Perú: El faenón de PPK

El presidente Pedro Pablo Kuczynski en la cuerda floja.

Por Juan Hidalgo

Era octubre de 1968 cuando el entonces gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado decidió estatizar las empresas petroleras extranjeras que explotaban el óleo peruano, una de ellas la International Petroleum Company (IPC), que para su fortuna logró sacar del país una millonaria suma en divisas certificadas gracias —según muchas versiones recogidas en el libro Pagina 11— a los entonces funcionarios del Banco Central de Reserva del Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK) y Carlos Rodríguez Pastor.

Parte de esa historia narra incluso una fuga de PPK dentro de la maletera de un auto volkswagen a través de la frontera con Ecuador, tras ser acusado por la justicia peruana de haber sacado esos fondos sin autorizacion; razón por la cual estuvo encausado por ocho aňos hasta que los acusados fueron absueltos por la Corte Suprema de Justicia peruana.

Es junio del aňo 2016 y los candidatos Keiko Fujimori, —heredera del grupo político dejado por el expresidente Alberto Fujimori— y el ultra derechista Pedro Pablo Kuczynski, compiten en segunda vuelta electoral para alcanzar la presidencia del Perú en medio de una agresiva campaña, donde no se guardaron insultos de grueso calibre y golpes bajos, recordando los actos de corrupción del gobierno del padre de Fujimori. Menos de un punto de diferencia dio la victoria a PPK, cuya votación acogió a todos los opositores del fujimorismo, incluso de la izquierda nacional que votaron “a ciegas” por lo que se consideraba “el mal menor”.

Es diciembre del 2017 y los peruanos una vez más se encuentran estupefactos ante una eventual destitución de un jefe de Estado y posible encausamiento judicial de PPK, al haber sido salpicado por el escándalo Odebrecht, tras haber negado inicialmente en forma tajante recibir algún beneficio de la constructora brasileña.

La documentación entregada a la comisión congresal peruana Lava Jato, por ejecutivos de Odebrecht, dieron cuenta de pagos entre el 2004 y 2007 de la transnacional a empresas de propiedad de PPK, First Capital y Westfield por más de 4 millones de dólares, cuando entonces se desempeñaba como ministro de estado del Perú bajo el gobierno de Alejandro Toledo.

Ocurre entonces, de comprobarse estas transacciones, PPK habría incurrido en un delito de negociación incompatible y otros, al haber sido una de las partes beneficiadas en un proceso de adjudicación del Estado del cual formaba parte, lo que motivo a la oposición peruana a pedir su vacancia por incapacidad moral, según el artículo 113 de la constitución peruana.

PPK quiso coger al toro por las astas y en un mensaje a la nación casi a la medianoche del 14 de diciembre, rechazó no solo renunciar al cargo, sino que pidió no hacer juego a los que no quieren la democracia en el país, y explicó que fue uno de sus socios y no él, quien recibió los pagos por concepto de asesoría, lo que tendrá que explicar al Congreso peruano, que ya fijó para el 21 de diciembre fecha para decidir su vacancia presidencial, que ya cuenta con la mayoría de los votos requeridos.

Ese dia Kuczynski también está citado a la Fiscalía para responder por los mismos cargos, y puede que acabe por ser encausado judicialmente como ocurrió con Alejandro Toledo y Ollanta Humala; el primero refugiado en Estados Unidos a la espera de una orden de extradición por presuntos sobornos de Odebrecht, por favorecerle en la construcción de obras públicas en su gobierno, mientras que Humala y su esposa se encuentran detenidos provisionalmente en una cárcel limeña por ingresos extraños de Odebrecht, recibidos durante su campaña a la Presidencia del Perú.
Es así que PPK, que pensaba terminar su carrera política como primer magistrado del Perú, podría acabar sentenciado y se cumpla eso del “karma”, al haberse librado una vez de la justicia peruana por el caso IPC, hecho que nunca fue aclarado y que ha quedado como una leyenda negra del pasado de Kuczynski.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login