los últimos dos meses puso en alerta al partido de gobierno y a otras formaciones derechistas.

Pocos días después, en diciembre, una segunda encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica confirmó que Araya cayó en las preferencias electorales y Villalta subió y lo alcanzó.

Ese sondeo del CIEP publicado por el Semanario Universidad, precisó que Araya encabeza la intención de voto (17,4 por ciento) pero con Villalta pisándole los talones (15,7 por ciento) y considerando el margen de error de la muestra (un 3,89 por ciento), estadísticamente se da un virtual empate técnico.

La nueva encuesta ubica a Guevara en tercera posición con un 10,4 por ciento y supera a Solís (5,1 por ciento), seguido por Piza (3,1 por ciento), mientras un grupo de otros candidatos suman un 1,1 por ciento de las intenciones de voto.

Para el CIEP, persiste la indecisión de prácticamente la mitad del electorado respecto al candidato a elegir y sigue reinando incertidumbre sobre el resultado.

En otro sondeo de intención de voto realizado por el CIEP dos meses antes, Araya había obtenido 24,6 por ciento, Guevara 9,9 por ciento, Villalta 9,7 por ciento, Solís 4,2 por ciento, Piza tres por ciento y otros sumaban 1,3 por ciento.

Entonces, comparativamente, Araya bajó de un 24,6 a un 17,4 por ciento y Villalta subió de un 9,7 a un 15,7 por ciento, de acuerdo al CIEP.

Araya reaccionó con una campaña para infundir temor al electorado, al decir que Villalta no le conviene al país porque es una opción peligrosa para el sistema democrático, en tanto los medios de la derecha tildan al opositor de inexperto.

Asimismo, el liberacionista insiste en que su formación está al centro del espectro político costarricense y pide a sus partidarios en el más rancio estilo neoliberal: Ayúdenme para que me “contraten” como presidente.

El Frente Amplio respondió que el PLN dejó de ser del “centro” hace mucho tiempo, desde que aplicó programas de ajuste estructural y transitó la ruta neoliberal de aperturas y privatizaciones, pues fundido con otros partidos derechistas promovió el capitalismo salvaje y la corrupción, e impulsó políticas que producen hambre, pobreza, desempleo y más desigualdad.

Para los politólogos, se avecina una campaña de confrontación ideológica entre quienes hoy detentan el poder y un candidato como Villalta, que propone cambios como detener las privatizaciones de servicios públicos, garantizar que el salario mínimo cubra los costos de la canasta básica y que exige a la inversión extranjera respetar la legislación laboral, ambiental y de seguridad social.

Pero UNIMER dejó claro que la pérdida de preferencias de Araya está muy vinculada al descontento generado por su correligionaria, la presidenta Laura Chinchilla, cuya gestión sólo goza del respaldo del 11 por ciento de la población, pues el 88 por ciento consideran muy mala, mala o regular su labor.

Se trata de la peor calificación alcanzada por un gobernante entre las seis últimas administraciones que han regido los destinos de ese país desde 1990, indicó la encuestadora y recordó que la desaprobación es sostenida desde junio debido a escándalos por corrupción, un vuelo de la mandataria a Perú en un avión sospechoso de realizar narcotráfico y la fallida concesión de una carretera.

Ese último episodio consistió en otorgar a la empresa brasileña OAS una concesión para ampliar y administrar por 30 años una autopista que enlaza a San José con su principal aeropuerto y varias poblaciones, con cobro de un peaje de cuatro dólares por recorrido, lo que levantó protestas populares y para anular el contrato Chinchilla acordó resarcir a la constructora con 34,9 millones de dólares.

Al cierre del año, la última encuesta de UNIMER reveló que el 72 por ciento de los costarricenses considera mala o muy mala la labor del gabinete, un 75 por ciento cree que el Gobierno es corrupto o muy corrupto; un 51 por ciento considera que maneja el gasto ineficientemente y un 89 por ciento opinó que la administración trabaja sólo para beneficiar a algunas personas y no a todos.

Además arrojó que el desempleo, la inseguridad, el alto costo de la vida y la corrupción son las mayores preocupaciones de una población también agobiada por la pobreza, el mal estado de la economía y la drogadicción.

Paralelamente, el Observatorio de la Coyuntura Económica y Social de la estatal Universidad Nacional considera ficticio que el crecimiento económico sea superior al cuatro por ciento declarado por el Gobierno y alertan que el déficit fiscal del país podría llegar al 5,3 por ciento del PIB y el desempleo ronda el 10 por ciento.

Para la coordinadora del Observatorio, Roxana Morales, la tasa de crecimiento no se traduce en mayor bienestar para la población en general y la cifra reportada por las autoridades está concentrada en pocas actividades que no generan altos encadenamientos productivos ni son dinamizadores del empleo, y ejemplifica que sin contar las zonas francas, el crecimiento pasa de 4,6 a 2,6 por ciento.

Otro experto de la UNA, Henry Mora, señaló que este año el Gobierno ha perdido control sobre el déficit fiscal, sobre todo por un alza en el pago de los intereses de deuda interna, que crecen desproporcionadamente.

En medio de los desaciertos y los escándalos por corrupción y para afianzar su imagen electoral, el Gobierno del PLN arreció este año su postura respecto a los diferendos fronterizos con Nicaragua aprovechando el marco de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para denunciar al vecino país por la construcción de dos canales en una zona en disputa limítrofe pendiente de fallo.

En ese episodio, el veredicto fue favorable a la demanda de San José, y posteriormente la CIJ decidió no acoger una solicitud nicaragüense de imponer medidas cautelares a Costa Rica por causar daños ambientales al construir una carretera en la margen sureña del fronterizo río San Juan.

Ahora queda por conocer un veredicto pendiente de la CIJ sobre quién ejercerá soberanía sobre un humedal ubicado en el delta de ese cauce, llamado Isla Calero o Portillo por Costa Rica y conocido en Nicaragua como Harbour Head.

El año cerró en San José con la III Reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) con los Mecanismos Regionales y Subregionales, como parte de las actividades y gestiones con las cuales Costa Rica se prepara para recibir el 29 de enero próximo de manos de Cuba la Presidencia pro témpore del órgano regional integracionista.

Fuente: Prensa Latina/ARGENPRESS.Info

You must be logged in to post a comment Login