El colapso del Estado guatemalteco

A veintidós años de la firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradero, los sucesivos gobiernos de derecha se han encargado de hacerlo trizas y paralelamente a producir el colapso del Estado.

El incumplimiento de las disposiciones del Acuerdo comenzó con [Álvaro] Arzú, por presión del CACIF, y cada vez se fue hundiendo más el país en la violencia y la corrupción. Decir que el Estado es fallido y neocolonial resulta poco; está a punto de desplome y solamente el pueblo lo puede rescatar.


Pensamos en 2015 que con Otto Pérez y Roxana Baldetti el país había tocado fondo y, al sacarlos del gobierno, nos hicimos la ilusión de que las cosas mejorarían. Solamente unos pocos nos dimos cuenta, y lo dijimos, que al entregarse Jimmy [Morales] a militares y exmilitares, el gobierno se iría a un precipicio a plazo corto, lo cual ocurrió antes de que cumpliera su primer año.


Es el peor gobierno desde la transición a gobierno civil electo en 1986 y su único objetivo ha sido intentar garantizar la impunidad de criminales y corruptos y meter mano constantemente al erario nacional.


Para garantizarse el desmantelamiento del ordenamiento jurídico entró en componendas con el corrupto sistema político, para apoderarse del Congreso y con éste copar todos los cargos de funcionarios y magistrados, con los cuales han creado la Dictadura de la Corrupción.


A pesar de este asalto constante al Estado, no le ha sido fácil al mandatario actual violentar a la CICIG, que fue la orden dada por el sector reaccionario de CACIF y por los oficiales y exoficiales del ejército que son culpables de crímenes de lesa humanidad, quienes desean vivir “tranquilamente” el resto de sus días, en vez de pagar condenas de muchos años.


Este gobierno lo ha sacrificado todo, con tal de mantener el débil equilibrio que le proporciona la administración Trump –es débil, porque el propio Trump está bajo asedio en Estados Unidos y, en todo caso, su atención de adolescente le hace olvidar sus promesas a sus lacayos. Por ello, se acelera el colapso del Estado guatemalteco, ahora que la Casa Blanca está furiosa con sus fracasos frente a la migración centroamericana.


El paso más reciente del dictadorzuelo de Guatemala ha sido tratar de modificar la composición de la Corte de Constitucionalidad, para colocar ahí a sus achichincles. Es un intento de golpe de Estado y, por lo tanto, debemos derrotarlo total y contundentemente.


Con esa acción toda la patraña de las “instituciones democráticas” se desmorona como castillo de naipes. La “supuesta democracia” deja de existir y el pueblo se verá forzado a las acciones “no pacíficas”. La rebelión de los “chalecos amarillos” en Francia palidecerá ante las expresiones de rechazo que se producirán en Guatemala.


De inmediato se han manifestado en contra la congresista Norma Torres de Estados Unidos (https://elperiodico.com.gt/nacion/2018/12/27/un-gobierno-corrupto-esta-tratando-de-remover-a-los-jueces- independientes-de-la-corte-mas-alta-congresista-norma-torres/), así como el Procurador de Derechos Humanos de Guatemala y las organizaciones de derechos humanos (https://elperiodico.com.gt/nacion/2018/12/27/convergencia-de- dd-hh-senala-que-la-pgn-se-extralimito-en-sus-funciones/).


Jimmy y sus secuaces sueñan con que las fuerzas armadas y la policía nacional civil estarán dispuestas a mancharse las manos con sangre de hermanas y hermanos; pero, a pesar de las purgas en los aparatos militares y de seguridad que los Ministros de Defensa y de Gobernación han hecho, soldados y policías no se correrán el riesgo de ser eventualmente juzgados como criminales.


La ciudadanía ya está protestando, con manifestaciones en la plaza y frente a la casa presidencial (https://elperiodico.com.gt/nacion/2018/12/27/colectivos- sociales-llaman-a-manifestar-por-decisiones-del-presidente-contra-magistrados-constitucionales/). Son los albores de una rebelión más generalizada, que incluirá tomas y paros, con miras a una paralización total del Estado. También las y los migrantes rechazamos las acciones tiránicas del gobierno.


Lo hace el Foro de Migrantes Guatemaltecos en el Extranjero (https://lahora.gt/foro-migrante-guatemalteco-en-el-extranjero-rechaza-denuncia-hacia-magistrados-de-la-cc/) y lo hacemos nosotros, con fuerza y acciones, como integrantes de la RPDG. Haremos todo lo necesario para parar y expulsar a la Dictadura de la Corrupción, comenzando con Jimmy, Jafeth y su gabinete, y continuando con la limpieza de corruptos y corruptas enquistados en los tres Poderes del Estado.


Guatemala y su Diáspora, 27 de diciembre de 2018, Secretaría de Asuntos Políticos de la RPDG.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login