Trabajadores de aeropuertos piden mejor salario

ronald-reagan-washington-national-airport-620x436

Trabajadores de casi 20 de aeropuertos más transitados —incluidos auxiliares, porta-equipaje, limpiadores de cabinas— intensifican demanda por $15, derecho sindicales durante un rally que se llevará a cabo en el Aeropuerto Nacional Ronald Reagan: Salón Histórico: Terminal A

Washington, D.C. — En una manifestación con cientos de trabajadores con bajos salarios, funcionarios electos y el clero, los trabajadores subcontratados de servicios en el Aeropuerto Nacional Reagan y en el aeropuerto Dulles, anunciarán planes para tener un voto a favor de convocar una huelga durante la temporada navideña en contra de Huntleigh Corporation.

La manifestación tendrá lugar en el Salón Histórico, Terminal A del aeropuerto Nacional Ronald Reagan este martes 29 de noviembre de 12m a 2pm.

Durante el evento —uno de otros 20 eventos similares en aeropuertos de la nación, los participantes demandarán que la Autoridad Metropolitana de Aeropuertos de Washington garantice que los contratistas de servicios les paguen a sus trabajadores $15 por hora.

Asistentes de sillas de ruedas, auxiliares, porta-equipajes, agentes de control y limpiadores de cabinas ganan salarios tan ínfimos como de $6.75 la hora, además de propinas no confiables. Muchos de estos trabajadores con frecuencia duermen en el aeropuerto, ya sea en las butacas de las salas de espera o en sus vehículos en el estacionamiento.

Los trabajadores subcontratados de servicios realizaron recientemente una vigilia, acompañados del clero, antes de quedarse a dormir en el Aeropuerto Nacional Reagan, para demostrar ante la Autoridad Metropolitana de Aeropuertos de Washington la imposibilidad de poder pagar por un lugar normal para dormir.

Cerca de 100 trabajadores subcontratados en los Aeropuertos Reagan y Dulles han comunicado que a ellos no les alcanza para un alquiler o el transporte a sus empleos, mientras que otros en el mismo grupo alegan no tener suficiente tiempo para ir a su hogar entre sus turnos y otros empleos.

En octubre, el Congresista Don Beyer (demócrata de Virginia) acompañó a un grupo de asistentes de sillas de ruedas subcontratados durante sus labores y conminaron a la Autoridad de Aeropuertos a que aprueben una medida que garantizaría que los contratista les paguen $15 por hora a los trabajadores de servicios subcontratados. Los trabajadores formaron parte de una huelga nacional en abril para protestar el trato ilegal de la que fueron objeto por parte de sus empleadores: Eulen American y Airport Terminal Services.

En junio, el Secretario de Trabajo de los E.E.U.U. Thomas E. Pérez caminó por el Aeropuerto Reagan con los trabajadores, quienes compartieron con él sus casos sobre tener que esforzarse enormemente para sus salarios miserables les alcance; y le demostraron cómo ellos mantienen el aeropuerto sano y salvo, limpio y operando sin percances.

Los trabajadores aeroportuarios subcontratados han recibido el apoyo de números figuras prominentes, incluyendo a la candidata presidencial Hillary Clinton, el congresista Gerry Connolly (demócrata de Virginia), la alcaldesa de Washington D.C. Muriel Bowser, la congresista por el Distrito de Columbia Eleanor Holmes Norton, la delegada por Virginia Jennifer Boysko, así como del actor y activista contra la pobreza, Danny Glover.

Los miembros del directorio de la Autoridad Metropolitana recibieron una carta firmada por más de 1,000 asistentes de sillas de ruedas, auxiliares, porta-equipajes, agentes de control y limpiadores de cabinas.

Nuestros aeropuertos son un microcosmos de nuestro cambiante país, donde la mayoría de trabajadores son gente de color e inmigrantes de África, el Medio Oriente, Asia y Latino América. Estos oficiales de seguridad, porta-equipajes, limpiadores de cabinas, asistentes de sillas de ruedas y otros trabajadores que brindan servicios a los pasajeros, ayudan a generar miles de millones de dólares en ganancias para las aerolíneas: $36 mil millones tan sólo en 2016.

Pese a que trabajan para las corporaciones más rentable del país, la mayoría de trabajadores aeroportuarios están entre los casi 64 millones de trabajadores en los E.E.U.U. que luchan por dar sustento a sus familias con menos de $15 la hora.

Los trabajadores aeroportuarios han estado de la mano con los trabajadores de comida rápida y otros trabajadores con bajos salarios en el movimiento de la Lucha por los $15, la cual ha crecido hasta convertirse en un fenómeno global que incluye a trabajadores de comida rápida, de asistencia de salud a domicilio, guarderías, universidades, almacenes de venta, servicios a edificios y otros trabajadores por cientos de ciudades y decenas de países.

Como parte de la lucha por los $15, el personal de los principales hangares de llegadas y partidas de aeropuertos por todos Estados Unidos se están uniendo a Trabajadores Aeroportuarios Unidos, un movimiento de trabajadores y sus aliados, que elvan sus voces para hacer que los aeropuertos sean sanos y seguros para los pasajeros, los empleados y las comunidades.

Al mantenerse unidos y hablar por el cambio y salir en huelga, estos trabajadores han conseguido aumentos salariales en Los Ángeles, la ciudad de Nueva York, Newark, Minneapolis, Boston, Filadelfia, Seattle, Portland y Fort Lauderdale. Hoy, más de 85,000 trabajadores aeroportuarios han recibido ya sea aumentos salariales u otras mejoras, incluyendo planes de salud, licencia por enfermedad con pago y políticas de retención de personal.

Contando todo, la Lucha por los $15 ha posibilitado los aumentos salariales a 22 millones de trabajadores con salarios ínfimos, incluyendo a más de 10 millones que están en camino de ganar $15 la hora, convenciendo a todos —desde los votantes hasta los políticos y hasta las corporaciones, a elevar los salarios. El movemiento ha sido credited como una de las razones de que los ingresos promedio se elevaron por el porcentaje más alto desde la década de 1960.

Al unirse, protestar e irse a la huelga, los trabajadores participando en la Lucha por los $15 han “elevado el debate sobre las desigualdades en los E.E.UU.” y han “cambiado por completo la política en el país.” Slate reportó que la Lucha por los $15 ha alterado por completo “cómo el público y los políticos discuten los salarios” y ha sido llamado el proyecto político progresista “más exitoso de la era de Obama, tanto a nivel práctico como a nivel filosófico.”

El New York Times escribió que el movimiento, “convirtió la lucha por los $15la hora “de ser algo risible a ser viable,” y declaró, “los $15 bien podrían convertirse en el nuevo salario mínimo de facto;”y el Washington Post dijo que los $15por hora han “ido de ser absurdamente ambicioso a ser algo normal en un lapso corto de años.”

En este año electoral, los trabajadores hicieron la lucha por los $15 y los derecho sindicales un tema político álgido en la contienda por la Casa Blanca, mediante un gran esfuerzo por movilizar a los votantes mal pagados. Los trabajadores siguieron a los políticos durante los debates por las primarias y las elecciones generales, conminando a los candidatos a “que vengan a conseguir nuestro voto” y forzando a los aspirantes a la presidencia a abordar su demanda por los $15 la hora, reforma migratoria y darle fin al racismo estructural, entre otros temas.

Huelgas y protestas en más de una docena de debates forzaron a los candidatos en ambos bando a tratar la demanda creciente de los trabajadores por mejores salarios y derechos sindicales. El verano pasado, el Partido Demócrata adoptó una plataforma que incluía un salario mínimo de $15 la hora, y los líderes republicanos recientemente elegidos, incluyendo a Donald Trump (quien primero dijo que “los salarios estaban muy altos”), empezaron a renunciar a su oposición a elevar los salarios.

Con más de 155,000 afiliados en 11 estados, incluyendo a 17,000 en el Área Metropolitana del Distrito de Columbia, la 32BJ SEIU es el sindicato de trabajadores de servicios a edificios más grande del país.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login