Los horrores de la tortura política en filme de cineasta local

Por Ramón Jiménez
A casi tres décadas de que se firmaran los Acuerdos de Paz —el 16 de enero de 1992— que pusieron fin a doce años de guerra civil en El Salvador, todavía hay sobrevivientes de los hechos mas horrendos cometidos por escuadrones paramilitares, amparados por el gobierno salvadoreño de esos años con el apoyo logístico del gobierno estadounidense.

Al momento de ser torturado. Foto: Michael Potter.

Víctimas que milagrosamente viven y narran sus dolorosas experiencias que vivirán con ellos por el resto de sus vidas. Es el caso de Carlos Mauricio (Mauricio es su apellido) un profesor universitario originario de la occidental ciudad de Ahuachapán, que recién había regresado de hacer su Maestría en México y quien sobrevivió el secuestro y la tortura a principios de 1980.

Ese fue, precisamente, el año que oficialmente inició la guerra que dejó más de 75 mil muertos, unos 8 mil desaparecidos, miles de lisiados de guerra, miles de millones de dólares en pérdidas materiales y más de 3 millones de salvadoreños que emigraron a otros países.

Lanzarlo al vacío en la famosa Puerta del Diablo, fue parte de la tortura psicológica sufrida por Carlos Mauricio. Foto: Michael Potter.

La odisea que tuvo que vivir en carne propia el profesor Mauricio fue la que inspiró al novato cineasta Justin Mills, para escribir el guión del docudrama “El camino de la sombra” (The Path of the Shadows), que dura 57 minutos y será presentada el viernes 22 de marzo a las 6:30 pm. durante el Festival de Cine Iberoamericano de AACIA, en el Instituto Cultural Mexicano, 2829 calle 16, sector de Mount Pleasant y Adams Morgan en Washington, D.C.

El Festival será del 19 de marzo al 11 de abril y además de México, serán sedes las embajadas de España y Brasil.

El camino de la sombra, fue estrenada a finales de 2018 en el Festival Internacional de Cine de Suchitoto, una ciudad al nororiente de la capital salvadoreña, que es considerada la Capital Cultural de El Salvador.

Al momento de su captura y secuestro por fuerzas paramilitares. Foto: Michael Potter.

“Yo he tenido que contar la historia a través del testimonio y la dramatización de los actores, que es muy efectivo para darle a la audiencia la habilidad de comprender como fue esa época y el terror que experimentó la población salvadoreña”, explicó Mills, un joven cineasta que en febrero de este año inició estudios de abogacía en una universidad de Estados Unidos.

Carlos Mauricio sobrevivió el secuestro y la tortura durante la guerra civil en El Salvador en los años 80s a manos de las fuerzas de seguridad, y finalmente junto con otros dos sobrevivientes (Juan Romagoza y Nerys González) ganaron una demanda judicial, presentada por el Center for Justice and Accountability, en el Estado de Florida en contra de los responsables de su trauma.

Las tres víctimas (Mauricio, Romagoza y González) fueron casos de tortura separados, aunque la demanda la presentaron juntos.

El verdadero Carlos Mauricio, en cuya odisea se centra el docudrama. Foto: Michael Potter.

“Quería crear una película para que las nuevas generaciones puedan aprender acerca de lo que ocurrió durante la guerra civil, porque conocer la historia y preservar la memoria histórica es importante. La cinematografía es una manera de llevar a la audiencia a sentir de una manera visceral las heridas del periodo de la guerra civil, que aún no se ha curado”, agregó Mills, de madre salvadoreña y padre estadounidense.

Reconoció Mills que tuvo la suerte de contar con el trabajo de talentosos actores salvadoreños, directores y compositores musicales en la creación de la película.
Este joven cineasta graduado de la Universidad de Baltimore, Maryland despertó sus aptitudes en la producción de películas desde que estudiaba en la escuela secundaria, para iniciarse luego como camarógrafo en una estación de televisión del condado de Montgomery.

Su padre es catedrático universitario en la rama de Filosofía y su madre consejera de un prestigioso colegio de ese condado, por lo tanto creció en una familia que valora la cultura y la historia salvadoreña.

Justin Mills, productor del filme. Foto: Michael Potter.

El camino de la sombra, es la primera presentación de una serie de doce dramas sobre sus experiencias, que tiene planificado realizar Mills para dar a conocer la historia salvadoreña a las nuevas generaciones.

“Los niños y jóvenes (me incluyo yo), vivimos en una ignorancia tremenda y poco a poco acontecimientos como este van a ir quedando en el olvido. En conclusión, tomemos 57 minutos de nuestro tiempo, veamos la película, critiquemos a más no poder… pero también contemos nuestra historia y compartamos el cine independiente que sale de esta”, apuntó.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login