El auge de las cholitas

Cholita-1-graphic_1392724743Por Paula Dear

El término mismo en boca de algunos es despectivo: “cholas”. Sin embargo, en una vuelta del destino, estas bolivianas están en la cresta de un resurgimiento que las ha visto transformarse de ser criadas de las clases medias, sistemáticamente estereotipadas y discriminadas, a tener influencia real en la economía, política y en el mundo de la moda.

Con sus altos bombines, faldas infladas y actitud coqueta, parecen salidas de un drama de época de la televisión de principios del siglo pasado, pero las cholas —o como se les conoce cariñosamente, cholitas— son una fuerza impulsora en la Bolivia moderna.

cholitas-140221121325_cholas_1

Contenido relacionado

Una voz aymara en BBC Mundo

Hace apenas una década, a estas indígenas aymaras y quechuas —que pueden ser fácilmente identificadas por su elegante y distintiva indumentaria— les negaban la entrada a ciertos restaurantes, taxis e incluso a autobuses públicos.

No les permitían caminar libremente en la plaza central de La Paz, la Plaza Murillo, ni en los suburbios ricos como Zona Sur.

Eran predominantemente campesinas que habían emigrado a las ciudades y consideradas como de un estrato inferior, que debían quedarse en casa o trabajar como sirvientas o vendedoras ambulantes.

“Solían decir, ‘¡chola, no, no!’ cuando intentamos ir a esos lugares”, recuerda Carmen Mamani de Espejo, quien vende flores todos los sábados en el mercado Rodríguez de La Paz. “Ahora es mucho mejor para cholitas. Tenemos más confianza, podemos ir donde queramos”.

La vestimenta cotidiana de Carmen es la clásica de cholita. Así la moda y las estaciones cambien, las cholas no se alejan del “uniforme”, que consta de una falda de varias capas pesada con enaguas, un chal largo, un bombín equilibrado precariamente en la cabeza, joyas y pequeños zapatos sin tacón.

Valerie Salinas, quien escribió un artículo de investigación llamado “Chola paceña: ícono de la moda”, dice que los españoles obligaron a los indígenas a adoptar ropa europea para “frenar sus aires subversivos”.

“La chola era muy inteligente, llevó la carga de este vestido —algo que no le gustaba— pero lo moldeó a su gusto y al final la empoderó”, asegura Salinas.

Aprovechando el gran cambio

Sigue habiendo pobreza, la diferencia es que ahora hay oportunidades para las cholitas impensables hace una década.

Sigue habiendo pobreza, la diferencia es que ahora hay oportunidades para las cholitas impensables hace una década.

Las cholitas siempre han estado orgullosas de su cultura, pero ahora han reclamado su imagen con una confianza que, en gran parte, proviene de un cambio social masivo.

Un aumento gradual de los movimientos populares en Bolivia —en su mayoría liderados por grupos de campesinos rurales— que culminó en la elección del primer presidente indígena del país, Evo Morales, 2005 ha sido acreditado con la transformación en curso del país.

Las mujeres y los pueblos indígenas han sido un enfoque particular de nuevas políticas y las leyes destinadas a acabar con el elitismo del pasado.

Aunque la pobreza y la desigualdad persisten, la economía boliviana está creciendo.

Con más dinero circulante y con muchas cholitas comerciantes, hay más dinero para gastar, y se nota.

En la pasarela

 

cholita 4-140221121331_cholas_304

El cambio no es sólo económico, sino también de actitud social.

Hoy en día se ven cholitas estudiando en las universidades, trabajando en los ministerios del gobierno, bancos y oficinas de abogados y presentando programas de radio y televisión.

Y en escenas que eran inimaginables hace 10 o 20 años, hay desfiles de moda cholita y muestras cada vez más ostentosas de costosos vestuarios de diseñador de estilo chola en la vanguardia de festivales como el evento del año en La Paz: Gran Poder.

“Hace 10 años era casi imposible pensar que una chola podía ser abogada o un periodista, o estar frente de una cámara de televisión, presentando un programa nacional”, dice María Isabel Córdova, que el año pasado creó una nueva revista para la Comunidad Aymara de La Paz.

 

Cholitas del alto vuelo

• Silvia Lazarte, un líder campesina del Oriente de Bolivia. Fue elegida por el presidente Morales para ser presidente de la Asamblea Constituyente, que redactó la nueva Constitución

• Periodista y ex política Remedios Loza quien fue líder del populista partido PREFECTURAL y una de las primera cholitas en dirigir un programa de radio y posteriormente presentar en la televisión

• Famosa chef de televisión Justa Canaviri

• Abogada y ex política Rosario Aguila

 

“Aunque aún puede haber alguna discriminación, la chola está ganándose un lugar en la sociedad”.

El que Córdova haya decidido su revista, “Ayni Sociales”, es notable en sí mismo.

“La Comunidad Aymara tiene una vida social muy activa y es un mercado emergente económicamente. Pero dedicar una revista a mostrar el glamour de esta sociedad habría sido impensable en el pasado. Todo ha cambiado”.

Tal ha sido la transformación que en los últimos meses se estableció la primera agencia de modelaje especiado en cholitas en La Paz.

Al timón está la formidable Rosario Aguilar, abogada, política y una apasionada promotora de moda y cultura cholita.

Cuando empezó a promover la idea de hacer desfiles de moda cholita hace nueve años, tuvo que luchar para convencer a la gente pues sentían que “nadie querría verlo,” dice.

“Tuvimos que rogarle a los diseñadores que participaran. Les intimidaba, no sé si era miedo al rechazo. También era difícil alentar a las cholitas a ser modelos”.

“Ahora tenemos una larga lista de personas que desean participar”.

Hasta quienes no lo son

Y hay un detalle revelador: muchas de los modelos y las mujeres que se ven en fiestas y grandes eventos sociales no son cholitas “de verdad”.

“Una verdadera cholita habla a aymara y lo trae de familia. Y sabe cómo vestirse. Por ejemplo, hay que ponerse la falda bien alto para que el trasero se vea grande”, explica la hija de 27 años de Carmen Clara Espejo Mamani.

Ella quiere tomar la identidad cholita de su madre y abuela en el futuro, pero la ropa puede ser muy costosa, así que está ahorrando para comprar su primer atuendo.

“Es bueno que algunas mujeres se vistan así incluso si no es real”, opina Norma Barrancos Leyva, cholita y presentadora en la estación de lengua Aymara Radio San Gabriel. “Demuestra que hay orgullo en la pollera (falda chola), es parte de nuestra cultura e identidad de nuestro país”.

Barrancos creció en un pueblo a tres horas desde La Paz. Su abuela le dijo que las cholas no podían ir a la universidad, ni ser profesoras ni ministras del gobierno. Ahora trabaja como periodista y se viste como una cholita todos los días, pues no hay ninguna razón para no hacerlo.

Cholita 6-140221121333_cholas_4

En el 2012 pasó un mes trabajando en BBC Mundo en Londres, con la ayuda de fondos caritativos.

“Me siento tan feliz de que tuve la oportunidad de hacer periodismo internacional, que no habría tenido antes. Las cholitas ahora ocupan un lugar en la jerarquía, tienen un valor”.

Y ya es oficial. En octubre pasado el Consejo de La Paz aprobó una ley municipal declarando que la chola paceña (cholita de La Paz) era una parte central del patrimonio cultural de la ciudad. Añadió que la “ideología colectiva ha cambiado de (las cholitas) simplemente ocupando el mercado informal y el servicio doméstico” a tener roles en los ámbitos “políticos, medios de comunicación y negocios”.

“Esta mujer, cuyo sello es una mezcla de dominio español y orgulloso americano original, está en auge”, dijeron los políticos de la ciudad.

Fenómeno puramente femenino

cholita-7-140221121335_cholas_5

Hay cholitas en toda Bolivia y los tipos de faldas y sombreros cambian dependiendo de la región.

En las ciudades, no hay ningún equivalente masculino; las cholitas casi siempre se verán en el brazo de un hombre vestido con ropa occidental.

En las zonas rurales, pueden verse algunos hombres usando ropa más tradicional, como ponchos y gorros de lana cubriéndoles las orejas (en los Andes), pero no es universal.

Las fiestas especiales son la excepción, pero en la vida cotidiana es un fenómeno femenino.

Las cholitas todavía ocupan ambos extremos de la escala social y económica, pero el equilibrio se ha desplazado.

“Por supuesto algunas siguen siendo pobres”, dice la destacada diseñadora de moda cholita Limbert Cussi.

“Yo trabajo con cholas que tienen dinero. Ellas ya no venden en la calle; importan mercancía de China, Chile, Panamá y ganan mucho”.

“La moda cholita de alta calidad puede ser muy costosa. Para las personas más ricas, entre más caro, mejor: un juego de joyas de oro para un gran evento puede llegar a costar US$18.000. Es una competencia”.

Limbert diseña y hace sombreros de lana de vicuña para el sector exclusivo del mercado, así como chales para eventos especiales que pueden costar US$3.000 cada uno.

También creó y dirige el sitio web Cholita Paceña, que abarca moda y noticias y está en el segundo año de producción de un calendario cholita.

“Queríamos retar esa imagen de las cholitas como mujeres pobres rurales con bebés en sus espaldas”.

“Antes, la gente no quería la vida chola para sus hijas y sus hijas no lo querrían para sí mismas. Ahora es al revés”.

Contexto

 

Contenido relacionado

Una voz aymara en BBC Mundo31.10.12

Todas las fotos por Paula Dear, excepto donde esté especificado.

Fuente: BBC Mundo

You must be logged in to post a comment Login