Activistas derriban estatua confederada en Carolina del Norte

Los activistas derribaron la estatua confederada en la ciudad de Durham en medio de las protestas nacionales contra la supremacía blanca.

El lunes continuaron las multitudinarias protestas contra los supremacistas blancos y el gobierno de Donald Trump en todo Estados Unidos, desde las calles de Carolina del Norte –donde una multitud de activistas derrocaron una estatua confederada en Durham– hasta los pasillos de Washington DC, donde tres directores ejecutivos corporativos renunciaron al Consejo Manufacturero de Estados Unidos de Trump por la omisión del presidente de no condenar rápidamente la violencia letal de la supremacía blanca en Charlottesville, Virginia, durante el fin de semana.

En Durham, la multitud de activistas exclamó: “Somos la revolución” cuando una mujer trepó por una escalera, rodeó con una cuerda la parte superior del Monumento de los Soldados Confederados frente al antiguo Palacio de Justicia del condado de Durham y luego arrojó la estatua al suelo, mientras la multitud la aclamaba.

Manifestantes: “¡Somos la revolución! ¡Somos la revolución! ¡Fuera Trump! ¡Fuera [Ku Klux Klan]! ¡Fuera el Estados Unidos fascista!”.

Por otra parte, en Nashville, Tennessee, un grupo de activistas organizó una manifestación junto al busto del general confederado Nathan Bedford Forrest, a cuya cabeza le colocaron una tela negra y exigieron que la estatua fuera retirada del capitolio del estado. En Gainesville, Florida, un grupo de trabajadores retiró la estatua de un soldado confederado del centro de la ciudad, mientras que funcionarios de Baltimore, San Antonio, y Jacksonville, Florida, dijeron el lunes que tomarían medidas para retirar las estatuas confederadas de los espacios públicos.

También hubo protestas importantes en Washington, DC; Naples, Florida; Minneapolis, Minnesota, donde los activistas quemaron la efigie de un nazi, y en la ciudad de Nueva York, donde miles de personas salieron a las calles para protestar cuando el presidente Trump llegaba a su casa, en la Torre Trump. Este es el residente de Brooklyn Jelani Wilson.

Jelani Wilson expresó: “El pueblo estadounidense no se va a quedar inmóvil contemplando el alzamiento de la extrema derecha en Estados Unidos. Esto ya se ha visto antes y sabemos qué hacer. Nos pronunciamos, hacemos oír nuestras voces y no nos detenemos. Vamos a mandar a estos trols de regreso a sus cuevas, no tendrán poder en este país. Podrán estar en la Casa Blanca.

Podrán estar escondidos detrás de sus escudos de plástico y disfraces de derecha, pero es el poder de la gente lo que hace funcionar a este país, y vamos a demostrarlo. Y lo vamos a demostrar una y otra vez, por todo el tiempo que sea necesario, para mostrar que no hay lugar para el odio en Estados Unidos”.

Fuente: Democracy Now!

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: ramonjimenez169@gmail.com

You must be logged in to post a comment Login