Fuego y Ártico eran palabras que no estaban relacionadas, ahora sí

El Ártico está sufriendo una situación jamás vista anteriormente. Los bosques boreales de la Tierra están ardiendo y su causa principal según la Organización Meteorológica Mundial es el calentamiento global, que en el caso de Siberia ya ha aumentado su temperatura en más de 10 grados centígrados.

Por Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez**

Incendios forestales en el Ártico el 29 julio 2019 – imagen NASA.

Los científicos han advertido que el calentamiento global avanza dos veces más rápido en el Ártico que en el resto del mundo. Las olas de calor y las continuas altas temperaturas han avivado la actividad de los incendios forestales están incluso dentro del Círculo Polar Ártico, específicamente en Groenlandia, Alaska y Siberia, según nuevos datos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). En julio, Anchorage, en Alaska, batió el récord de temperaturas (32° C).

La Agencia Forestal Federal de Rusia estima que, solo desde el 29 de julio a la fecha, los incendios forestales en Siberia han quemado 35.300 hectáreas, con 755 incendios activos, causando una devastación ecológica masiva.

Los constantes fuegos estarían alimentando un ciclo continuo que fomenta y promueve el cambio climático; esto podría hacer que los incendios en el Ártico sean más frecuentes de lo pensado.

Sin embargo, la calidad del aire es sólo una manifestación más del problema. Las emisiones de grandes cantidades de CO2 y de otros gases de efecto invernadero que se están liberando hacia la dañada atmósfera están contribuyendo a un peligroso ciclo retroactivo que podría causar aún más incendios en el futuro. Todo esto, como parte de un círculo vicioso que parecería no tener un final.

El componente principal de los incendios son las turberas, espacios vegetados que generalmente presentan altos índices de materia orgánica rica en carbono. Si bien casi siempre están anegadas —lo que sería una protección lógica en contra de incendios—, el aumento de la temperatura haría que se sequen y se enciendan como la pólvora, ardiendo por meses.

«Los incendios de turba queman carbono ‘viejo’. Entonces, en unas pocas semanas, un incendio puede quemar cientos de años de captación de carbono un dato crudo aportado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences señala que en los últimos años ha habido más incendios forestales en el Ártico que en cualquier otro lapso de tiempo en los últimos 10 mil años.

Incendios que producen más emisiones de carbono
Además de la amenaza directa de la quema, los incendios forestales también liberan contaminantes nocivos que incluyen partículas y gases tóxicos como el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos que no son metano a la atmósfera. Las partículas y los gases de la quema de biomasa pueden transportarse a grandes distancias, afectando la calidad del aire en regiones lejanas.
 “Solamente en junio, los fuegos emitieron 50 megatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, el equivalente a todas las emisiones de Suecia en un año, y más que todo lo que se ha liberado combinadamente durante el mismo mes desde 2010 hasta 2018”, informó la portavoz.

El ambiente del Ártico es particularmente sensible al aumento de temperaturas comparado con otras regiones. Las partículas del humo pueden caer sobre la nieve y el hielo, haciendo que este absorba la luz solar que de otro modo reflejaría y, por lo tanto, acelerando el calentamiento global.

Los incendios en el Ártico también aumentan el riesgo de una mayor descongelación del permafrost que libera metano, que también es un gas de efecto invernadero.
La parte norte del mundo se está calentando más rápido que el planeta en su conjunto. Ese calor está secando los bosques y haciéndolos más susceptibles a quemarse.

Incendios sin combatir
Las autoridades rusas no están combatiendo la mayoría de los incendios, ya que argumentan que el costo de apagarlos sería mayor que el daño causado por las llamas.

“La mayoría de estos incendios no se están apagando porque no amenazan ningún asentamiento ni a la economía”, dijo el Ministerio de Silvicultura de la Región de Krasnoyarsk a un medio siberiano.

América Latina tendría los días contados

Las anomalías climáticas que se producen en el Ártico actualmente debido al calentamiento global afectan a todo el mundo.

Según vaticinan los científicos estas olas de calor también se producirán en la zona intertropical – entre los Trópicos de Cáncer y de Capricornio – que incluye a la mayor parte de América Latina desde el centro de México hasta el norte de Argentina y Chile.

Este fenómeno tendrá consecuencias sobre la producción de alimentos, sobre todo en los países pequeños y esta falta llevará a que haya migrantes climáticos hacia el sur del continente americano, específicamente hacia zonas más habitables como la Patagonia Argentina y Chilena, o sea hacia donde las temperaturas se mantengan más bajas.

Conclusión

El calentamiento global esta derritiendo la nieve y el hielo de las regiones polares del Ártico y de la Antártica, lo que afecta a la vida humana, animal y vegetal, a la circulación oceánica y atmosférica mundial, y al nivel del mar. Ésta es la conclusión del informe Estado de la Investigación Polar, que han presentado la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU).

Fuente: OMM/AAPN

*Presidente y ** Vicepresidente
Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN)
Expertos Comisiones Mundial de Áreas Protegidas (WCPA) y,
Comunicación y Educación (CEC)
Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login