Perspectivas económicas y sociales de América Latina y el Caribe

El “Panorama económico y social de América Latina y el Caribe” fue el tema sobre el cual giro la disertación del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, durante la 55 Cátedra de las Américas, que tuvo lugar este miércoles en Washington.

Junto con mencionar la existencia de avances en el desarrollo de la región, en los últimos años, ambos disertantes ofrecieron sus puntos de vista sobre cuáles son los desafíos pendientes y qué aspectos es necesario mejorar hacia el futuro.

Jim Yong KIm y Josee Miguel Insulza. Foto: Diego Páez/OEA.

Jim Yong KIm y Josee Miguel Insulza. Foto: Diego Páez/OEA.

Insulza reiteró que uno de los principales desafíos de la región es construir sociedades más inclusivas y llevó su reflexión al tema central de la próxima Asamblea General de la OEA, que se realizará en Paraguay en la primera semana de junio -“Desarrollo con inclusión social”- señalando que se puede dar un paso importante para avanzar en este camino.

Tras recordar que en la Asamblea General de la OEA de 2012 se aprobó la Carta Social de las Américas, hizo un llamado para avanzar en la aplicación de la Carta durante la Asamblea General de Asunción. “El tema de este año de la Asamblea General supone un impulso para completar y aprobar el Plan de Acción de la Carta y para hacer de este instrumento una herramienta poderosa para el desarrollo sostenible e inclusivo en la región”.

El máximo representante de la institución hemisférica, por una parte destacó el crecimiento económico de América Latina y el Caribe durante la última década, lo que permitió aumentar en un 50 por ciento su clase media, la cual está integrada por unos 150 millones de personas, pero advirtió que pese a ese crecimiento, América Latina y el Caribe sigue siendo una de las regiones más desiguales del mundo.

“A fines de 2013, un estimado de 164 millones de personas vivían en la pobreza –casi el 28 por ciento de la población regional-, mientras 66 millones de personas, o el 11,5 por ciento, vivían en la extrema pobreza o la indigencia”, puntualizó. “Esas estadísticas son muy altas para una región con nuestro nivel de desarrollo”, remarcó seguidamente Insulza durante la Cátedra, que tuvo lugar en la sede de la institución hemisférica en Washington, DC.

El secretario general de la OEA sostuvo que la desigualdad de América Latina y el Caribe tiene sus raíces en la historia colonial del continente, y que se acentúa por la desigualdad en el acceso a bienes públicos esenciales como la educación. “El acceso desigual a la educación de calidad y a otros activos productivos no sólo es la fuente de grandes disparidades económicas, sino que también evita la movilidad intergeneracional”, afirmó Insulza, que a modo de ejemplo señaló que “la mitad de la población adulta (entre 25 y 65 años) que vive en la indigencia no ha completado la educación primaria”.

Insulza recordó que durante la reciente reunión conjunta del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), uno de los mensajes clave del simposio fue que “es imprescindible no sólo sacar a la gente de la pobreza extrema; también es importante asegurarse que, en el largo plazo, no queden atascados justo por encima del umbral de la pobreza extrema debido a la falta de oportunidades que podría impedir su progreso hacia mejores medios de vida”.

Insulza advirtió, en este sentido, que en América Latina y el Caribe cuatro de cada diez personas viven en lo que se denomina “el frágil medio”, es decir “no son ni pobres ni de clase media, ganan entre dos y diez dólares por día y son muy vulnerables a una desaceleración de la economía mundial”.

Finalmente, el secretario general de la OEA alertó que las últimas previsiones del FMI y el Banco Mundial señalan que la región crecerá un 2,5 por ciento en 2014, y un 3 por ciento en 2015, por debajo del promedio del crecimiento mundial que será de 3,6 por ciento en 2014 y 3,9 por ciento en 2015.

“En este contexto, un aspecto importante a abordar son las consecuencias que tendrá para el desarrollo social una perspectiva económica débil para la región, en particular en relación con el mantenimiento de los esfuerzos de reducción de la pobreza y la desigualdad”, culminó Insulza.

En su presentación, el presidente del Grupo del Banco Mundial se enfocó en la necesidad de un “crecimiento económico incluyente” en la región, para responder a las cada vez mayores exigencias de la población.

“Los gobiernos de la región son víctimas de su propio éxito”, dijo Kim. Agregó que “han avanzado mucho en términos de impulsar el crecimiento y reducir la desigualdad. Sin embargo, y precisamente gracias a este éxito, los ciudadanos ahora reclaman mucho más que antes, presionando a sus gobiernos para que brinden respuestas”.

Hubo participación de los asistentes a la disertación. Foto: Diego Páez/OEA.

Hubo participación de los asistentes a la disertación. Foto: Diego Páez/OEA.

Para crecer, dijo el presidente del BM, América Latina tiene que ser más productiva, innovadora, y adaptable. Asimismo, para promover el desarrollo, la región debe “mejorar la logística y la infraestructura, la educación y el ambiente laboral”, así como la competencia.

“Los avances económicos y sociales se apoyan mutuamente”, continuó el más alto ejecutivo del Banco Mundial. “Garantizar el acceso a una educación de calidad a niños desfavorecidos aumenta su capacidad productiva y mejora la inclusión social a través de la creación de más empleos. Esto, a su vez, significa un mayor crecimiento de las personas y aún más recursos para mejorar su calidad de vida”, sostuvo Kim, quien concluyó afirmando que “junto a la familia interamericana de instituciones, seguiremos apoyando los esfuerzos de la región por acelerar el progreso económico y social en los próximos años”.

Después de su intervención, el presidente del Grupo del Banco Mundial y el Secretario General participaron en un diálogo sobre el tema con la audiencia. Minutos antes del inicio de la Cátedra, ambos dirigentes mantuvieron una reunión privada en la que participaron el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Hasan Tuluy; el jefe de gabinete del secretario general de la OEA, Hugo de Zela; el secretario de Relaciones Externas de la OEA, Alfonso Quiñonez; y el director del Departamento de Asuntos Internacionales de la OEA, Jorge Sanín.

 

You must be logged in to post a comment Login