Jardinero jubilado vive con $868 mensuales

Foto: New America Media.

Foto: New America Media.

Por Ngoc Nguyen

José Méndez, de 64 años, ha vivido en el Hotel Hartland de la Geary, cerca a Larkin, durante siete años.

Después de haber vivido en la calle y en refugios, anteriormente, Méndez ahora está agradecido de tener donde vivir. Su habitación es pequeña, pero tiene baño. No hay cocina, pero con su refrigerador grande, tostadora y horno microondas no le va mal.

En una tabla para cortar, encaramada sobre una silla, el pica cilantro, cebolla, jalapeños y limones para hacer ceviche. La versión de Méndez tendrá “Siete tipos de pescados y mariscos”, según él. Los compra en un mercado chino en el barrio.

Él disfruta compartir comidas y por esto, frecuentemente, cocina para su grupo de estudio bíblico, el cual se reúne dos veces a la semana en su habitación.

“Usted no lo creería. Pueden haber entre cinco y siete personas en este cuarto, con los niños sentados en el suelo”, dice.

Acidente terrible

Méndez cuidó de las terrenos de la Universidad de California en San Francisco durante 24 años.

Con orgullo el habla de las zonas que ayudó a mantener: Clarendon, Laguna Honda, Parnaso, Laurel Heights y Mount Zion.

Como jardinero, Méndez trabajó por toda la ciudad “soplando las hojas, pintando, lijando y haciendo otros trabajos.

Méndez tuvo un accidente mientras trabajaba; cargaba una escalera, tropezó y rodó por la escalera. Pasó una semana en cama sin poder moverse. Un médico le dijo que ya no podría hacer trabajos tan extenuantes.

“Esa fue mi jubilación,” dijo Méndez .

De pie en su pequeña habitación, Méndez apunta a un bastón que cuelga junto a la puerta, fácil de agarrar al salir. Esa caída se produjo hace más de una década, pero ha dejado cicatrices físicas y emocionales.

Méndez siente dolor, entumecimiento y temblores, especialmente en el lado izquierdo de su cuerpo, desde su mano hasta su pierna. Ve a un terapeuta dos veces a la semana, dice, mientras habla sobre el accidente que le cambió la vida.

Después del accidente, Méndez dice que se deprimió y usó drogas y alcohol. Con el tiempo, perdió a su familia y se quedó sin hogar. Los siguientes seis años los pasó en la calle y saltando de refugio en refugio. Finalmente encontró un hogar en Hartland.

“Esperé tres años para conseguir esta habitación”, dice.

$38 para gastar cada semana

Méndez vive de los $868 al mes que recibe del Ingreso Suplementario de Seguridad (Supplemental Security Income). El dinero se le deposita directamente y es administrado por la Clínica de vivienda Tenderloin (THC), la organización sin fines de lucro que opera el hotel Hartland y otras propiedades en la ciudad. Cada mes, THC deduce automáticamente alrededor de $500 para el pago de la renta y lo que sea necesario para el pago de servicios. Todos los jueves, Méndez recibe lo que sobra: $38.

Generalmente, utiliza este dinero para hacer mercado; gasta 30 dólares al mes en medicamentos y $15 para lavar la ropa.

“Tan pronto como llega el dinero, voy a la tienda”, dice. “Tengo una lista. Compro esto y lo otro y al día siguiente, mi billetera está vacía. Pero tengo lo suficiente para la semana. Entonces, espero hasta el jueves siguiente por el otro cheque”.

Méndez dice que estira el dinero trabajando como voluntario en las despensas de alimentos de las iglesias St. Anthony y Glide Memorial United Methodist y así a veces puede llevar alimentos a casa. También le sirven estos lugares para conseguir ropa, jabón en barra y cepillos de dientes.

Méndez mantiene su pequeña habitación ordenada. Una Biblia descansa sobre su cama. Platos, vasos y cubiertos están en cestas de plástico en la parte superior de su armario.

No siempre es fácil mantener todo limpio. Dos tiras con pegamento detrás de la nevera capturan decenas de cucarachas. Y Méndez agrega que hasta hace poco estaba infestado de chinches.

Sin embargo, el toma las molestias con calma. Dice que se enfoca en lo que es importante.

“Me encanta [aquí], porque todo el mundo me trata bien”, dice. “Yo no quiero pelear con nadie. Soy amable con todo el mundo.”

Fuente: New America Media,

 

 

You must be logged in to post a comment Login