Protestas tras el anuncio de Trump de que EE.UU. reconocerá a Jerusalén como capital de Israel

En las ciudades de Cisjordania y la Franja de Gaza, los palestinos están saliendo a las calles a protestar después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el miércoles que reconocería a Jerusalén como la capital de Israel y que iniciaría un proceso para trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén.

No obstante, a pesar de su anuncio, Trump –al igual que los anteriores presidentes estadounidenses– firmó una exención que mantiene la embajada de Estados Unidos en Tel Aviv. Esta exención ha sido firmada por los presidentes estadounidenses cada seis meses desde 1995.

El control de Jerusalén es uno de los asuntos más polémicos entre israelíes y palestinos. El ejército israelí tomó el control de Jerusalén Oriental en 1967 y ha ocupado el territorio desde entonces. Sin embargo, desde hace mucho tiempo los palestinos consideran que Jerusalén será la capital de su futuro país. Desde 1967, el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas aprobaron en conjunto decenas de resoluciones en las que instan a Israel a poner fin a la ocupación de Jerusalén Oriental.

En la actualidad, 86 naciones tienen sus embajadas en Tel Aviv y ninguna la tiene en Jerusalén.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, declaró que el anuncio de Trump implicaba que Estados Unidos había abdicado de su papel de mediador para el proceso de paz en Medio Oriente. El principal negociador palestino, Saeb Erekat, dijo que “el presidente Trump acaba de destruir toda política que implique una solución de dos Estados”. Estas son declaraciones de Erekat emitidas el martes.

Saeb Erekat enunció: “Esta medida es prejuiciosa y dictaminadora, y cierra las puertas para las negociaciones. Creo que el presidente Trump esta noche descalificó a Estados Unidos de América para desempeñar cualquier papel en un proceso de paz. Creo que esta noche está fortaleciendo las fuerzas de los extremistas en esta región como nadie lo ha hecho antes; este es un acto, una declaración, totalmente injustificada, totalmente inaceptable. Jerusalén, Jerusalén Oriental, es un territorio ocupado, ningún país en la Tierra ha reconocido la anexión de Jerusalén Oriental por parte de Israel, excepto el presidente Trump esta noche”.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, fue el único entre los líderes mundiales en opinar que la medida de Trump era un “paso importante hacia la paz”.
Los grupos palestinos han convocado a “tres días de furia” con protestas organizadas.

Este jueves, en un puesto de control cerca de Ramallah, las fuerzas israelíes dispararon decenas de cartuchos de gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento contra cientos de manifestantes palestinos. También se informa que hubo protestas en ciudades de los territorios palestinos. Visite democracynow.org/es para ver nuestra cobertura desde Jerusalén.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login