Nueva visión para asociación de agregados policiales en Washington

El coronel Vladimir Calderón (a la izquierda) junto a otros oficiales de APALA. Foto cortesía.

Nuevo presidente de APALA, el coronel Calderón Mariscal, expone sus planes.

Por Santiago D. Távara

WASHINGTON – El nuevo presidente de la agrupación de Agregados de Policía de América Latina acreditados en Estados Unidos (APALA), el coronel Vladimir Yuri Calderón Mariscal, expuso su visión para reforzar los objetivos de la asociación fundada en el 2012.

“Han transcurrido varios años desde la fundación de la agrupación, y el contexto ha cambiado, la celeridad de los procesos de globalización, los conceptos de seguridad integral, le tecnología de las comunicaciones e informática, el orden mundial, han evolucionado y ahora es diferente”, dijo el coronel Calderón, agregado policial de Bolivia.

“Este hecho ha obligado a la nueva generación de agregados policiales, a replantear los objetivos primigenios de fundación de nuestra organización (APALA), ajustándolos a los nuevos escenarios, haciendo necesario en este orden de cosas, que se establezcan nuevas relaciones y alianzas estratégicas, de cooperación, intercambio de información, capacitación y fortalecimiento de nuestras respectivas instituciones policiales, con organizaciones afines, tanto de países de América Latina, como del resto del mundo, que cuenten con representaciones policiales en Washington D.C., siendo esta nuestra nueva visión”, indicó.

Logo de la asociación. Foto cortesía.

El coronel Calderón sostuvo que los intereses de las organizaciones policiales, en la región y en el mundo, son comunes, en la búsqueda de soluciones a los problemas de seguridad que aquejan a las respectivas regiones, “lo cual nos ha permitido identificar un solo enemigo, y este es EL DELITO, en todas sus formas y orígenes”.

“Y, es este concepto el que genera un lazo de hermandad con idioma propio, la de los policías. El sentido de pertenencia de APALA, a esta familia universal, se ha traducido en la adopción de vínculos tan estrechos que no admiten fronteras físicas, ni culturales, ni idiomáticas, ni raciales, los códigos formales e informales de nuestra vocación policial, hacen que comprendamos que el ser policía no es una profesión, es mas bien toda una vida dedicada al servicio de los demás”, puntualizó.

LAS NUEVAS VULNERABILIDADES DE SEGURIDAD

El presidente de APALA explicó que el panorama actual, la evolución del crimen transnacional organizado, en plena era de la globalización, ha utilizado a su favor el desarrollo tecnológico, permitiéndole mayor acceso a los bienes y servicios, al financiamiento e información, de forma más ágil, de mayor calidad y más barata, en una economía cada vez más interconectada, pero a la vez sin controles institucionales públicos y privados. “Con ello, hemos sido testigos del surgimiento del lado oscuro de la globalización, que ha empoderado redes ilícitas, incluidas las bandas del crimen organizado que amenazan la seguridad y la prosperidad de las naciones”.

Una de las amenazas más graves en la región es el tráfico de órganos y la trata de personas, documentado en diversos estudios, lo cual representa un desafío para las fuerzas del orden.

“Es ante esta adversidad, que los Agregados Policiales, nos encontramos aunando esfuerzos, para hacer de APALA, un espacio generador de ideas pro-positivas que coadyuven en la búsqueda de soluciones a problemas comunes que aquejan nuestra región”, afirmó el agregado policial, cuya trayectoria incluye asuntos de derechos humanos como oficial de la Policía Boliviana y licenciado en Ciencias Policiales así como también en Derecho y Abogacía.

Las iniciativas incluyen la promoción del intercambio de experiencias exitosas desarrolladas por los diferentes organismos policiales de América Latina, en diferentes especialidades, como la seguridad ciudadana, el análisis criminal, formulación y planificación de estrategias de lucha contra el delito, el antiterrorismo, el tráfico de seres humanos y armas, entre otras.

Estos esfuerzos permitirán “optimizar esfuerzos conjuntos, de las fuerzas encargadas de hacer cumplir la ley, para estar a la vanguardia en la lucha frontal contra el flagelo del delito. Contra el mal, por el bien de todos”, aseveró.

Otra de las iniciativas es proponer a la Organización de los Estados Americanos (OEA) una mayor presencia de la policía para que aporte sus conocimientos y experiencia en la lucha contra la delincuencia y el crimen transnacional.

Agregados Policiales de Perú, Chile, Colombia, El Salvador y Panamá fundaron APALA el 18 de abril de 2012 en Washington DC, cuando se encontraban cumpliendo funciones diplomáticas específicas. Estos hombres visionarios decidieron organizarse y proyectar sus ideas de unificación, compañerismo y cooperación, fortaleciendo lazos de solidaridad a través de actividades sociales, culturales, deportivas entre los agregados policiales y sus familias, buscando generar un desarrollo integral entre sus miembros.

El coronel Calderón en su despacho. Foto cortesía.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login