El Perú en la incertidumbre

El presidente Vizcarra (al fondo) cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas.

Por Juan Hidalgo*

El Perú se encuentra en estos momentos en una situación sui generis. Un caso nunca antes visto en su vida republicana con dos presidentes y un Congreso disuelto que se resiste a acatar la orden del jefe de Estado, Martín Vizcarra, y un Tribunal Constitucional incompleto, en medio de una serie de movilizaciones callejeras violentas apoyando la decisión del Ejecutivo 

A últimas horas del lunes, las fuerzas armadas del Perú y la policía nacional brindaron un respaldo al presidente Vizcarra Cornejo, de disolver el Congreso por haberle negado la prerrogativa de confianza dos veces en un periodo a su consejo de ministros. Horas antes del apoyo de la milicia, la vicepresidenta Mercedes Aráoz, juramentó  ante el Congreso disuelto que en represalia destituyó del cargo a Vizcarra —porque según afirman,— ha violado la Constitución peruana al aplicar lo que ellos llaman un “golpe de Estado”.

En esa misma línea Aráoz afirma haber aceptado la designación del Congreso como un acto meramente político, al no concordar con la disolución del Congreso en lugar de haber buscado un solución consensuada ante el impase entre el Ejecutivo y el Legislativo por la designación de miembros del Tribunal Constitucional peruano, cuyos candidatos fueron cuestionados por un sector del gobierno, y que fue interpretado por el gobierno de Martín Vizcarra como una negación de confianza a su consejo de ministros para tratar ese tema.

Esto fue el desenlace de una serie de enfrentamientos serios entre el gobierno y el Parlamento —de mayoría fujimorista, opositor del gobierno y segundo lugar en las ultimas eleccione presidenciales—, por su obstrucción del Legislativo a las políticas del gobierno y lo más reciente, su rechazo a un proyecto de adelanto de elecciones generales para el 2020 para superar la crisis institucional que vive el país desde hace varios años.

Diversos constitucionalistas y analistas se han expresado mayoritariamente contrarios a la disolución del Congreso de parte de Vizcarra, argumentando que se ha violado la Constitución como en 1992 , no importa cuales hayan sido las razones argumentadas, y que se podía haber encontrado un camino legal ante este cierre que traerá consecuencias a futuro para el país.

Un caso parecido ocurrió en 1992 luego que el presidente peruano de ese entonces, Alberto Fujimori disolviera el Congreso argumentando que obstruía los proyectos gubernamentales, cuando el entonces vicepresidente Máximo San Román, fue declarado por ese disuelto parlamento presidente de la nación, cargo que a la postre no fue reconocido ni por la comunidad internacional ni la población peruana.

Ahora ante la incertidumbre sobre la legitimidad de la disolución del Congreso, la Organización de Estados Americanos (OEA), ha recomendado  que sea el Tribunal Constitucional peruano, —el mismo cuya elección ha sido cuestionada—, el que decida quién es el presidente legal del Perú, algo de lo que han hecho eco la declarada presidenta Mercedes Aráoz, gremios empresariales y sindicales, entre otros, lo que será debatido en los próximos días, mientras tanto, el órgano electoral del gobierno ya inició la convocatoria para las elecciones congresales del próximo año.

*Juan Hidalgo es un periodista peruano residente en la región metropolitana de Washington.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login