“Hombres fuertes” brillarán por su ausencia en la Cumbre de las Américas

Por Santiago D. Távara

En la Cumbre de las Américas brillarán por su ausencia los “hombres fuertes” del hemisferio: el polémico presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el mandatario venezolano Nicolás Maduro, la pregunta es si en realidad iban a contribuir positivamente en el encuentro de mandatarios, auspiciada por la Organización de Estados Americanos (OEA), que tendrá lugar en Lima el 13 y 14 de abril.

¿Se les extrañará? Seguro que sí por el show que iban a montar, pero con poca sustancia. Por un lado, Trump canceló argumentado la respuesta de Estados Unidos a los ataques químicos en Siria. Sin embargo, la cancelación ocurrió poco después que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) allanó la oficina del abogado personal de Trump, Michael Cohen, como parte de la investigación sobre pagos a la actriz Stephanie Clifford, conocida como Stormy Daniels, quien tuvo una aventura con Trump en 2006.

Por otro lado, el mandatario venezolano Maduro había prometido llegar “por aire, tierra o mar”, luego de que el gobierno peruano le retiró la invitación por preocupaciones sobre la violación de los principios democráticos. Aunque el tema de la Cumbre es la corrupción y la gobernabilidad, la presencia de Trump hubiera significado un enfoque en la crisis venezolana, que ahora se disipará.

Cuestionamientos y reflexión

Legisladores y expertos criticaron a Trump por cancelar su asistencia. El miembro demócrata de mayor rango de la Cámara de Representantes, Eliot Engel, dijo que es la primera vez que un presidente estadounidense decide ausentarse de la cumbre, desde su fundación en 1994. “El hemisferio enfrenta desafíos serios, incluyendo la crisis en Venezuela, y la ausencia de Estados Unidos se sentirá profundamente”, señaló.

El legislador indicó que la cancelación “no sorprende de un gobierno cuya política hacia la región comienza con la construcción de un muro entre Estados Unidos y los vecinos del sur”.

El senador republicano Marco Rubio, presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado para asuntos del hemisferio, pidió al vicepresidente Mike Pence, quien asistirá a la cumbre, que presente iniciativas para “promover la restauración de la democracia” en Venezuela. Asimismo, el senador urgió a Pence a que reafirme el apoyo a la Alianza para la Prosperidad con Honduras, Guatemala y El Salvador, respalde el comercio y la cooperación de seguridad con Colombia y demuestre la importancia de Brasil como socio regional vital al anunciar la suspensión permanente de las tarifas al acero y el aluminio.

La analista política Roberta Braga, directora asistenta del Centro Adrienne Arsht para América Latina del Atlantic Council, consideró que la ausencia de Trump “corre el riesgo de enviar un mensaje de que la relación de Estados Unidos con América Latina no es una prioridad”, lo cual es problemático por la crisis humanitaria en Venezuela y los recientes acontecimientos de corrupción en la región.

“Este hubiera sido el momento en que Trump mostrara su compromiso continuo al apoyar a nuestros aliados en la región” con una reunión trilateral con México y Canadá y el apoyo a una exitosa renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La presencia del vicepresidente Pence en la Cumbre de las Américas, quien ya ha viajado previamente a la región, “abre la puerta para encontrar un consenso en algunos de esos asuntos importantes”, puntualizó la analista.

En otras palabras, pese a la ausencia de Trump que podría distraer la atención sobre asuntos importantes, un más disciplinado Pence puede lograr ciertos avances sustantivos sobre temas clave en América Latina.

You must be logged in to post a comment Login