El reverendo Jesse Jackson lleva provisiones a activistas en embajada de Venezuela

Los cuatro activistas que todavía quedan adentro del edificio recibieron provisiones esté miércoles por la tarde. Foto: Ramón Jiménez.

Por Ramón Jiménez MLN

 

Parafraseando la famosa alocución del emperador Julio César: “Veni, vidi, vici (Vine, ví y vencí); eso fue lo que hizo el reverendo Jesse Jackson, al traer provisiones de alimentos para los cuatro activistas estadounidenses que todavía permanecen adentro del edificio de la Embajada de Venezuela en Washington, D.C. Algo imposible en los últimos días.

 

Inexplicablemente, no hubo agente del Servicio Secreto ni de la Policía Metropolitana de la capital que le impidiera llevar a cabo su misión; a pesar de que hay decenas de oficiales custodiando esa sede diplomática día y noche; la que legalmente no pueden abrir ni violentar, porque va en contra de convenios internacionales sobre el Derecho de los Tratados (Convención de Viena, Austria) de los cuales Estados Unidos es firmante.

 

Jackson llegó caminando con algunos paquetes de alimentos mucho antes de la hora pactada donde ofrecería una conferencia de prensa. Del mismo modo que llegó, se fue caminando hacia su auto, no sin antes asegurarse que las provisiones que trajo fueron entregadas a sus destinatarios. Por tal motivo no fue posible que todos los periodistas escucharan su mensaje.

El reverendo Jesse Jackson (centro) durante conferencia. Foto: Fred Mills.

 

Un activista que apoyan al auto proclamado presidente Juan Guaidó le salió al encuentro a Jackson tratando de arrebatarle los paquetes de alimentos que él trajo consigo; que a pesar del esfuerzo que hizo —incluso sujetar la soga para que no subieran las provisiones— el reverendo logró que los paquetes llegaran a manos de los cuatro activistas, quienes todavía permanecen adentro del edificio de la embajada, donde prometen que no se irán hasta que se complete un acuerdo.

 

Uno a uno los paquetes con provisiones fueron recibidos por medio de una zoga que los activistas sostenían desde la tercera planta del edificio, mientras las personas que se encontraban en la acera frente a la sede diplomática, aplaudían cada vez que los paquetes llegaron a las manos de los activistas que ahora cuidan el edificio, del cual hasta poseen las llaves con autorización del gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

 

Entre los manifestantes afuera de la embajada se encontraba Ann Writght, una militar de alto rango y exfuncionaria del Departamento de Estado ya jubilada, quien está en contra de cualquier intento de Golpe de Estado por la administración Trump en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

 

“Todavía recuerdo la guerra de Irak y el gran destrozo ocasionado a ese país, tanto materiales como en vidas humanas, porque supuestamente ese país poseía ‘armas de destrucción masiva’, algo que nunca se llegó a comprobar”, dijo Wright.

 

Los activistas pertenecen a los colectivos CodePink y Answer Coalition, quienes se han mantenido protegiendo el edificio de la embajada desde hace un mes y permanecen vigilantes las 24 horas para que la gente de Guaidó no hagan ingreso al inmueble.

La mayoría de personas son activistas que apoyan al gobierno de Maduro, aunque habían algunos que apoyan a Guaidó. Foto: Ramón Jiménez.

 

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login