Crear una ola internacional de solidaridad para liberar a Lula

Por Luis Manuel Arce

Foto: Brasil de Fato.

El mundo tiene una deuda con Luiz Inacio Lula Da Silva y debe sacarlo de la prisión donde lo tienen confinado.
 
La derecha le teme a Lula y por eso impidió que participara en las elecciones donde impusieron a Joao Bolsonaro, quien está hundiendo a ese país y lo puede complicar más con su alianza con el gobierno de Donald Trump para atacar a Venezuela.

Bolsonaro es lo peor que ha parido Brasil, al igual que su socio el juez Sergio Moro, artífice de la prisión de Lula para impedir que hoy fuera el presidente de ese país.
 
El mundo no puede permitir tanta infamia, y solamente acciones de solidaridad internacional pueden liberar a Lula de las cadenas que esos dos sicarios han colocado en sus manos, pero no han podido anular su voz y su ejemplo.
 
Ellos mercenarios no han podido ocultar que Lula es un prisionero político como lo fue Nelson Mandela. Pero a diferencia del héroe africano, el líder brasileño dada su edad no puede soportar lo que sus enemigos quieren convertir en cadena perpetua.
 
Solamente la opinión pública internacional apoyando a las fuerzas internas que luchan dentro de Brasil es capaz de sacarlo de la prisión.
 
Este momento, cuando se cumple el primer año de su prisión, es la mejor ocasión para crear una ola internacional de solidaridad que sacuda como un tsunami la dictadura cívico-judicial-militar de Bolsonaro y el juez Moro, y poner en libertad a ese benemérito de las Américas, Luiz Inacio Lula da silva.


Fuente: https://www.alainet.org/es/articulo/198828

Solamente el apoyo y la solidaridad mundial pueden devolverle la libertad a Lula

Por Raúl Antonio Capote

Dijo Luiz Eduardo Greenhalgh, abogado del exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en encuentro realizado en el anfiteatro José Garcerán, de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.

Existen, desde el punto de vista legal, recursos que se pueden utilizar para lograr la libertad de Lula, pero se necesita la presión internacional. «Se precisa que la gente honesta del mundo exija ponerle fin a la injusticia», dijo Luiz Eduardo Greenhalgh, abogado del exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en encuentro realizado en el anfiteatro José Garcerán, de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.

Luiz Eduardo Greenhalgh, abogado del exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Foto: Internet

«Lula es un perseguido político, los procesos contra él no han tenido una prueba, indicios, nada», afirmó. «Curiosamente, la persona que estaba tras la encarcelación de Lula, en el momento en que Bolsonaro ganó las elecciones, fue convidado a ser Ministro de Justicia, ya se conoce que la articulación de ese juez con el actual presidente venía de antes de la elección».

El jurista, fundador del Partido del Trabajo de Brasil, manifestó en el
encuentro que a Lula lo tratan como un criminal, irrespetando sus derechos, con el único fin de impedir su actividad política. «Lula permanece en un pequeño espacio carcelario, lo que es una crueldad, tengo 70 años, luché contra la dictadura, y ahora me siento desilusionado al verlo en esas condiciones».

Está sufriendo en la cárcel. Ya perdió a su hermano, a su nieto, le impiden comunicarse con el pueblo y solo puede hablar con sus abogados, tiene restringido el acceso a los medios. No tiene posibilidad de asistencia religiosa permanente, y una vez por semana recibe a sus hijos, describió el jurista.

En sus declaraciones enfatizó en que lo sucedido con Lula es inexplicable, normalmente la Justicia de Brasil, desde que se dicta la sentencia, demora un año y medio aproximadamente para que el inculpado sea apresado; en el caso de Lula, a los tres meses ya estaba en prisión. «Lo que buscaban era destruirlo, humillarlo públicamente».

El proceso contra Lula está vinculado a Estados Unidos, a su Departamento de Justicia, a la Agencia Central de Inteligencia y a la Oficina Federal de Investigación, allá se tramó todo, desde allá se prepararon las acciones contra Dilma y contra Lula, «no por gusto la primera visita del presidente Jair Bolsonaro en Estados Unidos fue a la cia», denunció el jurista.

«Para mí, como brasileño, todo lo que ha sucedido con Lula es una vergüenza, solo voy a descansar el día en que pueda salir con él, libre», sentenció.

Solo una campaña mundial fuerte de solidaridad con Lula podrá influir en su liberación y comentó que cuando fue a la cárcel y le habló al exmandatario de la decisión del Gobierno cubano de hacer una campaña mundial por su liberación, este le respondió: «De los cubanos solo puedo esperar eso».

Los profesores y estudiantes de Derecho, presentes en la actividad, expresaron su apoyo incondicional al expresidente y la seguridad de que prevalecerá la justicia y Lula saldrá libre como corresponde.

Fuente: Granma

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login