Lo tranquilo

tranquilidadPor Gustavo E. Etkin

 

Lo tranquilo

se desplaza

calmo

en la petulancia

de las horas

zarabandas breves

amparadas por el viento

caracoleadas

por la lenta

brisa blanda

o el sonoro bostezo

del sol

apoyado

en un

planeta inmóvil.

 

Lo tranquilo

contempla

el templo

plúmbeo

de los recuerdos

sombríos.

Se bambolea

calculando

lentas venganzas.

 

Espera paciente

que lleguen

los días

del saludo

final.

 

Lo tranquilo

tranquilo parece

aunque espere siempre

que alguna cosa empiece.

 

Gustavo E. Etkin escribe desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL

 

 

You must be logged in to post a comment Login