Comunidad de San Alejo en DC aboga por los enfermos de su ciudad

Por Ramón Jiménez (MLN)

San Alejo, es una población de unos 18 mil habitantes en el oriental departamento de La Unión, El Salvador, que cuenta ya con unos 65 casos de pacientes con insuficiencia renal —solo en el casco urbano— en su mayoría hombres jóvenes. Lamentablemente, una decena de pacientes ya fallecieron.

Pero el número crece cada vez más, si se toman en cuenta pacientes de los cantones y caseríos que rodean el casco urbano de esa población salinera, ganadera y agricultora.

El empresario Walter Vásquez, antes de ser electo presidente de la nueva directiva. Foto: Ramón Jiménez.

Y eso preocupa en gran medida a los originarios de esa población que residen en la región metropolitana de la capital estadounidense (Washington, D.C. y condados vecinos de Maryland y Virginia), quienes este domingo se reunieron en Silver Spring, Maryland con el fin de organizarse y poder llevar ayuda urgente de forma coordinada.

“Contamos con una comunidad bastante grande en el área metropolitana de DC, pero si queremos ayudar tenemos que hacerlo de una manera organizada”, dijo el empresario Walter Vásquez, de la comunidad de Terrero Blanco, quien fue electo presidente de la directiva que este domingo tomó posesión, donde la vicepresidenta es la empresaria Rina Aranda, originaria de la comunidad Cercos de Piedras.

“Las personas que están sufriendo estas enfermedades serán el foco de atención de todos nosotros y vamos a solucionar temas específicos; tenemos el potencial humano para empezar a hacer algo por todas esas personas que ahora sufren”, agregó Vásquez.

Así como Vásquez y Aranda, miembros de otras comunidades como Agua Fría, Bobadilla, La Alabanza, Mogotillo, El Llanito y otros cantones y caseríos estuvieron presentes en la reunión y se comprometieron a juntar fuerzas, para que la ayuda llegue de una forma colectiva en favor de los pacientes con insuficiencias renales.

Uno de los primero objetivos que se ha trazado la nueva directiva y comités de apoyo es la construcción de una clínica en San Alejo, donde los pacientes puedan recibir sus diálisis, las veces que lo necesiten, y no tengan que viajar hasta la ciudad de San Miguel, que dista más de 30 kilómetros, lo que requiere de más gastos y tiempo.

Sanalejenses que participaron en la reunión de trabajo este domingo en el Consulado General de El Salvador en Silver Spring, Maryland. Foto: cortesía Walter Vásquez.

Reconocen los miembros de la nueva directiva y comités de apoyo de los diferentes contactos que tienen que hacer, no solamente con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Agricultura sino con otras dependencias del gobierno central, departamental y local hasta lograr las metas que se han propuesto.

En otras poblaciones como San Luis Talpa, en el departamento de la Paz y Jiquilisco, en el departamento de Usulután las cifras de pacientes con insuficiencia renal se han disparado los últimos años, en cuenta muchos que han muerto después de años de lucha.

Existen diferentes factores que aparentemente colaboran para el auge de las deficiencias renales en diferentes poblaciones salvadoreñas. Una de ellas, se dijo en la reunión, es la calidad de agua que se consume debido al tipo de tuberías por donde llega el preciado líquido, la mayoría de hierro con más de cuatro décadas y se encuentran corroídas con el paso del tiempo, por lo que en muchos casos el agua se ve color café en lugar del color cristalino.

Otro de los factores señalados fue el uso de insecticidas en la agricultura de las poblaciones afectadas así como las altas temperaturas en las poblaciones con mayor incidencia de esa enfermedad, que la mayor parte del año sobrepasa los 90 grados centígrados, en particular en las zonas costeras del país.

Según datos del Ministerio de Salud de El Salvador (MINSAL) dos personas mueren diariamente en todo el país a causa de las deficiencias renales. La epidemia ha dado lugar a diversas investigaciones que han buscado establecer cuál es su causa, pero hasta le fecha no se ha logrado establecerla por completo.

Muchos pacientes no fallecen en los centros de atención médica sino en sus casas, ya que deciden no seguir con sus tratamientos o simplemente no quisieron iniciarlo y prefieren morir.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login