Nayib Bukele: “Vamos a iniciar una nueva era en El Salvador”

Por Ramón Jiménez (MLN)

En un discurso que giró a la derecha en más de 180 grados —en comparación con el actual gobierno del izquierdista FMLN—el presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele asegura que se encuentra listo para iniciar una “nueva era” en su país a partir del 1 de junio de este año.

Nayib Bukele durante su presentación en la Fundación Heritage. Foto: Lenin Nolly (ELN)

Así lo confirmó durante un foro que tuvo lugar en el centro de investigación de la derecha estadounidense: The Heritage Foundation, ubicado a pocos pasos de los edificios del Senado estadounidense en Washington, D.C.

Reconoció Bukele que “las relaciones con Estados Unidos se han deteriorado los últimos diez años”, que son precisamente los años que ha gobernado el FMLN; a pesar de que el actual gobierno desmiente esos señalamientos y aseguran que las relaciones entre los dos países están pasando por un “buen momento”.

Dio la impresión que su gobierno adoptará una posición sumisa a los mandatos del gobierno estadounidense, ya que hasta la embajadora de este país en San Salvador, Jean Manes lo está acompañando en este viaje. Entre otras personalidades del gobierno con las que Bukele se reunirá se encuentra el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, quien pertenece al ala dura del partido Republicano y es un estratega en las políticas intervencionistas de este país, incluyendo el caso de Venezuela.

Bukele hizo mención a una carta que le envió el presidente Donald Trump después de su victoria presidencial el 3 de febrero donde le aseguró que “las relaciones bilaterales entre nuestros países crecerán, y que vamos a alcanzar grandes cosas”.

A pesar del orgullo con que Bukele mencionó la carta, algunos residentes de la región metropolitana de Washington —como el escritor y poeta Vladimir Monge— ven su significado desde otro punto de vista.

“Lamentablemente, aunque el presidente electo Bukele exhiba la carta de felicitación que le ha enviado Trump como un trofeo, los que vivimos en Estados Unidos sabemos que en el fondo de su corazón Trump piensa que El Salvador es “país hoyo de m…” con gente indeseable. Lo ha dicho él mismo. La carta solo es protocolaria”, enfatizó Monge.

Irónicamente, Bukele fue lanzado a la política por el FMLN y ocupó la alcaldía de la pequeña municipalidad de Nuevo Cuscatlán, en el Departamento de La Libertad (2012), para luego ser elegido alcalde de la ciudad capital San Salvador por el mismo partido (2015), el cual lo expulsó de sus filas en 2017.

Algunas de las afirmaciones que hizo el presidente electo en el foro de Washington se relacionan con otros factores para poder ser viables, como detener la migración de sus compatriotas a través de la creación de fuentes de trabajo; algo que han prometido otros gobiernos y la migración sigue creciendo, hasta con la nueva modalidad de las gigantescas caravanas.

“La peor vergüenza para un país es que su gente se vaya; por eso queremos erradicar la inmigración forzada; nosotros queremos que nuestro talento se quede con nosotros en El Salvador; con Estados Unidos queremos ser un socio; uno pequeño, pero socio y ser tratado como tal”, remarcó.

Recalcó que su país no necesita ayuda sino hacer negocios con Estados Unidos porque eso haría una diferencia, en lugar de recibir asistencia monetaria.

También aseguró que durante su gestión detendrá 100% el tráfico de drogas a Estados Unidos y que el territorio de su país no será usado con esos fines; tema que ha sido atacado muy duramente en los últimos años con resultados muy poco halagadores, tanto para la Policía Nacional Civil (PNC) como para el Ejército.

Dijo el mandatario electo que durante su gobierno dotará de más recursos y tecnología a la PNC para que puedan combatir el crimen y reducir la impunidad.

En cuanto a las relaciones que el actual gobierno inició en agosto de 2018 con China Popular, Bukele señaló que éstas carecen de transparencia y que se deben estudiar profundamente para asegurarse que están basadas en un acuerdo de respeto mutuo. Estados Unidos se opone a las relaciones chino-salvadoreñas por considerar que la nación asiática busca el dominio de la región.

Algo en lo que Bukele fue enfático es que “Nicolás Maduro [presidente de Venezuela] y Daniel Ortega [presidente de Nicaragua] pueden irse despidiendo de sus aliados en El Salvador”, países con los que el gobierno actual ha mantenido estrechas relaciones.

Para el combate a la corrupción, señaló que durante su gobierno se creará una Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicies) que investigue la corrupción de gobiernos anteriores, para lo cual contará con el apoyo conjunto de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), algo inusual entre esas dos entidades.

Aseguró que hay que comenzar por el presidente para evitar que los políticos roben. “Pongo las manos al fuego por mi”, dijo.

“Si queremos cambiar la página necesitamos hacer eso; no vamos a tolerar la corrupción, no importa de que lado viene”, agregó en referencia a los dos partidos que han gobernado los últimos 30 años (ARENA, 20; y FMLN, 10).

Reconoció que a pesar de haber ganado las elecciones presidenciales con el 53 por ciento de los votos la oposición todavía tiene el control de la Asamblea Legislativa, la Corte Suprema de Justicia y otras instituciones clave del gobierno central.

“No pretendemos hacer de El Salvador un super país, pero queremos ser ejemplo para otros países del tercer mundo”, enfatizó.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login