Más de 2.000 activistas franceses contra el cambio climático

Activistas señalaron la complicidad del gobierno con las compañías de combustibles fósiles y los bancos que las financian. For: cortesía Democracy Now!

Los activistas realizaron acciones de desobediencia civil el pasado fin de semana en la capital francesa.

También en Francia, más de 2.000 activistas contra el cambio climático llevaron a cabo el viernes un bloqueo no violento del ministerio de Medio Ambiente, en las afueras de la capital, París, en un llamamiento para señalar la complicidad del Gobierno con las compañías de combustibles fósiles y los bancos que las financian.

Los activistas consideran que este bloqueo es uno de los mayores actos de desobediencia civil en la historia francesa. Asimismo, los manifestantes también bloquearon las sedes del gigante petrolero francés Total, del banco de inversión Société Générale, que financia proyectos de energías contaminantes; y de una empresa eléctrica estatal que depende en gran medida de la energía nuclear.

Ira de los “chalecos amarillos” por donaciones para la reconstrucción de Notre Dame

En Francia, la policía antidisturbios disparó gases lacrimógenos y cañones de agua el sábado para dispersar a miles de manifestantes conocidos como los “chalecos amarillos”, que tomaron las calles de París y otras ciudades por vigesimotercer fin de semana consecutivo.

Las protestas semanales comenzaron el año pasado para reclamar el fin de las políticas económicas favorables a las empresas, impuestas por el presidente Emmanuel Macron, y para demandar salarios justos e impuestos más altos para los ricos.

Las famosos chalecos amarillos tras largas semanas de protestas. Foto: cortesía Democracy Now!

Muchos de los manifestantes sienten irritación al ver que los donantes acaudalados que financiarán la reconstrucción de la catedral de Notre Dame en París obtendrán por ello enormes deducciones fiscales. Las siguientes son las palabras de una jubilada de 62 años que participó en las protestas del sábado.

Odette expresó: “En el momento en que vi arder [la catedral de] Notre Dame, me sentí abrumada por la emoción. Pero cuando me enteré de las enormes donaciones de dinero destinadas a salvar a Notre Dame, lo que pensé durante tanto tiempo probó ser absolutamente cierto: que estos multimillonarios que donaron este dinero obtendrán beneficios fiscales tan grandes como si no hubieran donado nada. Bueno, esto me presionó más para estar hoy aquí y para continuar defendiendo a la gente común, de la que formo parte”.

Fuente: Democracy Now!

 

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login