Acuerdos de Paz dan vida a la democracia

La importancia que tuvieron los Acuerdos de Paz firmados el 16 de enero de 1992 no solo para El Salvador sino para la comunidad internacional, destacó el embajador de ese país ante la Casa Blanca, Rubén Zamora, durante las celebraciones del 22 aniversario en esa sede diplomática en Washington.

Personajes que estuvieron muy cerca de ese trascendental proceso participaron en las celebraciones esta semana, entre ellos el ex embajador de Estados Unidos en El Salvador, William Walker (1988-1992), el ex subsecretario adjunto para asuntos interamericanos, Bernard Aronson, entre otros.
“Después de 12 años de conflicto armado, las partes en contienda, con la ayuda de muchos países amigos, lograron llegar a un acuerdo que nos introdujo a la vida democrática”, recordó el diplomático salvadoreño.

El orador principal en este evento fue el profesor William Leo Grande, vicerrector de Asuntos Académicos de American University, quien destacó la labor de Estados Unidos en el proceso de paz salvadoreño y subrayó la labor de personas como Walker y Aronson, quienes fueron “una gran ayuda para facilitar el proceso de diálogo”.

El académico resaltó el gran esfuerzo que hizo la sociedad entera para terminar una guerra que duró doce años.

Durante la conmemoración, las personas que asistieron pudieron ver un fragmento de la histórica firma de los Acuerdos de Paz, en el Castillo de Chapultepec, México.

Eso sirvió de contexto para recordar ese 16 de enero de 1992, cuando finalmente miembros del gobierno de El Salvador y ex comandantes del FMLN estrecharon sus manos para simbolizar el cese del conflicto armado.

El embajador Zamora destacó que a pesar de que se ha avanzado mucho en el tema de la democracia en El Salvador, aún quedan muchas cosas por hacer, pero que 1992 fue el punto de partida para la construcción de un mejor país.

 

 

You must be logged in to post a comment Login