Asesino de ecuatoriano es muerto a tiros en cárcel de Israel

Samuel Sheinbein.

Samuel Sheinbein.

Por Ramón Jiménez

Samuel Sheinbein, quien cometió uno de los crímenes mas espeluznantes en el condado de Montgomery, Maryland fue muerto a tiros por guardias de una prisión el domingo en Israel, país al que huyó y en donde purgaba una condena de 24 años.

Sheinbein, de 34 años, guardaba prisión desde 1997,  después que junto con su cómplice Aaron Needle —ambos adolescentes en esa época— asesinaron al ecuatoriano Alfredo Enrique Tello, de 19 años y luego con una sierra eléctrica cortaron su cuerpo en varios pedazos y los colocaron en bolsas plásticas en una casa vacante.

Los restos fueron encontrados por unos agentes de bienes raíces que realizaban trámites para vender el inmueble, quienes dieron aviso a las autoridades del condado de Montgomery, que tras investigaciones encontraron a los autores del crimen.

Con la ayuda de su padre Sol Sheinbein el asesino logró viajar a Israel y obtener la nacionalidad automática al ser hijo de un nacional del país. En la actualidad todavía está vigente una orden de arresto para su padre al visitar Estados Unidos.

Needle se ahorcó en un centro penitenciario del condado de Montgomery a los pocos días de haber asesinado a Tello en la casa vacante en las cercanías de Aspen Hill en la ciudad de Rockville.

Según reportes de las autoridades carcelarias israelíes Sheinbein logró obtener un arma de fuego y disparó a varios guardias de la prisión, cinco de los cuales resultaron heridos de diversa consideración.

Trascendió que hace dos semanas Sheinbein logró obtener un permiso penitenciario (libertad condicional) y trató de adquirir en la localidad de Ramla, al sur de Tel Aviv, un arma de fuego en una tienda, aunque el propietario del negocio lo consideró sospechoso y decidió no vendérsela, y fue arrestado cuando trataba de robar una pistola, según medios de prensa israelíes.

El Servicio de Prisiones de Israel abrió una investigación para determinar cómo logró introducir el arma en la prisión con la que disparó a los agentes antes de parapetarse en la celda donde murió.

El caso de Sheinbein llevó al Parlamento israelí a enmendar la legislación para hacer más fácil la extradición de ciudadanos israelíes acusados de cometer delitos en el extranjero.

You must be logged in to post a comment Login