Corazón roto

Por Teresa Gurza

¡FELIZ NAVIDAD!

Santiago de Chile 20 de dic. 2017. Cuando muchos están felices en estas fiestas, porque aunque no tengan muchas cosas materiales pueden pasarlas con sus seres queridos, a otros se nos rompe el corazón al echar de menos a quienes no están ya con nosotros.
Y hablar de corazón roto o de morir de amor, no es solo una imagen poética; porque los científicos han comprobado que la cardiopatía por estrés, rompe el corazón; y que el corazón roto, es una afección real.

En uno de sus recientes boletines de vinculación con los egresados, la UNAM dedica a este tema un artículo escrito por Diana Saavedra, que entrevista a Álvaro Contreras Villaseñor médico cardiólogo y catedrático de la Facultad de Medicina de la UNAM, quien asienta que algo intenso e inesperado como la muerte de una persona cercana o un quiebre amoroso, inflama el lado izquierdo corazón como un globo.

Y que la situación de salud que enfrenta quien siente el corazón roto, debe ser tomada seriamente porque no es mito ni sólo una expresión; sino un verdadero problema que afecta el corazón, y suele confundirse con un infarto.

Añadió que la frase “corazón roto”, se conoce desde hace muchísimo tiempo; pero el problema médico que ocasiona, fue descrito alrededor de 1990 en Japón.

“Muchas veces, asentó, menospreciamos la salud emocional y mental; y a quienes tienen depresión clínica, la familia los urge a que pongan contentos o de buenas. Lo que es tan absurdo como pedirle a alguien, que no esté infartado”.

Actualmente la Medicina llama síndrome de corazón roto, a la miocardiopatía por estrés causado por alguna pérdida emocional; y puede ocurrir, sin que se haya tapado una arteria o el corazón haya sufrido daño muscular.

Se conoce también, como Miocardiopatía de Takotsubo; porque en un estudio de rayos X, es posible ver que el músculo del ventrículo izquierdo se inflama como un pequeño balón, aún sin daño orgánico evidente; y esa forma es semejante, a la de una jarra japonesa conocida como takotsubo; que es utilizada en Japón para atrapar pulpos.

Y por razones aún desconocidas, este mal afecta principalmente a las mujeres en edad avanzada; pero por supuesto no quedan excluidas las jóvenes ni los hombres de cualquier edad.

“Quienes lo presentan sienten dolor de pecho, falta de aire, desmayos, palpitaciones y arritmias; misma sintomatología que se observa en los enfermos a los que se les está tapando una arteria del corazón y sufren un infarto”.

Las estadísticas mundiales sobre el síndrome de corazón roto, indican que cerca de 30 por ciento de los afectados había antes tenido un fuerte estrés y otro 30 por ciento, había pasado por terapia intensiva; pero en el 40 por ciento restante, se ignora lo que detonó el problema.

Sin embargo, el corazón roto se asocia con dificultades para manejar el estrés; y casi el 30 por ciento de los casos registrados, tenía antecedentes psiquiátricos de bipolaridad o esquizofrenia.

El doctor Contreras Villaseñor agregó, que una de las teorías más aceptadas para explicar la razón de esta inflamación, es el exceso de catecolaminas: como adrenalina, dopamina o noradrenalina.

Las catecolaminas, son neurotransmisores que llegan al torrente sanguíneo en situaciones de alerta máxima; y que son liberadas por el cuerpo en situaciones de estrés, produciendo cambios en las células del corazón.

La buena noticia es que un corazón roto, no siempre es un padecimiento mortal ni permanente; y que los pacientes pueden evolucionar favorablemente, en pocos días.

Aunque, en algunos casos puede presentarse una falla ventricular, que requiere de un seguimiento hospitalario de hasta cuatro semanas.

Igual a lo que pasa en nuestro país con muchas otras enfermedades, el cardiólogo Contreras indicó que el corazón roto, “Es una enfermedad que está infra-diagnosticada en México”.

Y añadió, que hay cuadros que pueden ser muy aparatosos y otros más leves “a los que a lo mejor el apapacho y el caldo de pollo ayudan a tranquilizar”; pero que siempre es más conveniente y más seguro, acudir a consulta con el médico.

Advirtió que para que un doctor pueda diagnosticar con certeza, debe primero saber que el padecimiento existe; y para eso, se requiere de cierto grado de entrenamiento y ciertos recursos tecnológicos, que no en todos los centros mexicanos de salud se tienen.

“Pero, lo esencial es que los médicos en formación sepan, que el síndrome de corazón roto es realmente una enfermedad y no sólo una expresión”.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login