La mayor reducción del ejército de EE.UU. desde antes de la Segunda Guerra Mundia

Hagel destacó que la Fuerza Aérea eliminará su flota de aviones U-2 y A-10, de la Guerra Fría.

Hagel destacó que la Fuerza Aérea eliminará su flota de aviones U-2 y A-10, de la Guerra Fría.

El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, dio a conocer los planes para reducir el tamaño del ejército del país a un nivel que no se veía desde antes de la Segunda Guerra Mundial.

Al delinear su plan presupuestario, el jefe del Pentágono propuso recortar el número del personal activo en el ejército de 520.000 a entre 440.000 y 450.000 efectivos.

Contenido relacionado

¿Cómo quedará el ejército estadounidense tras los recortes?

Ejército británico reducido a niveles de la era post-napoleónica

¿Por qué se suicidan tantos soldados estadounidenses?

Según la iniciativa, será eliminada la flota de aviones que operaba en los tiempos de la Guerra Fría, lo que incluye el avión espía U-2 y el jet de combate A-10.

Según explicó a BBC Mundo Boris Saavedra, profesor de la Universidad Nacional de Defensa, con sede en Washington D.C., “van a seguir habiendo cambios en los próximos cuatro o cinco años”.

“La tendencia general es a la reducción del tamaño del ejército, ya no hay recursos para sostener esas grandes estructuras”.

 

Hagel destacó que la Fuerza Aérea eliminará su flota de aviones U-2 y A-10, de la Guerra Fría.

El plan anunciado por Hagel, sin embargo, requiere la aprobación del Congreso.

El ejército de EE.UU. está bajo presión para reducir su tamaño luego de dos costosas guerras en el extranjero.

“Este es un presupuesto que reconoce la magnitud de nuestros desafíos fiscales”, dijo Hagel.

Y agregó: “Hay decisiones difíciles por delante. Esa es la realidad con la que estamos viviendo”.

clic

Lea: Ejército británico reducido a niveles de la era post-napoelónica

Mientras EE.UU. se preparaba para poner fin a su presencia en operaciones de combate en Afganistán a finales de este año, ya se esperaba que el número de miembros activos del ejército fuese reducido a 490.000.

Pragmatismo fiscal

Chuck Hagel dijo que la reducción del número de soldados en servicio activo a su nivel más bajo en 74 años no entraña riesgos y probablemente no ponga en riesgo la capacidad de combatir múltiples conflictos al mismo tiempo, pero se mostró confiado de que EE.UU. estaría en capacidad de derrotar a cualquier agresor.

El gasto militar se duplicó tras los atentados del 11 de septiembre 2001, pero ha comenzado a declinar lentamente en respuesta a la crisis presupuestaria y Hagel dijo que el país ya no se siente inclinado a participar en la clase de operaciones largas y costosas como las que se montaron tanto en Irak como en Afganistán.

No es sólo el pragmatismo fiscal lo que ha causado la reducción de las ambiciones militares de EE.UU., por supuesto. Después de más de una década de guerra, el pueblo estadounidense está claramente cansado del conflicto y del impacto que puede tener en las familias los efectivos en el frente.

David Willis – BBC Washington

Hagel dijo que el gobierno también recomendaría el cierre de algunas bases militares en suelo estadounidense en 2017, aunque estas propuestas han sido rechazadas por el Congreso en años recientes.

El jefe del Pentágono también reveló planes de cambios en sueldos y beneficios como por ejemplo, frenar subsidios a la vivienda, limitar los incrementos salariales y aumentar el costo de los seguros de salud.

El escenario del siglo XXI

Para Saavedra, la decisión anunciada por el jefe del Pentágono responde, además de a asuntos presupuestarios, a una realidad imperante en el actual escenario geopolítico y a lo que considera una “transición del poder económico, social y militar”.

Después de la Segunda Guerral Mundial -concretamente a partir del tratado de Yalta en febrero de 1945, que marcó el inicio de la guerra fría- fue que se produjo la gran expansión del aparato militar estadounidense. “Esto terminó en 1989, con la caída del muro de Berlín y el posterior desmoronamiento de la Unión Soviética”.

Sin embargo, ya en el siglo XXI las cosas han cambiado de forma notable.

“Las capacidades militares ya no se definen por los tamaños de los ejércitos. El combate a las grandes amenazas que existen hoy a nivel global –el terrorismo, el crimen organizado, el narcotráfico, el terrorismo cibernético– no requiere del despliegue de grandes aparatos militares”, dice Saavedra.

“Ahora el enemigo es multidimensional”, añade, “puede estar dentro o fuera del país, puede estar en un transporte público, vestido de civil, sin uniforme o sin seguir normas de guerra. Puede estar en el espacio cibernético, que es otro campo de batalla. Todo esto ha llevado a repensar cómo se va a utilizar el aparato militar”.

“Las guerras se ganan políticamente”

 

Analistas dicen que los grandes despliegues de soldados no son efectivos contra las actuales amenazas globales.

De hecho, hablando de la actual fortaleza del Ejército de EE.UU., Hagel afirmó: “Ya que no estamos dimensionando la fuerza para las operaciones de estabilidad prolongada, un ejército de este tamaño es más grande que el requerido para satisfacer las demandas de nuestra estrategia de defensa”.

Para Saavedra, la doctrina militar que definió a EE.UU. hasta la llamada primera Guerra del Golfo, “en la década de los 90 del siglo pasado” (despliegue de tropas masivas, golpe directo al enemigo, etc.) ya no tiene mayor sentido.

En la actualidad, explica, la tendencia en la mayoría de los países es migrar hacia la democracia y el respeto de los derechos fundamentales, por lo que la solución de los conflictos pasa por el “poder inteligente”: la disuasión y el manejo de la diplomacia, tal como ocurrió recientemente con la tensión generada entre EE.UU. y Siria por el caso del aparente uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar Al Asad.

Las capacidades militares ya no se definen por los tamaños de los ejércitos. El combate a las grandes amenazas que existen hoy a nivel global –el terrorismo, el crimen organizado, el narcotráfico, el terrorismo cibernético– no requiere del despliegue de grandes aparatos militares. ”

Boris Saavedra – Universidad Nacional de Defensa

“Las guerras ya no se ganan militarmente sino políticamente y las recientes guerras de Irak y Afganistán son prueba de ello”, dice Saavedra.

“Hoy por hoy EE.UU. es la fuerza militar más importante del mundo y no por la cantidad de efectivos que tiene sino por los recursos en materia de inteligencia, por la tecnología, la robótica, los drones, el estudio de las técnicas del enemigo”.

“La insurgencia, los militantes, usan formas de combates no ortodoxas -pueden usar mujeres con explosivos o atacar a terceros, a ciudadanos o no combartientes- y frente a eso es muy poco lo que pueden hacer los grandes y costosos despliegues de tanques, de aviones y de soldados”.

La reducción tiene sus oponentes

Sin embargo, la reducción del gasto militar bien puede generar alborotos en el Capitolio, que se prepara para las elecciones legislativas de mitad de periodo en noviembre.

La reacción ante la propuesta no se hizo esperar. Algunos congresistas republicanos advirtieron que estos recortes podrían afectar la capacidad de acción de las fuerzas armadas.

“El mundo no se está volviendo un lugar más seguro. No es el momento para empezar a retirarnos y sin duda no es el momento de reducir nuestras fuerzas armadas”, dijo el representante republicano Michael Turner a la agencia de noticias Bloomberg.

Entretanto, el presidente del comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Michael McCaul, culpó a Barack Obama por la situación, diciendo que los recortes sólo son necesarios porque no se han hecho en otros sectores.

De modo que el tamaño de ejército quedaría en su punto más bajo desde 1940, antes de que el país entrara en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), cuando constaba de 267.767 miembros en servicio.

El mínimo de efectivos tras ese conflicto se dio en 1999, con un total de 479.426 soldados

La cifra alcanzó un máximo de 1,6 millones durante la guerra de Corea, en 1952, y durante la guerra de Vietnam, en 1968.

En 2000, un año antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el número de soldados era de 482.000. Tras los ataques, la fuerza alcanzó un máximo de 566.000 en 2010.

clic

Lea también: Los riesgos de un ataque cibernético preventivo

Contexto

Contenido relacionado

¿Cómo quedará el ejército estadounidense tras los recortes?07.01.12

Ejército británico reducido a niveles de la era post-napoleónica23.01.14

¿Por qué se suicidan tantos soldados estadounidenses?05.06.13

You must be logged in to post a comment Login