Socialismo, chavismo y dictadura

El Patíbulo de Fito

No pretendo tener la razón ni menos batirme a duelo con nadie, pero por estos días, con el caos que sufre Venezuela, una avalancha de propaganda conservadora ha venido bombardeando (¿adelantándose a los tomahawks?) las redes sociales. Y podría definirse de la siguiente manera: el socialismo y el comunismo son la misma cosa y la dictadura chavista es socialista, por lo tanto el socialismo ha fracasado.

Como se dice, a río revuelto ganancia de pescadores. Y en éste río revuelto los pescadores de la ultraderecha buscan ganar adeptos lanzando conceptos que o no entienden o pretenden no entender.

Decir que la dictadura chavista es socialista es tan falso como creer que la dictadura fujimorista fue liberal. El socialismo tiene que ver con la democracia, y no solo de manera superficial, sino de manera directa. Tanto el socialismo como la democracia buscan la igualdad, pero el socialismo da un paso más allá del que dan las leyes liberales. Es decir los ciudadanos son iguales no solo porque la ley lo establece como tal, sino porque el Estado entrega las condiciones que lo viabilizan, lo permiten y lo estimulan.

¿Como así?, el socialismo busca que las condiciones de partida de los ciudadanos sean menos desiguales mediante instituciones como la educación pública (en sus tres niveles), la salud pública, las pensiones, etc. Pero, y ésta es una opinión personal, ni el socialismo ni el liberalismo pueden funcionar en regímenes donde el poder se concentra en pocas manos, es decir donde funciona un monopolio de poder.

Y el chavismo que ha concentrado el poder en una sola mano, que ha derribado todas las instituciones democráticas, que ha cerrado medios de comunicación, perseguido a periodistas, asesinado a ciudadanos que protestan en las calles, y ha convertido la institucionalidad del país en poco más que un chiste que solo hace reir a sus adeptos; no puede sostener políticas socialistas, porque da o quita a una sola orden y desde ese punto no puede garantizar la igualdad. Como en Rebelión en la Granja de Orwell… “Todos son iguales pero unos son más iguales que otros”.

El socialismo funciona mediante instituciones reconociendo y entregando derechos que permiten la igualdad y no mediante regímenes. La educación pública es un buen ejemplo, el tema es que la institución funcione sin las presiones de un monopolio de poder, ya sea una dictadura totalitaria, una oligarquía fascista, o un monopolio corporativo.

En Europa el socialismo ha permitido que instituciones como la educación pública existan y permitan que el hijo de un empleado pueda ir a la universidad y ser tan competitivo y productivo como el hijo de su empleador.

Pero quitar esos derechos, por ejemplo reduciendo el presupuesto y aligerando los impuestos a los ricos, genera la violencia social que hoy se ve en Francia.

You must be logged in to post a comment Login