¿Orejas y rabos o amor y paz?

A primera vista parece el más salvaje, El Bronco, es el que mejor se expresa.

Por Teresa Gurza

Para descansar de la saturación política de las campañas y sus millones de spots, dejaré de lado esta semana el tema de los candidatos a la presidencia.

Pero como voy a escribir sobre algunas peculiaridades del idioma español, no puedo evitar decir que los cinco lo hablan mal.

Y curiosamente quien a primera vista parece el más salvaje, El Bronco, es el que mejor se expresa; lo sigue Anaya.

Margarita carece de sintaxis, se hace bolas y termina diciendo disparates.

Meade aparece angustiadísimo y si pretende que poco le entendamos, lo logra.

El puntero, no lo habla de corrido y es tan deshilvanado, contradictorio y lento, que a veces pienso que no es su idioma materno y que, abrumado de flojera, tiene que ir traduciendo.

Y palabra que a estas alturas, ya no sé si amaneció a favor o en contra, de la construcción del nuevo aeropuerto; y si al ondear su pañuelo blanco, está pidiendo rabos y orejas de los empresarios, o proponiéndoles amor y paz.

Lo penoso es que si así son estos cinco, que se supone debían ser los mejor preparados para gobernarnos, no quiero imaginar lo que sucederá con los aspirantes futuros; sujetos de una educación tan deficiente, como la que tenemos.
Recuerden que los resultados parciales del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (Planea) publicados a fines de 2015, revelaron que los alumnos de sexto de primaria a tercero de secundaria de escuelas públicas y privadas, tienen muy bajo nivel en lenguaje y comunicación; y no entienden lo que leen.
Y que los datos obtenidos de las pruebas aplicadas a 248 mil 721 pupilos de seis mil 975 escuelas del país, indicaron la urgencia de fortalecer el trabajo pedagógico.

“Los resultados son preocupantes, tanto por lo que nos dicen respecto a lo que aprenden los alumnos del Sistema Educativo Nacional, como por lo que descubren de inequidades entre tipos de escuelas y zonas donde se ubican” dijo a El Universal hace algunas semanas, la consejera presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Irene Schmelkes del Valle.

Y llamó a dimensionar, el tamaño del reto que enfrenta el sistema educativo en cada una de las entidades federativas.

Me parece triste y frustrante que, en la más importante premisa para el desarrollo de las personas y los países que es la educación, no logremos avanzar lo que debiéramos.

Y el reto ahí es semejante al que existe en otros rubros, y que solo se explica por la desigualdad que nos caracteriza.

En fin, pasando a las “curiosidades” del idioma español que son términos que utilizamos sin darnos cuenta de su peculiaridad, podemos mencionar entre otros los siguientes:
1. El vocablo *reconocer*, porque se lee igual de izquierda a derecha que de derecha a izquierda.

2. La palabra *centrifugados*, porque ninguna de sus trece letras se repite.

3. La palabra *aristocráticos*, porque cada letra aparece dos veces.

4. La palabra que designa al *cinco*, porque tiene cinco letras; lo que no pasa con ningún otro número.

5. Las palabras *ecuatorianos* y *aeronáuticos* porque tienen las mismas letras en diferente orden.

6. El término *electroencefalografista*, que con sus 23 letras es la palabra española más larga aprobada por la Real Academia de la Lengua (RAE).

7. La palabra *mil*, porque es el único término para nombrar números, sin “o” ni “e”.

8. La palabra *pedigüeñería* que tiene los cuatro firuletes de nuestro idioma: la virgulilla de la *ñ*, la diéresis sobre la *ü*, la tilde del *acento* y el punto sobre la *i*.

9. La palabra *euforia* con cinco vocales y solo dos consonantes.

10. La palabra *oía*, de tres sílabas en tres letras: o, í, a.

11. La RAE admite vulgarismos como *”almóndiga”*, *”asín”*, *”setiembre”* o *”madalena”*.

12. La palabra “ojalá”, cuyo origen es la expresión árabe *law sha’a Allah* que significa Si Dios quisiera; por lo que es erróneo decir “ojalá Dios lo quiera”, como escuchamos con frecuencia.

13. *Guineoecuatorial* es la única palabra española que contiene dos veces, cada una de las cinco vocales, a e i o u.

14. La palabra *argentino*, porque cambiando el lugar de sus letras, puede transformarse en *ignorante*. Anagrama que seguramente encantará a los argentinos.

15. *Ferrocarrilero*, por ser la única palabra española con cinco erres.

16. *Noveno* única de tres sílabas, a la que se puede quitar la del medio sin que pierda su significado.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login