Trump goza de buena salud, dice su médico

El Presidente Donald Trump en su tradicional desayuno con los líederes religiosos de la nación en Washington, D.C. . Foto: REUTERS/Kevin Lamarque

Washington – (MLN)

El médico del President Donald Trump, el Dr. Sean P. Coley, tras realizarle
el examen médico anual al mandatario, emitió un certificado de salud favorable sobre la salud del jefe de estado, según informó la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca Sarah Sanders.

“Me complace anunciar que el presidente de los Estados Unidos goza de buena salud y anticipo que seguirá siendo así durante su presidencia, y mucho después”, dijo el Dr. Conley en un comunicado de prensa divulgado por la Casa Blanca.

El examen médico tuvo lugar en el Centro Médico Walter Reed ubicado en Bethesda, Md.

El tradicional discurso del Estado de la Unión no fue lo único que se presentó con retraso este año, ya que el Presidente Trump se suponía tendría el chequeo médico anual el 12 de enero del 2019. La Casa Blanca no ofreció ninguna explicación por la postergación de la cita médica.

Los detractores del mandatario en años anteriores se han burlado del informe médico emitido por el médico de cabecera del presidente, el Dr. Harold Bornstein. El galeno en su oportunidad señaló que el “Presidente Trump será el individuo más sano que jamás haya sido elegido a la presidencia”. Para la fecha se dijo que fue el mismo mandatario quien exigió que el informe lo describiera de esa forma.

Por su parte, en el año 2017 el portal Psychology Today publicó una nota cuestionando la salud mental del Presidente Trump, lo que desató todo un debate sobre el estado mental del mandatario. En su momento sus críticos especularon que los tweets y discursos erráticos eran evidencia del deterioro de la salud mental del jefe de estado

Como resultado se creó Duty To Warn, una organización que se describe a sí misma como una asociación de profesionales de la salud mental y otros ciudadanos conscientes, que abogan por la salida del Presidente Trump, basado en su incapacidad psichológica, según lo establecido en la 25va Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.   

Pero distintas voces calificadas de la comunidad médica alertaron que los diagnósticos ligeros de una enfermedad mental, sin haber tratado o en este caso, incluso sin haber conocido al paciente, no solo eran especulaciones sino conclusiones éticamente inmorales.

Este año, la cita médica del mandatario coincide con la celebración en el mes de febrero de la Prevención de las Enfermedades Cardíacas. que promueve el Departamento de Salud.

La Secretaria de Prensa de la Casa Blanca no dijo que si el Presidente Trump, quien tiene ya 72 años dará a conocer durante el día los resultados de la evaluación médica o los detalles de su certificación.

El año pasado el mandatario se reservó su derecho de no hacer público su récord médico. En Estados Unidos no existe una ley que obligue a los jefes de estado a divulgar detalles sobre su estado de salud, o las consultas médicas anuales. Desde la época del Presidente George Washington, los mandatarios estadounidenses con cierta frecuencia han dado a conocer solamente parte de su récord médico e incluso han ocultado al público información cuando padecen condiciones graves.  

Según un trabajo especial publicado por Webmed, portal de noticias médicas, John F. Kennedy por ejemplo padeció de asma, y el trastorno de Addison, una condición grave que afecta el sistema inmunológico, mientras que en el caso del Presidente Franklin T. Roosevelt tenía parálisis en ambas piernas, después de haber contraído polio a los 39 años de edad. El Servicio Secreto guardó con gran celo la condición médica de Roosevelt.  

You must be logged in to post a comment Login