El Salvador: Los Acuerdos de Paz impulsaron una maratónica reforma constitucional

La última sesión plenaria de la Asamblea Legislativa del período 1989-1991 fue intensa. En sus manos estaba la aprobación de la reforma a la Constitución que se convirtió en la base fundamental para la entrada en vigencia de los Acuerdos de Paz de enero de 1992, que le pusieron fin al conflicto armado.

Según una copia del acuerdo y que ha publicado la representación en el país del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), “la situación de la reforma constitucional ocasionó la primera crisis en el proceso de negociación”.

“El hecho de que las modificaciones deberían de ser aprobadas por la Asamblea Legislativa saliente, cuyo mandato expiraba el 30 de abril (de 1991), para poder ser ratificadas por la nueva Asamblea el 1º de mayo, impuso un calendario fatal que obligó a una maratónica negociación cuando se optó por la alternativa de las reformas puntuales a la Constitución”, reza parte de los antecedentes del documento colgado en el sitio web del PNUD.

Y es que el Acuerdo de México del 27 de abril de 1991 estableció las reformas constitucionales para la Fuerza Armada y para los sistemas judicial, de derechos humanos y electoral.

“La Asamblea Legislativa saliente aprobó las reformas la noche del 30 de abril, en forma dramática, en la última noche de su mandato. Sin embargo, la nueva Asamblea Legislativa ratificó todas las enmiendas, a excepción las relacionadas con la Fuerza Armada, que dejó pendientes, a resultas de la negociación en dicho punto que se convertiría luego en el llamado ‘nudo gordiano’ y que ocasionaría la segunda crisis en el proceso de negociación”, reza parte del documento del PNUD.

Luego de varios meses y posterior al acuerdo de México, se produjeron varios encuentros y no fue hasta con la firma del acta de Nueva York, el 31 de diciembre de 1991, con la que las partes lograron un acuerdo en todas los puntos -hasta lo relativo a la Fuerza Armada- se logró el aval parala firma de los Acuerdos de Paz del 16 de enero de 1992.

En el aniversario 26 de la paz, Naciones Unidas ratifica su apoyo a El Salvador

El presidente Sánchez Cerén saluda al coordinador de la ONU Christian Salazar.

En el marco de la conmemoración del vigésimo sexto aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas en El Salvador, Christian Salazar, ratificó el compromiso de este organismo internacional de continuar apoyando los procesos que permitan al país avanzar en la solución de los nuevos desafíos.

“A 26 años de la firma de los Acuerdos de Paz nos sumamos a las voces que apuestan por la unidad en torno a los grandes proyectos de nación que enrumban decididamente a El Salvador en el camino de desarrollo sostenible y respeto de los derechos humanos”, dijo Salazar durante un mensaje transmitido durante el acto oficial celebrado este día, el cual fue encabezado el Presidente Salvador Sánchez Cerén, firmante de los acuerdos.

Aseguró que hace 26 años El Salvador inició el camino para la construcción de una nación acorde a sus “sueños y expectativas”.

Para el representante del PNUD, los Acuerdos de Paz no solo abrieron la puerta para un futuro distinto, sino también contribuyeron al mundo y a las Naciones Unidas con un legado de negociación, diálogo y cumplimento que aún es referente de estudio y practica para la paz.

“Sin duda El Salvador aún enfrenta muchos retos, pero habiendo atestiguado de primera mano el espíritu salvadoreño, tengo la confianza de que lograran solventar como lo han mostrado en las horas más difíciles de su historia, porque la principal riqueza de El Salvador está en su gente”, dijo.

En su mensaje, el Presidente Salvador Sánchez Cerén destacó que en el desarrollo de la institucionalidad democrática de El Salvador, los países amigos han jugado un papel histórico y relevante, ya que apoyaron para la firma de los Acuerdos de Paz y en todos los retos posteriores para la consolidación y el fortalecimiento democrático.

“Nuestro agradecimiento a todos ellos, y en especial a la Organización de las Naciones Unidas, liderada por el secretario general, António Guterres, que a través de sus agencias y oficinas apoya a El Salvador en el fortalecimiento de nuestra institucionalidad y democracia”, dijo el gobernante.

Actualmente, Naciones Unidas es un socio estratégico en los esfuerzos para alcanzar los objetivos de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030.

“Esa relación también es clave para el avance del proceso de construcción de una nueva generación de Acuerdos de Nación, cuyo inicio anunciamos hace exactamente un año”, dijo el mandatario.

El presidente reitera su compromiso por resarcir los daños a las víctimas del conflicto armado

El primer mandatario salvadoreño se comprometió a cumplir promesa económica a las familias de las víctimas.

El presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró en su discurso conmemorativo del 26 aniversario de los Acuerdos de Paz que su gobierno está firmemente comprometido con la reparación de los daños provocados a las víctimas del conflicto armado salvadoreño durante la década de 1980, el cual finalizó con la suscripción de dichos acuerdos, de los cuales el gobernante salvadoreño también es signatario.

“Conocer nuestra historia es la garantía de no repetir hechos que vulneraron los derechos humanos de la población”, aseguró el jefe de Estado durante la ceremonia conmemorativa, realizada en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO) en la capital, San Salvador.

Indicó que con esta finalidad, en septiembre de 2017, presentó la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Adultas Desaparecidas en el contexto del Conflicto Armado Interno.

“Ya contamos con la propuesta de los posibles comisionados que serán parte de este esfuerzo, a quienes en pocos días estaré nombrando formalmente”, informó.

“Esta es una forma de resarcir la deuda que tenemos con muchas víctimas, pues a 26 años de firmados los Acuerdos de Paz, aún hay familias y comunidades que desconocen el paradero de sus seres queridos”, dijo.

Recordó que bajo su gobierno se han impulsado obras de beneficio para las víctimas de hechos lamentables como la masacre de El Mozote, ocurrida en 1981, en los albores del conflicto.

En diciembre pasado, con motivo de la conmemoración de dicha masacre, el gobernante acudió a El Mozote para inaugurar la ampliación de la Unidad Comunitaria de Salud Familiar Básica del lugar y la carretera que lo conecta con caseríos y municipios aledaños.

“Reitero mi respaldo a la propuesta de “Ley de Reparación Integral a Víctimas del Conflicto Armado Interno”, entregada a la Asamblea Legislativa en agosto de 2017 por organizaciones sociales”, aseguró el Presidente y firmante de los Acuerdos de Paz.

“Solicité a las señoras y señores diputados establecer el consenso sobre ella en un contexto de reconciliación nacional”, añadió.

Informó además que en el Presupuesto General de la Nación 2018 se han incluido fondo para dar cobertura a la pensiones, programas y prestaciones sociales destinadas a lo veteranos y lisiados de guerra.

Delitos de lesa humanidad ocurridos durante la guerra civil aún sin condena

Monumento a las casi mil víctimas (entre niños, mujeres y ancianos) masacradas en El Mozote.

A 26 años de conmemorarse la firma de los Acuerdos de Paz, la justicia que esclarecería los crímenes y determinaría a los culpables de los delitos de lesa humanidad todavía no se ha materializado para muchas personas, cuyos familiares fueron asesinadas durante el conflicto armado.

Tras un fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CJS) en 2016, la Ley de Amnistía fue derogada y casos como el de la masacre de El Mozote han comenzado a ventilarse en los tribunales de justicia después de varias décadas.

Sin embargo, hay delitos que sucedieron durante el conflicto armado y que están registrados en el informe de la Comisión de la Verdad que aún no se han procesado judicialmente.

Entre los que se menciona en el documento del organismo de Naciones Unidas están los asesinatos de las religiosas norteamericanas, el de los periodistas holandeses, la masacre de Las Hojas, el de la Federación Nacional Sindical de Trabajadores Salvadoreños (FENASTRAS) y el Comité de Madres y Familiares de Presos y Desaparecidos Políticos de El Salvador (COMADRES), entre otros.

En el caso de la masacre de El Mozote, la justicia no ha incriminado a ninguno de los que participaron y dieron la orden de asesinar a casi un millar de civiles de varios cantones del municipio de Meanguera, en el departamento de Morazán.

El año pasado el Juzgado de Segunda Instancia de San Francisco Gotera inició la audiencia contra 18 exmilitares del alto mando de la Fuerza Armada pero únicamente se presentaron 12. Por primera vez fueron sentados en el banquillo de los acusados y señalados de haber participado presuntamente en la planificación y ejecución de la masacre del Mozote, ocurrida en el año de 1981.

El juicio de El Mozote es uno de los más emblemáticos del conflicto armado por el número de víctimas civiles, y porque puede dar lugar a que la sociedad se aproxime al conocimiento de la verdad en uno de los períodos más dramáticos de la historia nacional.

Durante los últimos años solo el FMLN, como fuerza beligerante, y los presidentes Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén, en su carácter de jefes de Estado, han pedido perdón en diversas oportunidades por los excesos cometidos durante el conflicto armado. Mientras tanto, hasta ahora, el partido ARENA, cuando estuvo en el gobierno (junio 1989-mayo 2009) y la Fuerza Armada han guardado silencio.

Como medida de reparación la CIDH ordenó al Estado salvadoreño investigar a fondo la masacre, concluir un censo sobre las víctimas, realizar exhumaciones e identificar a las víctimas, así como pagar una indemnización a los familiares, impulsar programas de atención en las comunidades, entre otros.

Dentro de las medidas de reparación el gobierno ha iniciado el censo de las víctimas y familiares, además de la entrega de indemnizaciones a los parientes, asimismo se han realizado mejoras en la infraestructura e impulso a programas de atención sanitaria en las comunidades donde ocurrió la masacre.

Según datos del gobierno hasta la fecha se ha indemnizado a 172 sobrevivientes y familiares de las víctimas ejecutadas.

En el caso de la masacre de los sacerdotes jesuitas de la Universidad Centro Americana José Simeón Cañas (UCA) en 1992, después de varios intentos de tribunales internacionales de juzgar a los altos mandos de la Fuerza Armada señalados como presuntos responsables del asesinato de los religiosos, al fin se ha logrado llevar ante la justicia española al coronel Inocente Montano que fue extraditado desde los Estados Unidos donde residía hacia España.

El coronel Montano es el primero de los 17 militares salvadoreños retirados y señalados como presuntos responsables de la masacre de los jesuitas en enfrentar la justicia en un tribunal español.

En 2011 un tribunal español emitió una orden de detención contra otros militares señalados por este crimen, pero la CSJ negó la extradición hacia a aquel país.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login